31 May 2021 - 6:00 p. m.

Unidos somos más fuertes

Las cajas de compensación juegan un papel fundamental para la construcción del tejido social del país. Por medio de ellas, los trabajadores tienen fácil acceso a educación, salud, empleo, cultura, recreación y turismo, entre otros beneficios.
Unidos somos más fuertes

Históricamente las cajas de compensación en Colombia han sido el principal aliado para los trabajadores, teniendo en cuenta que la calidad de vida de las personas va de la mano con el bienestar.

Para cumplir este propósito, y con apoyo de los diferentes empleadores, brindan servicios integrales en segmentos como vivienda, educación, salud, empleo, cultura, recreación y turismo, permitiendo garantizar protección social a gran escala.

Y los resultados son evidentes: por mencionar algunos de ellos, 56.345 familias han recibido subsidios familiares de vivienda por más de 1,1 billón de pesos, el 98 % de los cuales fueron entregados a hogares con ingresos de hasta 2 salarios mínimos. Asimismo, se han entregado más de 200 mil subsidios al desempleo, y la oferta de turismo, recreación y cultura para la clase media se ha mejorado a través de 318 centros recreacionales y unidades deportivas, 257 bibliotecas, 271 teatros, centros culturales y 65 centros vacacionales.

Esta es la información oficial que entrega Asocajas, entidad gremial de las cajas de compensación del país, explicando que su mayor legado es la consolidación de bienes y servicios que protegen y apalancan la clase media en el país. “Las cajas de compensación generan bienestar y aportan al cierre de brechas sociales. Desde el sistema incentivamos el consumo, impulsamos la productividad y somos el mecanismo más eficiente de redistribución de la riqueza en el país, porque no es posible pensar en movilidad social de forma sostenible, sin políticas que fortalezcan la consolidación de la clase media”, expresó la entidad.

Reforzando este argumento, Luis Carlos Arango, director general de Colsubsidio (una de las entidades que prestan este servicio en Colombia), explicó a grandes rasgos cómo se ha trabajado desde diferentes aristas para aportar a la generación de un mejor entorno económico y social en Colombia.

Por ejemplo, en vivienda, “Colsubsidio redobla esfuerzos para entregar este año una meta de más de 26.000 subsidios para adquisición, construcción, mejoramiento y arrendamiento de vivienda. Además, en términos de productividad empresarial, lanzó la línea de crédito MiPymes, destinada a fortalecer las inversiones y el desarrollo de este segmento empresarial, como una solución de financiación con importantes beneficios para brindar herramientas de liquidez que ayuden al sostenimiento de las empresas y la conservación del empleo en el país”, puntualizó Arango.

Por otro lado, en el marco de la pandemia del COVID-19, las cajas de compensación han demostrado ser un actor relevante y eficiente, no solo porque han logrado adaptarse a las necesidades del sistema de salud, sino al responder oportunamente a los requerimientos de los colombianos.

De acuerdo con Asocajas, en la coyuntura, las cajas de compensación familiar se han renovado de manera gradual con servicios de aseguramiento, prestación y gestión farmacéutica, que han permitido la atención de 1’205.349 personas diagnosticadas con COVID-19, lo que corresponde al 50 % de la población contagiada a nivel nacional, a corte del 1° de marzo de 2021.

En otros frentes, han entregado más de medio billón de pesos ($611.367 millones) para 396.000 personas que perdieron su empleo formal con subsidio al desempleo.

Durante este año, este servicio tiene como fin seguir entregando cada mes la cuota monetaria para más de 5 millones de trabajadores cuyos ingresos están por debajo de 1,5 salarios mínimos y así mitigar los efectos económicos de la pandemia.

Con todo esto, el principal objetivo es brindar bienestar y protección a los trabajadores, trabajando unidos como país para que cada vez sean mejores y más equitativas las condiciones de vida de todos los colombianos.

Comparte: