27 Jun 2021 - 2:00 p. m.

Un camino hacia la sostenibilidad

La industria de alimentos es diversa, lo que puede dificultar la estandarización de las estrategias que permitan visualizar y comunicar el desarrollo sostenible.

Ángela María Bello Gómez *

Es importante tener en cuenta que la sostenibilidad ambiental va más allá de cumplir con los principios básicos de la conservación de los recursos naturales renovables y no renovables, y que este cumplimiento no solo se rige por evidenciar su desempeño en indicadores ambientales básicos enfocados en los consumos, emisiones y vertimientos.

Estos principios están relacionados directamente con la adopción de requisitos legales ambientales, ya que son ejes transversales del funcionamiento normal de la gestión ambiental de una compañía. Además, la sostenibilidad precisa que debemos ir más allá del uso de las herramientas de evaluación y gestión de los impactos ambientales generados y de la implementación de normas técnicas.

En general, para lograr o tener inicios en el compromiso ambiental y social debemos tener un enfoque de ciclo de vida con miras a la economía circular que involucre a toda la cadena del sector económico y plantear estrategias que migren de lo obligatorio a la convicción de generar el cambio que incluya, entre otras cosas, la evolución del pensamiento, cambios reales y significativos en cuanto a la inversión tecnológica, social y, por último, y no menos importante, reconocer como compañía de manera transparente y justa la generación de sus impactos ambientales y sociales, así como la inclusión de las partes interesadas: comunidad, proveedores, clientes, socios, entidades públicas, entre otros, en la cadena de suministro o de valor.

Teniendo claro el contexto mencionado, nos enfocaremos en el sector productivo de alimentos y sus derivados, de gran importancia a escala mundial, porque proveen de los alimentos a la población, y como responsabilidad adquirida garantizar la seguridad alimentaria para generaciones futuras. Pero es innegable que este sector requiere, de manera directa, el uso de los recursos naturales renovables y no renovables, uso que va en crecimiento acelerado debido a la demanda de alimentos, y es ahí donde el componente social (los consumidores) fija la mirada al sector, ya que se preocupan más por el ambiente y sus implicaciones, un interés que encamina a las compañías a aportar no solo en la cadena de valor, sino en los diferentes ejes de la sostenibilidad, como lo es el social (salud y cultura), ambiental, desarrollo económico y eficiencia energética.

La industria de alimentos es diversa, lo que puede dificultar la estandarización de las estrategias que permitan visualizar y comunicar el desarrollo sostenible, pero con el compromiso que adquiera la gerencia, que es el actor tomador de decisiones y le da continuidad a la gestión ambiental sostenible, se podrán alcanzar los objetivos propuestos, para lo cual se recomiendan las siguientes estrategias enmarcadas en los siguientes grupos, como la evaluación de impactos ambientales directos, indirectos y potenciales, el análisis ambiental para implementar el ecoetiquetado y sellos verdes al proceso productivo validados a través de indicadores de sostenibilidad (materialidad, GRI, Down Jones, entre otros), la participación de sellos ambientales propuestos por las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR), el fortalecimiento entre el sector académico y de alimentos, donde se pueden potencializar alianzas y socializar las diferentes alternativas eficientes y sostenibles. Por último, la implementación y el análisis desde el consumo de materias primas y compras verdes, cambio y selección eficiente de empaques y envases, uso de energías renovables, conversión energética, logística inversa, aprovechamiento y valorización de los residuos sólidos y producción agropecuaria eficiente.

Estas estrategias apuntan al cumplimiento transversal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, principalmente en la adopción de medidas urgentes que permitan combatir el cambio climático. Además, comunicar y reportar la sostenibilidad aumenta la competitividad y el desempeño ambiental de la compañía.

* Ingeniera ambiental con especialización en producción más limpia y MSc en ingeniería urbana. Docente de la Universidad de Medellín.

Comparte:
X