13 Nov 2019 - 6:32 p. m.

Cartel de la toga: Leonardo Pinilla testificó en el juicio de exmagistrado Ricaurte

El abogado señaló que fue a través de Luis Gustavo Moreno que supo de la supuesta participación de Francisco Ricaurte en el cartel de la toga. Asimismo, aseguró que solo conoció personalmente al exmagistrado en un evento.

Redacción Judicial

Leonardo Pinilla, abogado vinculado al cartel de la toga, declaró en el juicio en contra del exmagistrado Francisco Ricaurte.   / Cristian Garavito - El Espectador
Leonardo Pinilla, abogado vinculado al cartel de la toga, declaró en el juicio en contra del exmagistrado Francisco Ricaurte. / Cristian Garavito - El Espectador

En medio del juicio en contra del exmagistrado Francisco Ricaurte, vinculado a las investigaciones del cartel de la toga, se presentó, en la mañana de este miércoles, el abogado Leonardo Pinilla, conocido como Porcino. Durante su declaración, el también procesado por el caso de corrupción en la justicia relató los detalles que conocía del escándalo. 

Sin embargo, frente a los cuestionamientos de la defensa de Francisco Ricaurte, el abogado reconoció que, más allá de lo dicho por Luis Gustavo Moreno, no tenía mayores pruebas de la supuesta vinculación del exmagistrado en el entramado de corrupción al interior de la Corte Suprema. Ante los cuestionamientos del abogado de Ricaurte, Pinilla incluso llegó a tener poca claridad frente a las fechas de varios de los casos que llevaron él y Moreno.

(Vea: Así destapó la DEA el cartel de la toga: detalles de los encuentros de Lyons, Moreno y Pinilla)

Eso sí, el abogado dio una amplia declaración sobre las actuaciones del exfiscal anticorrupción en el cartel de la toga. Según Pinilla, Moreno tenía información anticipada  de varios de los procesos que llevaban ellos dos en la Corte Suprema en los años en los que Francisco Ricaurte y Leonidas Bustos eran magistrados. El abogado relató que, supuestamente, eran los magistrados los que les indicaban las pruebas que tenían que decretar, ya que les revelaban cuáles podían ser aceptadas y cuáles no.

Durante su testimonio, Leonardo Pinilla se enfocó en el caso de Musa Besaile. Allí aseguró que en 2015, cuando uno de los hermanos del excongresista, Edwin Besaile, se estaba lanzando a la gobernación de Córdoba, Luis Gustavo Moreno lo citó para decirle que en sus manos tenía la orden de captura en contra del entonces senador del Partido de la U, quien fue una de las votaciones más altas de las elecciones legislativas del 2014.

(También: “Es ilegal que me tengan privado de la libertad”, reclama Leonardo Pinilla)

El abogado señaló que Moreno le presentó un documento que supuestamente era la orden de captura en contra de Besaile, sin embargo, nunca tuvo certeza del contenido o la veracidad del documento. Tras el anuncio, Moreno, que para ese momento tenía una oficina de litigios, le pidió a Pinilla que concretara una reunión con Luis Ignacio Lyons España, abogado de Musa Besaile y primo de Alejandro Lyons, procesado por diferentes carteles que habrían asaltado el erario durante su gobernación en Córdoba.

Durante esa reunión, llevada a cabo en un fino restaurante de la 93, el ahora exfiscal anticorrupción les pidió $5.000 millones de para evitar que se diera la orden de captura en contra de Besaile. Después de una negociación, los abogados habrían llegado a un acuerdo en el que Moreno les indicó la estrategia a seguir para frenar las acciones de la Corte Suprema: se pidió la práctica de unas pruebas específicas en el caso de parapolítica de Besaile y se salió a medios a dar varias declaraciones. Este último apartado debido a que Moreno creía en el importante poder que tenían los medios para influenciar las investigaciones, por lo que incluso llegó a tener una oficina de comunicaciones, según Pinilla.

(Además: Leonardo Pinilla declaró en la Corte Suprema por el caso del cartel de la hemofilia)

Pinilla, que llevaba varios de los casos de los contratistas por el cartel de la hemofilia, aseguró que fue el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons el que los buscó para que contactara a Luis Gustavo Moreno, que ya era fiscal anticorrupción para la fecha. Lyons ofreció $100 millones para que lo ayudaran en su caso. Aunque, Pinilla habría tratado de negar las actuaciones de Moreno, Lyons le aseguró al abogado que él sabía de las gestiones del exfiscal ya que había tenido que aportar $700 millones para las gestiones en el caso Besaile.

Pinilla también se refirió al caso del exrepresentante Carlos Escobar Córdoba, procesado por parapolítica debido al apoyo de Fredy Rendón Herrera, el Alemán,  a su fallida aspiración a la gobernación de Chocó. De acuerdo al testigo, Luis Gustavo Moreno llegó diciendo que el magistrado Leonidas Bustos le había indicado que el entonces representante debía renunciar ya que lo iban a acusar.

(Puede ver: Capturan a Leonardo Pinilla tras ser deportado a Colombia por cartel de la toga)

Según reveló Pinilla, el representante no habría renunciado por lo que el proceso siguió su camino ordinario en la Corte Suprema de Justicia. En el alto tribunal Escobar fue condenado a seis años de prisión por recibir apoyo logístico y financiero de los paramilitares. Pinilla también señaló que, en una de sus visitas al despacho de Moreno, encontró el proceso del exsenador Álvaro Ashton, que, según Moreno, habría pedido que lo estudiara para descubrir posibles falsos testigos.  

Asimismo, Leonardo Pinilla aseguró que Moreno llevó los casos de varios aforados ante la Corte Suprema de Justicia, entre los que estaban los exrepresentantes Eduardo Agatón, el Hernando José Padaui y Germán Olano. El segundo testimonio de la audiencia de este miércoles confirmó el alquiler de una casa en Valledupar que, según Luis Gustavo Moreno,  habría alojado a Francisco Ricaurte, Gustavo Malo y Alfredo Bettín para el Festival de la Leyenda Vallenata de 2015.

El testimonio de Leonardo Pinilla es de gran importancia en el caso del cartel de la toga por la cercanía que tenía con Luis Gustavo Moreno. Sin embargo, hace una semana, la Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá tumbó su preacuerdo con la Fiscalía. Según el togado que conoció el proceso, dicho preacuerdo debió realizarse bajo la fígura de autor y no la de interveniente, como había quedado consignado en la negociación.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.