Publicidad

Una industria con señales de recuperación

En época de recesión está comprobado que los colombianos restringen sus gastos de ropa y calzado.

Redacción Especiales
29 de enero de 2010 - 10:22 p. m.

Las personas prefieren invertir su dinero en productos y servicios de primera necesidad, como el pago de servicios, arriendo, alimentación, pensión de los hijos, transporte, y si sobra dinero, esperan a las promociones que hacen los almacenes y las grandes marcas para conseguir los mismos artículos, que van desde el 30 hasta el 70% de descuento, sin importar que estén por fuera de colección.

Esta situación llevó a que el año pasado el sector vestuario y calzado entrara en un exceso de promociones para llamar la atención de los clientes y justamente ese exceso de descuentos terminó inundando el mercado. Y de paso, según lo ratifica Becerra, “se malacostumbró al consumidor, porque cuando se tiene un exceso de ofertas, lo que estoy diciendo es que mis precios son más bajos y cuando suban, entonces nadie va a querer comprar. Por eso muchas empresas dejaron de producir, para evitar un exceso en inventarios. Eso se vio reflejado en cortos inventarios en las tiendas y por último terminó traduciéndose en la disminución de los precios”.

Las cifras no mienten: el año pasado el consumo por vestuario en el país fue de 9,4 billones de pesos, siendo diciembre el mes más alto, con 820 mil millones de pesos. Eso equivale a que con respecto al año 2008 el mercado solo creció el 1,55% en ventas, pero hablando de unidades producidas, hubo un descenso porque el crecimiento tan sólo fue del 0,09%.

Los datos no son muy alentadores, porque si hay una tasa de crecimiento poblacional cercana al 1,5% en las ciudades y el vestuario sólo creció 0,09%, quiere decir que aumenta la cantidad de gente, pero no la cantidad de ropa que el consumidor está comprando.

En palabras de Becerra, la compra de vestuario está disminuyendo a pesar de las promociones y del negativo crecimiento del sector, sin contar que además, desde hace cinco años no aumentan los precios considerablemente, desde que entró China a la Organización Mundial del Comercio.

Por ejemplo, el consumo de vestuario en abril del año pasado fue muy lento, los cuatro primeros meses de 2009 fueron muy difíciles para el sector y la gente esperaba el Día de la Madre con ansia, pero tampoco fue una gran temporada, apenas como un despertar a no seguir cayendo. De ahí quizás con la temporada del padre, sobre todo gracias a la prima de mitad de año, hubo un poco más de gasto y de consumo en vestuario.

Pero no todo es negativo. Si bien el año pasado se detuvo mucho la categoría de hombres adultos, la de ropa infantil se mantuvo. La razón es muy sencilla: el cambio de la prenda del papá puede aguantar, pero la de su hijo que está en etapa crecimiento no da espera.

Por el lado del segmento femenino las mujeres siguen siendo las grandes consumidoras de moda, pero con una gran diferencia con respecto a los hombres. Mientras las mujeres compran muchos accesorios, como artículos de bisutería, una bufanda o pañoleta, los hombres no son muy dados a esa costumbre, así que la compra de un vestido de paño para ellos vale mucho más que cincuenta accesorios que una mujer compre en dos meses.

Los productos de marroquinería, bisutería y ropa interior se mantuvieron durante todo el año pasado. De hecho, 1,3 billones de pesos consumieron las mujeres en ropa interior, un mercado cada vez más exigente.

El panorama para este año será mucho más alentador y la industria espera pasar de 9,4 a 10 billones de pesos en ventas. Los síntomas de recuperación según los expertos empiezan a partir de abril y de ahí en adelante, con la llegada de las temporadas del día de la madre y el padre. Las grandes marcas van a disminuir sus promociones para que resurjan nuevamente las temporadas y así se renueven los inventarios.

Por Redacción Especiales

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar