Publicidad

Un océano de conocimientos

El amor al conocimiento es una condición sin la cual no se puede combatir la ignorancia y no se desarrollan la inteligencia y la cultura de los individuos.

Raúl Garavito Rivera
28 de marzo de 2021 - 09:00 a. m.
La educación es la base de mejoramiento de una sociedad.
La educación es la base de mejoramiento de una sociedad.
Foto: Pixabay

En Colombia, la educación preescolar, primaria y secundaria, de la cual depende la totalidad del proceso educativo, se hace en la mayoría de escuelas y colegios, incluso en muchos de los más renombrados, con métodos de enseñanza anticuados que no estimulan el pensamiento, el análisis y la comprensión de los temas, y van dirigidos al aprendizaje controlado de grandes cantidades de datos superficiales sin nexos con los intereses de los estudiantes y mínimamente relacionados con las posibilidades de aplicación, “un océano de conocimientos con un centímetro de profundidad”, como decían hace más de 50 años. Niños y jóvenes deben aprenderlos por obligación y tienen poca idea de para qué servirán.

Los profesores hacen lo mejor que pueden, confían en que su trabajo los lleve a conseguir los resultados deseados, desarrollan los programas de las diferentes asignaturas con la mayor dedicación, vigilan y califican el estudio, pero no tienen una orientación clara y dan palos de ciego porque desconocen los terrenos por los cuales transitan todos los días, donde llevan a cabo su trabajo, esto es, los terrenos de la conducta y el aprendizaje, que han sido objeto de estudio científico por parte de la psicología desde hace 150 años.

Las autoridades educativas, comenzando por el Ministerio, y las instituciones universitarias deberían entender que es indispensable dar a los profesores de preescolar, primaria y bachillerato una formación básica en psicología de la conducta y el aprendizaje. Hay que dedicar por lo menos dos horas semanales durante tres semestres a la conducta y otro tanto al aprendizaje en las facultades de educación, y dar a estas partes del programa la mayor importancia.

En el Ministerio de Educación y en las secretarías se habla frecuentemente de la necesidad de desarrollar las competencias en las distintas áreas, y uno se pregunta cómo se pueden desarrollar competencias en áreas que no interesan a los educandos. Todas las áreas de estudio y todos los contenidos de los programas podrían interesar a los alumnos, pero eso depende de la manera como se presenten y se enseñen. Si se proponen como requisitos para el cumplimiento del plan de estudios, algo cuya importancia comprenden los educandos, pero sin que estos los encuentren vinculados con sus intereses, no dedicarán las energías necesarias para estudiarlos bien.

Al estudiar en las facultades de educación los principios de la psicología de la conducta y el aprendizaje los futuros docentes aprenderían que conocer la utilidad de un conocimiento es indispensable para poder interesarse en adquirirlo. También quedaría sólido en su formación profesional que partir de los intereses de los estudiantes al presentar y desarrollar los temas les facilita el trabajo haciendo que ellos pongan de su parte y no haya que estar presionándolos y casi amenazándolos con las bajas calificaciones, se esfuercen espontáneamente, como hacen siempre por fuera del colegio cuando desean aprender algo que les interesa, y sean aliados competentes en la tarea de conseguir los mejores resultados en las asignaturas. Contando con bases firmes de psicología de la conducta y el aprendizaje los maestros que tienen en sus manos la educación de la niñez y la juventud podrían comprender mejor el comportamiento de sus pupilos y los procesos mediante los cuales aprenden, y así orientarían el desarrollo de los programas como expertos conocedores del terreno en que tiene lugar.

Es vital mejorar la educación básica y media, su calidad es muy deficiente, no forma en el amor al conocimiento, sino en su menosprecio; el amor al conocimiento es una condición sin la cual no se puede combatir la ignorancia y no se desarrollan la inteligencia y la cultura de los individuos, es decir, se dificulta o imposibilita la evolución social, la sociedad queda incapacitada para sobreponerse y avanzar hacia la solución de sus graves problemas. La educación, como se ha proclamado desde hace siglos, es el factor que puede mejorar realmente a una sociedad, pero también puede ser el factor que más contribuya a mantenerla en el atraso y el estancamiento.

Por Raúl Garavito Rivera

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar