28 Jul 2021 - 1:04 a. m.

Contenido desarrollado en alianza con Grupo ISA

Un oasis bajo las líneas, conexiones que inspiran

Desde hace 19 años, el Grupo ISA construye, mantiene y opera líneas de transmisión de alta tensión en Perú. Además, está comprometido con el bienestar y el desarrollo sostenible de los peruanos y peruanas.
María Alejandra Castaño

María Alejandra Castaño

Periodista Especiales Editoriales
El programa Huertos en Línea abarca más de 40.000 m2² de área verde y productiva.
El programa Huertos en Línea abarca más de 40.000 m2² de área verde y productiva.

Huertos que son sinónimo de vida, alimentación saludable, empoderamiento femenino, reducción de la pobreza y la desigualdad… hay proyectos que transforman vidas y generan bienestar, como el del Grupo ISA, que, a través de tres compañías: Red de Energía del Perú (ISA REP), Consorcio Transmantaro (ISA CTM) e ISA Perú (ISAP), desde hace 19 años no solo construye y opera líneas de transmisión de alta tensión en Perú, sino que también contribuye con el mejoramiento de la calidad de vida de los peruanos y peruanas.

Mucho trabajo para crear conexiones que inspiran a millones de personas gracias a la energía eléctrica que transportan; sin embargo, la pasión por contribuir con el desarrollo sostenible no se queda en la excelencia de sus operaciones en los negocios de energía, vías y telecomunicaciones y TIC, ya que los esfuerzos y las acciones de este grupo empresarial multilatino inciden directamente en el bienestar de las comunidades.

La gestión de sostenibilidad de ISA se basa en cuatro ejes: educación, desarrollo local, infraestructura social y acción por el clima. Objetivos claros que se ven evidenciados en los excelentes resultados de Huertos en Línea, el programa de ISA REP que demuestra el compromiso del Grupo por contribuir con el desarrollo sostenible de las comunidades y crear consciencia de la importancia del cuidado al medio ambiente.

Los huertos, que nacieron con el objetivo de recuperar las franjas de servidumbre de las líneas para generar áreas verdes productivas que mejoren el entorno urbano, también han contribuido con la generación de ingresos familiares de la población con pocos recursos, entre muchos otros beneficios.

Pulmones verdes, en medio de la ciudad, que generan vida y desarrollo. Conozca algunas de las historias que demuestran la importancia de Huertos en Línea para las comunidades donde ISA REP tiene presencia.

Comprometidos con la vida

Cuando mira hacia el horizonte, hacia las colinas densamente pobladas, llenas de casitas que conforman el distrito de Villa María del Triunfo en Lima, el padre Juan Febrero, sacerdote de la parroquia San José de Nazareth, no puede evitar que sus ojos se desvíen hacia los parches verdes bajo las líneas de transmisión eléctrica, que resaltan de inmediato frente a la aridez de los alrededores.

Por lo que significan esas áreas verdes para la comunidad, el padre se animó a solicitar hace unos meses a ISA REP la implementación de un nuevo huerto para que sea impulsado por vecinas de su parroquia. Ahora, mientras espera la apertura del huerto número 14 en Lima, e ISA REP se encarga de ultimar los detalles para poder comenzar, el padre Febrero y las vecinas deciden qué nombre le pondrán.

No saben si será Huerto Bicentenario, en honor a la celebración de los 200 años de la Independencia de Perú o Mirador de los Ángeles, por el lugar donde estará ubicado: el asentamiento humano María de los Ángeles.

Una servidumbre sostenible

Lo que sí sabe es que las familias que se harán cargo del nuevo huerto podrán tener la seguridad alimentaria que tanto escasea en buena parte de Lima y que se agudizó desde que comenzó la pandemia.

Como la energía eléctrica cuando llega a los barrios, el bienestar al que se conectarán los que siembren sus parcelas terminará distribuyéndose por el asentamiento.

El proyecto de Huertos en Línea, desarrollado por ISA REP en Perú, ha terminado por modificar la idea que tenía la población sobre los terrenos que se ubican bajo las líneas de transmisión y en los alrededores de las torres, lo que se conoce como “servidumbre”.

Como se creía que no podía haber ningún tipo de construcción cerca o que los riesgos eran grandes para los que se atrevieran a acercarse, las comunidades eran muy reticentes a convivir con esas infraestructuras.

Ahora que esos terrenos pueden generar iniciativas productivas como los huertos, de enorme beneficio para las comunidades, las líneas comienzan a ser percibidas como lo que son: formas del progreso que llevan desarrollo y oportunidades tanto al lugar al que llegan como por donde pasan.

Conexión con el pasado

Como la mayoría de sus vecinos, Gregoria Antonieta Flores Suri no nació en Lima. Al igual que miles de habitantes de la capital peruana, Grego, como le dicen en ISA REP, o Toña, como la conocen en su barrio, llegó desde Arequipa buscando un mejor futuro y terminó ubicándose en los asentamientos que conformaban la periferia sur.

Gregoria Antonia descubrió que era una lideresa nata y comenzó a organizar a las personas para impulsar en la zona mejores condiciones de vida.

Así llegaron a ISA REP a comienzos de siglo y sus necesidades se convirtieron en la oportunidad de fomentar un uso sostenible de las servidumbres bajo las líneas. Hubo reubicación de algunas personas que habían invadido los terrenos y con la ayuda del gobierno local y de la comunidad empezó el programa Huertos en Línea, que hoy abarca más de 40.000 m² de área verde y productiva.

Desde el comienzo el proyecto tuvo una vocación de empoderamiento femenino.

Al ser parte de oleadas migratorias, la gente había trabajado en el campo o recordaba cómo lo hacían sus padres, y terminaban sembrando aquellos alimentos comunes de las zonas del país de las que venían. Incluso llamaban a sus parientes para que les enviaran las semillas o los esquejes necesarios, convirtiendo las parcelas en la conexión más real que tenían con sus raíces.

Resultados a la vista de todos

Los excelentes resultados obtenidos desde el comienzo convencieron a ISA REP de que a través de este proyecto podían contribuir en varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la lucha contra la pobreza, hambre cero, igualdad de género, reducción de las desigualdades, entre otros. La apropiación ha sido tal, que las personas que poseen una parcela en los Huertos en Línea se ven a sí mismas como agricultores urbanos, y así son conocidos por sus vecinos.

Ellos y sus familias han recibido formación en alimentación saludable, llevando a sus vidas dietas balanceadas gracias a las más de 60 variedades de hortalizas que se siembran. Además, gracias a la alianza de ISA REP con el Instituto de Desarrollo y Medio Ambiente se capacitan en temas agrícolas y en buenas prácticas de comercialización y marketing, y obtienen certificaciones, como la de agricultura agroecológica.

El proyecto, desarrollado gracias al apoyo de ISA REP, a punto de convertirse en política pública por los resultados obtenidos, sigue creciendo con la idea de retomar una línea de productos transformados e inspirando otros proyectos productivos basados en la misma filosofía, como los jardines comunitarios de plantas medicinales.

En la actualidad muchos desean que las líneas de transmisión eléctrica pasen cerca de sus hogares, pues esos parches verdes se han convertido en una fuente de optimismo para enfrentar lo que sigue.

Un oasis de esperanza en medio del desierto.

Comparte: