23 Apr 2018 - 5:44 p. m.

2.000 hombres del Ejército se sumarán para proteger cascos urbanos y vías del Catatumbo

Mañana se vence el plazo que dio el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto Mejía, para que este número de hombres ingresen a la región y aumenten las operaciones contra grupos armados. Vicepresidente Óscar Naranjo, quien llegó a Ocaña, dijo que en total hay 12.000 efectivos de la fuerza pública en Catatumbo.

Redacción Judicial

Este martes se vence el plazo que dispuso el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto José Mejía, para que 2.000 hombres del Ejército Nacional se trasladen a la zona del Catatumbo e incremente la presencia de las autoridades en los cascos urbanos, vías, y también con el propósito de aumentar las operaciones militares contra los grupos armados ilegales presentes en esta región del Norte de Santander. El plazo fue fijado el pasado sábado después del consejo extraordinario de seguridad en Ocaña en donde las autoridades escucharon a los gremios, autoridades y civiles de la región.

Estos hombres, además, se unirán a miembros de la Fuerza Aérea y a uniformados de la Policía Nacional para desplegar labores humanitarias y sociales con cada una de las comunidades afectadas en la zona. Así lo dijo en rueda de prensa el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, quien también manifestó que utilizarán aeronaves para transportar alimentos a cada uno de los refugios humanitarios y apoyarán en la evacuación de personas que requieren atención médica. (Le podría interesar: La situación en el Catatumbo "es una violación al Derecho Internacional Humanitario": OEA)

El jefe de esa cartera ministerial igualmente entregó un balance de las medidas desplegadas por las autoridades. El pasado 16 de abril, dijo el ministro, se realizó en el Gobernación de Santander una reunión para evaluar la situación por las afectaciones a la población por la disputa entre los grupos armados ilegales en la región. Tres días después el ministro Villegas instaló un Puesto de Mando Unificado (PMU) desde la dirección de la Policía Nacional para impartir órdenes a los comandantes de las Fuerzas Militares y el Ejército.

En ese PMU el ministro tomó algunas ordenes: garantizar el transporte público, agrícola y productivo de la región; realizar consejos de seguridad en las cabeceras municipales; instalar un PMU en la sede de la Policía de Cúcuta; fortalecer la campaña militar que busca atacar a las estructuras ilegales; poner en marcha una ruta para visitar los refugios; y avanzar en los cascos urbanos del Catatumbo a través de los ingenieros militares. El ministro, asimismo, ordenó incrementar el monto de las recompensas por la información que permitan la captura de los jefes del ELN y disidencias del EPL, o más conocidos como Los Pelusos.

Ese mismo 19 de abril, explicó Villegas, se realizó otra reunión entre el comandante general de las Fuerzas Militares y el comandante del Ejército, general Ricardo Gómez Nieto, para evaluar la situación. Desde ese mismo día el ministro manifestó que Aníbal Fernández de Soto, viceministro para las Políticas y Asuntos Internacionales, ha acompañado al gobernador de Norte de Santander, Wiliam Villamizar, sobre sus preocupaciones y recomendaciones para la región del Catatumbo. Y el 20 de abril, en Cúcuta, Fernández de Soto asistió al Consejo Departamental de Paz se revisó la situación y recogieron propuestas para enfrentar la situación.  (En video: ¿Por qué es la guerra entre el ELN y el EPL que deja muertos y desplazados en el Catatumbo?)

En total hay 12.000 hombres en el Catatumbo: vicepresidente Naranjo

A su llegada a Ocaña, el vicepresidente Óscar Naranjo dijo que en total hay 12.000 militares que se encuentran desplegados en esta zona. "Hay un despliegue militar de cerca de 12.000 efectivos en la región, así como medidas concretas como un corredor humanitario, caravanas de seguridad al transporte y las áreas urbanas de los municipios cuentan con presencia policial y militar", comentó Naranjo.

En opinión de Naranjo, con esta presencia confía en que se "rescate la confianza de los ciudadanos" al lanzar una "señal inequívoca de que no se va a permitir que los delincuentes mortifiquen y victimicen a los habitantes". El ELN y disidencias del EPL iniciaron hace más de un mes los combates en esta zona selvática. Según señaló el pasado viernes la oficina de la ONU en Colombia, los enfrentamientos han provocado el desplazamiento de 2.819 personas y otras 144.000 sufren graves restricciones de acceso a servicios, bienes básicos y limitaciones a la movilidad.

Ante la complicada situación, el vicepresidente informó que llegó a Ocaña con una delegación del Gobierno para sentarse "en un esfuerzo donde la energía de los municipios" de la zona, el Gobierno nacional y el departamental pongan "todo lo que esté" a su alcance para dar un parte de certeza y tranquilidad a los habitantes de esta región. Por eso, Naranjo viajó en compañía del ministro de Interior, Guillermo Rivera, y otros funcionarios. (Le sugerimos: ONU alerta que hay más de 20.000 afectados por enfrentamientos en el Catatumbo)

Asimismo, indicó que el Gobierno "no va a renunciar al ejercicio de la aplicación de la ley" y que la fuerza pública tendrá "control territorial integral" para garantizar la seguridad a las comunidades. Sin embargo, habitantes de la zona aseguraron que, aunque el Gobierno ve la situación normal desde Ocaña, la realidad en los demás municipios no ha mejorado y el comercio sigue cerrado por miedo a represalias de los guerrilleros.

Poco antes de la visita del vicepresidente Naranjo más de 2.500 kilos con ayuda humanitaria llegaron al Catatumbo tras la gestión de la Gobernación de Norte de Santander y se realizaron las primeras entregas que han beneficiado a unas 3.000 personas, detalló la Fuerza Tarea Vulcano en un comunicado. Sin embargo, agricultores de varias veredas del municipio de El Carmen, aseguraron que pueden perder cerca de 600 toneladas de cebollas que ya han recogido debido al paro armado que les impide llevarlas hasta los puntos de venta.

Comparte: