Publicidad

Una corrida de toros

Interesante, de principio a fin; con cara; siempre para adelante; brava en los caballos, homogénea, con transmisión; difícil, pero sin querer comerse a nadie, toreable…En fin, la lista de atributos del encierro de La Carolina en la sexta del abono caleño parece interminable. Por una sencilla razón, así lo fue.

Víctor Diusabá Rojas
07 de enero de 2011 - 10:39 p. m.

El hierro antioqueño trajo a Cañaveralejo, para un público selecto, ese que dejó en casa la resaca de la fiesta de año nuevo, seis toros seis. Y uno a uno, la casta y la emoción se desgranaron hasta dejar el ruedo caleño cubierto por una capa de bravura.

Lo fue el primero, hasta que eligió, en las postrimerías de su lidia, ir a las tablas, el único lunar de la noche para el encierro. Antes, metió la cara con evidente calidad para permitir un buen hacer de Iván García, quien logró series de temple y arte, dignas de mejor colofón, la espada le dijo no. Saludo desde el tercio.

Y el acero volvió a decirle no en el cuarto, sin duda el toro más serio en lo que va corrido de la Feria. Un auténtico tío, al que el diestro español exploró con éxito sobre el pitón izquierdo para sacar muletazos de auténtica valía. El nuevo saludo desde el tercio, era la invitación de la afición caleña para volverlo a ver.

El segundo, cariavacado, encontró en la vara de Diego Ochoa un reto, que se saldó a favor de ambos.  José Fernando Alzate tuvo dificultades para terminar los muletazos, y el toro cobró esa debilidad, al quedarse ahí, al límite de provocar un percance. Hubo palmas para los dos.

El quinto de la corrida humilló más que todos. Empujó en el caballo y persiguió a los banderilleros. Siempre plantó pelea y las tandas con la muleta del joven torero colombiano, si bien abrieron el apetito de los buenos aficionados, no terminaron de saciar el hambre. ‘Sombrerero’ de nombre, dejó huella como uno de los mejores toros de la Feria. Vuelta al ruedo y apéndice como recompensa a Alzate.

A Juan Solanilla le salió uno con dos puñales en su primer turno. Tardaron en pararlo y solo vino a enterarse en donde estaba cuando lo arrinconaron en la vara en plena contraquerencia. Eso pudo afectar su comportamiento. Igual, se quedó corto y protestó en la muleta. Saludo.

El sexto fue otro gran toro. Se repitió con codicia e incluso tuvo momentos de lentitud para agradecer con el trapo rojo. Solanilla anduvo dispuesto y logró ligar muletazos de buen gusto. Era una faena para cerrar con trofeos pero falló con la espada. Palmas, tras aviso.

Ficha de la corrida

Plaza de toros de Cañaveralejo
Feria de Cali
Sexta corrida de abono

Seis toros de La Carolina
482, 450, 458, 510, 480 y 502 kgrs
Muy bien presentados. Bravos y encastados. Le dieron la vuelta al ruedo al quinto de la noche.

Iván García
Malva y oro
Saludo y saludo

José Fernando Alzate
Teja y oro
Palmas y oreja

Juan Solanilla
Celeste y plata
Saludo y Palmas tras aviso

Detalles:
Menos de media plaza. Noche fresca. Gran vara de Diego Ochoa al segundo, Buenos pares de Raúl Morales y Andrés Herrera. 
 

Por Víctor Diusabá Rojas

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar