Publicidad

Una red que trabaja para salvar vidas

Los laboratorios han sido un actor clave en la pandemia con el procesamiento de las pruebas COVID-19. Con la información que generan se pueden crear cercos epidemiológicos y darle un mejor manejo a la pandemia. Además, producir tranquilidad en las personas al conocer su estado de salud.

21 de febrero de 2021 - 09:00 a. m.
El capital humano y la tecnología han permitido buenos resultados.
El capital humano y la tecnología han permitido buenos resultados.
Foto: Getty Images - gilaxia

El papel de los laboratorios en este año de pandemia ha sido clave para la toma de decisiones por parte del Gobierno Nacional y el buen funcionamiento de las instituciones prestadoras de salud en pro de salvaguardar la vida y hacerle frente a la pandemia.

Una tarea retadora cuando la pandemia tomó por sorpresa a todo el mundo, que se ha adaptado a las circunstancias para dar lo mejor de sí.

En estos cambios y adaptaciones, los laboratorios crearon una red para procesar las pruebas y así generar los datos para crear los cercos epidemiológicos y saber los casos activos en tiempo real.

Pues el contexto, como lo explica Juan José Yunis, director científico de la empresa Servicios Médicos Yunis Turbay y Cía. S. A. S., una entidad líder en el país en el ámbito de la genética, “en Colombia cuando llegó el virus solo había un laboratorio que era del Estado, el cual podía procesar las pruebas. Entonces formamos una red de laboratorios rápidamente, conformada por unos 100 en total que hasta el día de hoy no hemos parado”.

En su momento el Instituto Nacional de Salud (INS) destacó que “Colombia tiene ahora 110 laboratorios para diagnóstico de COVID-19, que cuentan con una capacidad para procesar 43.529 pruebas diarias”.

Esa red, que ya casi al cumplirse un año con la pandemia, sigue en su labor de procesar pruebas y generar información veraz y oportuna respecto al panorama en todo el país.

El impacto de los laboratorios en este tiempo

Con la información que generan se pueden crear cercos epidemiológicos y darle un mejor manejo a la pandemia. Además, producir tranquilidad en las personas, quienes se realizan las pruebas en ocasiones para poder viajar y tener la tranquilidad de estar en buen estado de salud y cuidar de los suyos, como María Camila Arroyo, quien se hizo la prueba porque tuvo contacto con un paciente positivo y terminar esa angustia. En sus palabras, “la angustia fue tenaz, porque de siete personas que estábamos en contacto, cinco eran positivos. Entonces debíamos salir de la duda, aislarnos y esperar el resultado, que por fortuna fue negativo, porque tengo preexistencias”.

“Nuestro deber es seguir procesando pruebas y realizar los diagnósticos pertinentes para que las personas y las instituciones tomen las mejores decisiones. Más ahora que ya está la vacuna y seguramente tendremos un aumento en las pruebas para determinar si generaron anticuerpos contra el COVID-19”, concluye Juan José Yunis.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar