Gastronomía y recetas
Publicidad

La gastronomía geotérmica encanta a los japoneses

A los comensales les encanta el “Onsen Tamago”, un plato que se prepara en la mayoría de las 2.900 estaciones termales del país.

Redacción AFP
16 de marzo de 2023 - 06:43 a. m.
Mazorcas de maíz cocinadas con el vapor que emana una fuente termal de Beppu (Japón).
Mazorcas de maíz cocinadas con el vapor que emana una fuente termal de Beppu (Japón).
Foto: ETIENNE BALMER (AFP)

El plato consiste en huevos cocidos durante mucho tiempo a baja temperatura (unos 65º C) para obtener una yema relativamente firme en una clara todavía cremosa. También son populares las “Onsen Manju”, pequeñas galletas redondas cocidas al vapor y a menudo rellenas de pasta de frijoles rojos.

Pero en Beppu, una pequeña ciudad costera de la isla meridional de Kyushu, apreciada por su excepcional abundancia de fuentes termales, la famosa cocina tradicional local del “jigoku mushi” (infierno humeante) va más allá de los huevos y las galletas.

Varias estaciones termales de Beppu ofrecen a los huéspedes la oportunidad de experimentar esta cocina por sí mismos. En Hyotan Onsen, por ejemplo, se puede cocinar carne, pescado y verduras comprados in situ, colocando los alimentos en recipientes directamente conectados al vapor que emana de una fuente termal natural cercana.

Le puede interesar: ¿Cómo se prepara la pasta de cebolla caramelizada?

“Esta técnica culinaria ya se mencionaba en documentos históricos locales hace 200 años”, explica a la AFP Hitoshi Tanaka, presidente del Hyotan Onsen. Con vapores de entre 100º y 110º centígrados, la cocción suele durar sólo “entre cinco y diez minutos”, lo que permite que los alimentos “conserven todos sus colores originales”, explica. En cuanto al sabor, la presencia de azufre en los vapores confiere a los platos un sabor “umami”, un potenciador del sabor omnipresente en la cocina japonesa.

Los vapores también contienen hierro, un oligoelemento esencial para el organismo. “Se saborea con los ojos, se huelen los vapores y se escucha el sonido de las aguas termales. Así se disfruta de la comida cocinada aquí, con todo el cuerpo”, destaca Tanaka, como buen hombre de negocios.

No deje de leer esta historia: “En la cocina soy el hada de las plantas comestibles”: María Angélica Bernal

El punto más importante es que la cocina “jigoku mushi” no cuesta nada en electricidad ni gas, lo que siempre viene bien en estos tiempos que corren en Japón, donde los precios de la energía se dispararon desde el año pasado.

Si te gusta la cocina y eres de los que crea recetas en busca de nuevos sabores, escríbenos al correo de Edwin Bohórquez Aya (ebohorquez@elespectador.com) o al de Tatiana Gómez Fuentes (tgomez@elespectador.com) para conocer tu propuesta gastronómica. 😊🥦🥩🥧

Por Redacción AFP

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar