Publicidad
15 Jan 2021 - 2:36 p. m.

Comenzó la era de Margarita Cabello en la Procuraduría

La exmagistrada y exministra de Justicia se posesionó este viernes ante el presidente Iván Duque. Es la primera mujer en la historia en asumir el mando del Ministerio Público. Antonio Emiro Thomas Arias será el viceprocurador general. “Durante mi extensa vida pública he conocido muchísimas personas, pero ese conocimiento no significa complicidad”, dijo.
Acto de posesión de Margarita Cabello como Procuradora
Acto de posesión de Margarita Cabello como Procuradora
Foto: Presidencia

Por primera vez en la historia una mujer asumió las riendas de la Procuraduría General de la Nación, un organismo de control encargado de velar defensa de los derechos humanos, de vigilar las actuaciones de los servidores públicos y de adelantar investigaciones disciplinarias a funcionarios del Estado y de servidores elegidos por voto popular. Margarita Cabello Blanco se posesionó con este viernes 15 de enero de 2020 ante el presidente Iván Duque y deberá, entre otros, responder con su gestión a las críticas que han surgido a su alrededor desde que fue ternada, cuando era ministra de Justicia, y elegida en el cargo, dada su cercanía con este gobierno y con poderosas familias de la costa caribe colombiana.

Cabello eligió como su viceprocurador a Antonio Emiro Thomas Arias. Se trata un abogado especialista en Derecho de Seguros de la Universidad Javeriana que cuenta con amplia experiencia tanto en el sector público como en el privado y que se desempeñó como magistrado auxiliar de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia. En el sector privado fue director jurídico del Banco Nacional en liquidación, director jurídico y vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Barranquilla y apoderado de Cementos Argos. Tras posesionarse en el cargo, Cabello Blanco dijo que si bien tiene una trayectoria pública extensa, esto no significa que será permisiva.

“Vamos a ser aliados de los funcionarios que quieran acertar y adversarios incansables de los corruptos e ineficientes. Que no se equivoquen conmigo. Durante mi extensa vida pública he conocido muchísimas personas, pero ese conocimiento no significa complicidad, eso tiene que quedar muy claro para que no se lleven sorpresas”, dijo.

(Le puede interesar: Margarita Cabello, procuradora: una elección sin sorpresas)

Cabello hizo énfasis de las necesidades que ha dejado para el país la pandemia de COVID-19, especialmente a los jóvenes. “Pulcritud y efectividad desde lo público. Tenemos el deber de acertar, no es el momento de experimentar. Los servidores públicos no podemos ser indiferentes. Hoy más que nunca hay que ser responsables y efectivos para responder a las necesidades de la gente. Vamos a acompañar a los servidores públicos para que den los resultados que tanto se espera. Eso es lo que vamos a hacer, eso es lo que pueden esperar de nosotros”, dijo al señalar que hará esa tarea de la mano de las funciones preventivas y sancionatorias.

“No es advertir por advertir, buscaremos que con las observaciones planteadas la administración pública mejore. Prevenir para acertar y avanzar”, agregó. En su discurso, Cabello insistió en que hará esfuerzos para vigilar la inversión de recursos. “Si bien el Estado, con ocasión de la crisis por el COVID-19, en todos sus niveles, se está endeudando y está comprometiendo vigencias futuras, no puede suceder que estos recursos se pierdan por la corrupción, la falta de planificación, la ineficiencia o la ineptitud”. Y dijo que buscará “garantizar que todos los colombianos accedan a la vacuna en forma eficiente, equitativa y segura”.

De otro lado, como la primera mujer que llega a la Procuraduría dijo que será “la vocera de las mujeres en esta coyuntura, que ha sido tan costosa para nosotras y nuestros derechos”. De otro lado, Cabello afirmó “que los inescrupulosos sepan que vamos a ser implacables con ellos” y que va a trabajar de la mano de la Fiscalía contra la corrupción en temas claves como el Programa de Alimentación Escolar, la seguridad alimentaria, la seguridad ciudadana, la salud, la calidad en los servicios públicos, la infraestructura vial, entre otros.

“Haremos un control a la gestión de las entidades públicas, porque no puede ser que en Colombia se sigan invirtiendo millonarias sumas de nuestros insuficientes presupuestos para implementar políticas que nunca solucionan nada. Vamos a salir de esa frustrante bicicleta estática y a mover el Estado para que entregue los resultados concretos que la gente esta esperando”, explicó.

La Procuraduría que recibe Cabello

Cabello Blanco lideró desde el Ministerio de Justicia, cargo al que llegó tras renunciar antes de terminar su periodo en la Corte Suprema, asuntos que fueron o que están en el radar de la Procuraduría que hasta este viernes lideró Fernando Carrillo Flórez. Por ejemplo, la atención de las personas privadas de la libertad en medio de la pandemia de COVID-19 en un escenario carcelario que está inmerso desde hace años en una crisis carcelaria. De hecho, esa entidad investiga por la matanza de 24 reclusos en la cárcel La Modelo en marzo de 2020 a directivos del penal y sobre este hecho, Cabello como ministra aseguró que se trató de un fallido intento de fuga mientas que organismos como Human Rights Watch, por lo menos 14 de las muertes pueden ser catalogadas como homicidios intencionales.

La jurista barranquillera llevará las riendas de la entidad por el periodo 2021-2025. Entre los muchos temas que abordará se encuentran temas álgidos en los que se enfrentó como Ministra, con la Procuraduría que hoy deja Carrillo. Por ejemplo, el Ministerio Público ha hecho sendos reparos a la posibilidad de retomar aspersiones aéreas con glifosato o a las reformas que buscan la cadena perpetua en Colombia, todas avaladas por la exministra cuando estaba en el cargo. No es detalle menor ya que la Procuraduría tiene entre sus funciones la intervención judicial en procesos de toda naturaleza, como los de tutela que están en marcha sobre el glifosato o las demandas que cursan ante la Corte Constitucional contra la pena perpetua, entre muchos otros asuntos.

(Le puede interesar: Margarita Cabello, una procuradora masona, discreta y poderosa)

De otro lado, en el ojo público sobre Cabello están las investigaciones que avanzan contra el senador Eduardo Pulgar, quien está preso por orden de la Corte Suprema de Justicia por presunto tráfico de influencias por haber intentado sobornar a un juez y por intervenir ante funcionarios de Presidencia y del Ministerio de Educación en favor de Luis Acosta Osío en medio de una disputa legal entre primos por el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla. Pulgar, cuya amistad con Cabello es conocida, también es investigado por la Procuraduría.

Además de estos casos, Cabello Blanco recibe una Procuraduría con múltiples procesos en marcha. Por ejemplo, está en juicio disciplinario el exdirector de la Policía Nacional, general en retiro Óscar Atehortúa, presuntas irregularidades en contratos para la construcción de casas fiscales en San Luis (Tolima), por actuaciones hechas cuando fue director del Fondo Rotatorio de la institución. Y hace apenas unos días iniciaron las pesquisas en contra de la exembajadora de Colombia ante la ONU (Organización de las Naciones Unidas) Adriana del Rosario Mendoza Agudelo (2020), por presuntas irregularidades en el manejo de los recursos públicos asignados a la misión diplomática, en las vigencias 2018, 2019 y 2020.

En juicio disciplinario igualmente se encuentra Roberto Prieto, el exgerente de la campaña reeleccionista del presidente Juan Manuel Santos. Prieto es investigado por “presuntamente (haber) falseado el contenido del informe de ingresos y gastos de junio 25 de 2014, por él firmado, correspondiente a la primera vuelta presidencial de la campaña de reelección, al haber consignado en él que no se habían recibido contribuciones o donaciones de particulares [...] pese a que dicha campaña presidencial fue presuntamente destinataria de una donación en especie realizada por la Sociedad Extranjera Constructora Norberto Odebrecht S.A.”.

La entidad además ha puesto la lupa y ha hecho varios llamados de atención al Gobierno y al Ministerio de Salud en varios asuntos alrededor del manejo de la pandemia. Por ejemplo, pidió claridad en el Plan Nacional de Vacunación contra el COVID-19 y le hizo 12 observaciones sobre sus potenciales fallas que podrían poner en riesgo su cumplimiento, en detrimento de los derechos a la salud y a la vida de los colombianos. Esto, por que no hay claridad sobre las entidades en las que recaerá la responsabilidad de cruzar los sistemas de información, que servirán de fuente para iniciar el proceso de vacunación, así como en los tiempos establecidos para la ejecución de ese análisis.

Además, recientemente la entidad instó a los ministerios de Salud y de Hacienda, así como a las autoridades nacionales, departamentales, distritales y municipales para que contrates a los trabajadores de la Salud en condiciones dignas, precisando que existe prohibición de contratar servicios tercerizados para el cumplimiento de actividades misionales so pretexto de conjurar situaciones excepcionales. Advirtió que el personal de las IPS (Instituciones Públicas Prestadoras de Salud) no puede estar vinculado bajo una modalidad que afecte sus derechos constitucionales, legales y prestacionales.

Otro tema clave que deberá liderar Cabello será la vigilancia al Programa de Alimentación Escolar (PAE) para cinco millones de estudiantes que inician actividades académicas este 20221. En ese sentido, la entidad solicitó a los gobernadores y alcaldes que garanticen el suministro oportuno e ininterrumpido del PAE, ya sea en la modalidad de aprendizaje en casa, en alternancia o de manera presencial, dependiendo de las condiciones de cada entidad territorial. A toda esta tarea, además, se suma la vigilancia del cumplimiento de la implementación del Acuerdo de Paz y el trabajo en favor de las comunidades indígenas y afrodescendientes, así como con las víctimas del conflicto.

Por ejemplo, este mismo viernes, entre las últimas gestiones de Fernando Carrillo Flórez en la entidad se destacó un exhortó que hizo al Gobierno para que, de manera coordinada con las autoridades departamentales, municipales y con la participación activa de la sociedad civil, promueva el diseño y ejecución de un plan estructural a corto, mediano y largo plazo que aborde y resuelva de manera integral la difícil situación de violencia en Quibdó y las permanentes violaciones a los derechos humanos en el departamento.

A través de la Directiva 002 de 2021, el Ministerio Público pidió que por medio de la Consejería para la Estabilización y la Consolidación y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural promueva e impulse en Chocó los PDET (Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial), como instrumento de la Reforma Rural Integral y vehículo para mejorar las condiciones de vida y seguridad de los habitantes de Chocó. En la lupa de la Procuraduría, además de los recursos para el manejo de la pandemia y los contratos al respecto, está igualmente la ejecución de contratos en San Andrés, recientemente golpeado por el huracán IOTA.

Otro tema importante tiene que ver con el futuro del proyecto de ley que alcanzó a radicar Fernando Carrillo en el Congreso para ajustar la normativa colombiano actual al fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que dijo que esa entidad no puede inhabilitar para ejercer cargos públicos a servidores elegidos por voto popular. El proyecto propone que cuando una sanción de la Procuraduría conlleve la destitución e inhabilidad, entonces el caso pase control automático de legalidad ante un juez. En la posesión, Cabello dijo que trabajará en el Congreso para cumplir ese fallo.

(Le puede interesar: Un debate ético y jurídico sobre las renuncias de Margarita Cabello en la justicia)

Trayectoria profesional

Margarita Cabello Blanco es abogada egresada de la Corporación Universitaria de la Costa, especializada en Derecho de Familia de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y en Derecho Procesal Civil de las universidades Externado y de Cartagena. Inició su carrera como juez Penal Municipal de Sabanalarga, Atlántico, de donde pasó a ser juez de menores, juez Civil del Circuito de Barranquilla y magistrada del Tribunal Superior de Barranquilla.

Fue vocera y miembro en la cumbre Iberoamericana de las Altas Cortes. Fundadora del Colegio de Jueces y Fiscales capítulo Barranquilla; también fue Presidente de la Comisión de Género de la Rama Judicial. Entre 2009-2012 ejerció el cargo de Procuradora Delegada de la Sala Disciplinaria de la Procuraduría. El 14 de febrero de 2012 fue elegida magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, donde también ocupó la presidencia del alto tribunal. En mayo de 2019 renunció a la Corte para pasar al Ministerio de Justicia.

Síguenos en Google Noticias