Publicidad
13 Oct 2022 - 12:02 a. m.

Asistencia Médica al Suicidio: La Corte Constitucional en los zapatos del paciente

La Corte Constitucional publicó el fallo completo sobre la despenalización de la Asistencia Médica al Suicidio, que desde mayo pasado permite a los colombianos causar su propia muerte, bajo los mismos parámetros que la eutanasia. En el texto, la alta corte se puso en el lugar del paciente.
Asistencia Médica al Suicidio: La Corte Constitucional en los zapatos del paciente
Asistencia Médica al Suicidio: La Corte Constitucional en los zapatos del paciente

El 11 de mayo de 2022, la Corte Constitucional anunció una decisión histórica: despenalizó la asistencia médica al suicidio (AMS). Se trata de una práctica similar a la eutanasia, pero con una diferencia crucial: el paciente, consecuente con su idea de una muerte digna y preso de una enfermedad grave e incurable, causa su propio fallecimiento. Y, desde luego, cuenta con la ayuda de un médico que lo acompaña en la decisión más importante de su vida, sin ser este profesional de la salud quien “oprima el botón” en el instante decisivo.

En contexto: El suicidio médicamente asistido es legal: Corte Constitucional

Cinco meses después, la Corte publicó el fallo completo de la despenalización del AMS, en el cual quedó por escrito los argumentos de las partes a favor y en contra, así como las consideraciones del órgano encargado de verificar que las leyes sean acordes con la Constitución. Aunque se conoce el texto completo casi medio año después, como lo ha reiterado la misma Corte, la decisión está en firme desde mayo pasado.

“El aporte más novedoso en materia de muerte digna es el rol del principio de solidaridad en la ayuda que prestan los profesionales en el final de la vida. A pesar de que la Corte se había referido al tema en el pasado, es la primera vez –después de catorce decisiones judiciales–que hace un análisis más extenso con respecto a la práctica médica en las prestaciones sobre la muerte”, explicó DescLAB, un grupo de abogados e investigadores garantes de la muerte digna, quienes originaron la petición a la alta corte.

En los zapatos del paciente

En un parte del fallo de 67 páginas, la Corte Constitucional valoró el AMS desde la perspectiva del paciente. La alta corte consideró que la práctica médica es acorde con la dignidad, dado que diseñar un proyecto de vida propio cobija la posibilidad de que, cualquier ciudadano, decida terminar anticipadamente con ella. Esto, bajo las mismas circunstancias ya aprobadas para la eutanasia, la cual es legal en Colombia desde 1997.

En video: ¿Qué es el suicidio médicamente asistido y cómo se practicará?

Luego de ello, la Corte argumentó que el dolor es un estímulo corporal. No obstante, el sufrimiento es la elaboración psíquica que hace el cerebro a partir de dichos estímulos y, por lo tanto, es una experiencia que solo le pertenece a quien la padece. En conclusión, solo le corresponde al paciente juzgar si su sufrimiento es incompatible con su idea de vida digna.  “No puede predicarse un deber del Estado de preservar la vida a toda costa”, señaló la Corte.

En el fallo quedó registrado que el AMS es, de hecho, una herramienta que protege el libre desarrollo de la personalidad. La razón es clara: es el paciente quien acude a la ayuda de un médico manifestando su voluntad libre de acabar con su vida y, aparte, no le delega el instante decisivo a un tercero. Es la persona misma quien, consiente, se administra el medicamento que cesa con sus dolores.

Lea: ¿Cuál es la diferencia entre la eutanasia y el suicidio médicamente asistido (SMA)?

“El acto médico implica la comprensión del paciente en todas sus dimensiones. Así pues, el dolor sufrido por un paciente en condiciones extremas compromete directamente al médico, quien es el que tiene la capacidad de disminuir dicho dolor y ayudar al paciente a materializar su decisión -ya tomada-, de poner fin al mismo”, agregó la Corte. Desde luego, se precisa que el profesional de la salud tiene derecho a objetar conciencia y dejar en manos de otro el AMS.

Por último, la Corte Constitucional explicó que no es de su competencia ordenar cómo debe ser el tratamiento del AMS. Por tanto, exhortó al Congreso -como lo ha hecho desde 1997 con la despenalización de la eutanasia- a regular sobre la materia y entregar un abecé claro de cómo deben funcionar ambos mecanismos de muerte digna en Colombia.

“Desde DescLAB continuaremos insistiendo para que los Proyectos de Ley Estatutaria presentados en el Congreso incluyan tanto la eutanasia como el AMS como parte del ejercicio de una muerte digna en el marco de la libertad y la autonomía que tienen las personas en el final de sus vidas”, concluyeron los demandantes.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar