Publicidad
2 Mar 2022 - 6:27 p. m.

De Aida Merlano a Carlos Mattos: fugas y otros escándalos de directores del Inpec

El reciente escándalo por las reuniones que habría sostenido Carlos Mattos en una de sus oficinas, pese a estar preso en La Picota, es un caso más que se suma a la larga lista de hechos que han sacado de sus cargos a directores del Inpec, luego de fugas, como la de Aida Merlano, motines y favorecimientos.
La fuga de Aida Merlano en octubre de 2019 y las reuniones de Carlos Mattos por fuera de la cárcel, son algunos de los casos que han cobrado las cabezas de directores del Inpec.
La fuga de Aida Merlano en octubre de 2019 y las reuniones de Carlos Mattos por fuera de la cárcel, son algunos de los casos que han cobrado las cabezas de directores del Inpec.
Foto: Cortesúa

La dirección del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) es la papa caliente que ninguno de los altos oficiales de la Policía quiere que le caiga. Y, a quienes les ha tocado, no han salido bien parados. Por tercera vez en solo tres años, el gobierno sacó a la cabeza de esta entidad que se encarga de la inspección y vigilancia de los centros de reclusión de todo el país. La decisión del ejecutivo se da, como en ocasiones anteriores, en medio de escándalos por favorecimientos a presos, irregularidades y faltas que ha terminado en asesinatos, fugas y, ahora, en salidas de la cárcel del empresario Carlos Mattos por motivos diferentes a citas médicas. Este caso, aunque es el más nuevo, no es el único.

Las salidas de Carlos Mattos

El hoy destituido es el general Mariano Botero Coy. Aunque hasta el medio día de este miércoles no había recibido la resolución que confirma su retiro, es cuestión de tiempo para que el Gobierno firme el documento. Su cabeza la pidió el mismo presidente Iván Duque, luego de que Noticias Caracol publicara una investigación en la que denunciaron que el empresario Mattos, vinculado a un escándalo de corrupción conocido como el caso Hyundai, estaba saliendo de la cárcel La Picota a reunirse con varias personas en una oficina de su propiedad.

(En contexto: Destituyen a Mariano Botero Coy, director del Inpec, por salidas de Carlos Mattos)

La investigación periodística también mostró que Mattos habría salido en más de una ocasión y que no solía ir a esas citas esposado y prácticamente sin la custodia de los guardias del Inpec. Además de sacar a Botero de la dirección del Instituto, el presidente Iván Duque ordenó la destitución del director de la cárcel La Picota, el coronel (r) Wilmer Valencia. “Este no es el trato que debe recibir un hombre que ha trabajado por el país 35 años. No he sido ningún delincuente. Me he desempeñado con el mejor flujo de detalles. Respeto la decisión, pero no la comparto”, le dijo a este diario el hasta hoy director del Inpec.

El motín en La Modelo

Botero Roy duró apenas un año en la dirección. Llegó a ese puesto en enero de 2021, luego de que el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, lo nombrara en el cargo tras la salida del general Norberto Mujica. Aunque el retiro del cargo de este último no estuvo directamente relacionado a un escándalo, lo cierto es que sí estuvo en uno de los momentos más críticos de los últimos años para el Inpec. Mujica fue nombrado en noviembre de 2019 y, a los cuatro meses, le tocó enfrentar el motín de La Modelo, un intento de fuga masivo ocurrido en marzo de 2020, que acabó con un saldo de 24 internos muertos y 83 heridos.

(Le puede interesar: Empresario Carlos Mattos será trasladado a la cárcel de Cómbita)

Norberto Mujica encaró durante todo el 2020 cuestionamiento sobre cómo fue que sus hombres retomaron el control de la cárcel a punta de fuerza desmedida y armas de fuego. Además de defender la actuación de los hombres bajo su mando ante la opinión pública en diferentes entrevistas, el general fue citado a un debate de control político en el Congreso por la crisis desatada en La Modelo, así como de su manejo en los centros de reclusión ante la crisis sanitaria que ocasionó el covid-19. Por los hechos ocurridos en marzo de hace dos años, Mujica enfrenta hoy una investigación de la Procuraduría.

La fuga de Aida Merlano

Sin embargo, nada de lo ocurrido fue motivo para sacarlo de la entidad. Todo lo contrario. Cuando el brigadier general, Jorge Luis Vargas, fue nombrado el director general de la Policía, Mujica se quitó el peso de encima del Inpec y pasó a la Dirección de Inteligencia. Para muchos, esto fue visto como un ascenso que no han podido tener sus sucesores. Por ejemplo, Mujica reemplazo en la dirección del Instituto al general William Ruiz. El uniformado perdió su puesto luego de la teatral fuga de la excongresista Aida Merlano en octubre de 2019.

Ruiz fue nombrado en febrero de ese mismo por la entonces ministra de Justicia, Gloria María Borrero, quien meses después le pidió la renuncia irrevocable. Ruiz, a su vez, reemplazó al general Jorge Ramírez, el uniformado que rompe la estadística del tiempo que duran los oficiales en la dirección del Inpec. El exministro de Justicia, Yesid Reyes, nombró a Ramírez en la cabeza del Instituto en noviembre de 2014 y solo hasta febrero de 2019 salió del cargo, no sin cuestionamientos encima. Uno de ellos en marzo de 2015, cuando Cristopher Chávez, alias El Desalmado, se fugó de la cárcel Las Heliconias, en Florencia.

19 directores en 28 años

En ese momento, el hombre era sindicado de asesinar a cuatro y, aunque logró escaparse, fue recapturado horas después. El general Jorge Ramírez calificó el hecho como “vergonzoso para el Inpec” y reconoció que se vulneraron todos los procedimientos que se deben seguir en materia de seguridad carcelaria. A pesar de este asunto, Ramírez no fue destituido y duró casi cinco años en la dirección del Instituto. Su caso, según cifras de la Corporación Excelencia por la Justicia (CEJ), sí descuadra los cálculos. En enero de 2020, esta organización hizo pública su preocupación por los constantes cambios en el Inpec.

Según los datos de la CEJ, desde la creación de esa entidad, en diciembre de 1992, por la dirección han pasado 19 directores. Es decir, que cada 1.4 años una nueva persona asume la dirección de la entidad, solo cinco han sido civiles y solo dos mujeres han llegado al cargo. Con estos números en mano, la Corporación advirtió “la debilidad de una política pública penitenciaria de largo plazo, debido al hecho que desde la creación del Inpec ha existido una altísima rotación de su director”. Dos años después de este llamado, el caso del general Mariano Botero confirma, una vez más, la advertencia de la CEJ y de que, en últimas, la dirección del Inpec sigue siendo una papa calienta.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias