Publicidad
30 Nov 2022 - 7:59 p. m.

“El Estado colombiano mató sus ciudadanos”: presidente Petro sobre masacres de Ituango

En cumplimiento de la sentencia del 1 de julio de 2006 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el presidente Gustavo Petro le pidió perdón a las víctimas de las masacres del Aro y la Granja (Antioquia), crimen en el que participó activamente agentes del Estado.
El 12 de noviembre de 1997, dos semanas después de la masacre de El Aro, el Colombiano captó las primeras imágenes de la destrucción causada por las autodefensas.
El 12 de noviembre de 1997, dos semanas después de la masacre de El Aro, el Colombiano captó las primeras imágenes de la destrucción causada por las autodefensas.

El 11 de julio de 1996, miembros de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá entraron al corregimiento de La Granja y asesinaron a cuatro personas. Meses después, miembros de ese grupo paramilitar torturaron y asesinaron a 15 campesinos en el corregimiento de El Aro. Por estos dos hechos, ocurridos en el municipio de Ituango (Antioquia), la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) condenó al Estado colombiano en el 2006 y solo hasta hoy, el presidente Gustavo Petro, en representación del Estado colombiano, le pidió perdón a los familiares de las víctimas de ambas masacres.

En contexto: El Aro 23 años después: “No se ha hecho justicia”

El evento de perdón tuvo lugar en el Museo Casa de la Memoria de Medellín, donde las familias de las víctimas se reunieron para escuchar por primera vez una muestra de perdón por parte de la cabeza del Estado. Durante el evento, además del discurso del presidente Petro, intervinieron las víctimas que reclamaron condiciones para la seguridad del municipio de Ituango. También intervino María Victoria Fallon, directora del Grupo Interdisciplinario por los Derechos Humanos (GIDH), que lleva los procesos judiciales por ambas masacres.

“Como representante del Estado colombiano debo pedirle perdón a las víctimas, familiares, y víctimas que ya no nos pueden acompañar porque fueron asesinadas por el mismo Estado. Un Estado que asesinó a sus propios ciudadanos. El Estado reconoce que los muertos no eran enemigos de nadie, era gente humilde y trabajadora, que los mataron porque sí” afirmó el presidente Gustavo Petro durante su intervención.

Lea aquí: El Aro y otros casos de Uribe se van de la Corte Suprema para la Fiscalía

El 1 de julio de 2006, la Corte IDH ordenó al Estado a tomar las acciones necesarias para garantizar el retorno de las familias desplazadas por la masacre de El Aro a este corregimiento. En caso de no ser posible, debía dar las condiciones de estabilidad en otro lugar donde decidan residir. Además, la Corte IDH ordenó realizar un acto de perdón donde se reconociera la participación del Estado en estos hechos de violencia. Ahora, tras tres gobiernos, el presidente Gustavo Petro presentó dos placas conmemorativas donde se reconoce a las víctimas de estas masacres. Las placas serán ubicadas en las dos parroquias de los corregimientos.

“Hoy el presidente de la República se ha dispuesto a cumplir con la obligación que la Corte Interamericana de Derechos Humanos le impuso al estado de Colombia en la sentencia del caso masacre de Ituango en el año 2006. No se trata solamente de un compromiso jurídico, señor presidente, es un compromiso ético y moral, es un compromiso con las niñas y niños que tuvieron que ver morir a su padre o a su madre y tuvieron que crecer sin ellos” aseguró la directora del Grupo Interdisciplinario por los Derechos Humanos durante su intervención.

Lea también: Corte Suprema blinda a víctimas en el caso de Jesús María Valle y El Aro

Durante el evento, que también contó con la presencia del alcalde de Medellín, Daniel Quintero, y el gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria, las víctimas manifestaron su gratitud al recibir el perdón que no pudieron escuchar de los últimos tres gobiernos. “Por muchos años El Aro fue nuestro hogar, en donde muchos de los que estamos hoy, crecimos, vimos crecer nuestros hijos y donde otros tuvieron que tomar la difícil decisión de buscar nuevas oportunidades abandonando este lugar. Hoy deseo que nuestro pueblo no quede en el olvido y que nos brinden los recursos necesarios para reconstruirlo y que no quede en el olvido” afirmó Miladys Restrepo, hermana de Wilmar Restrepo Torres, asesinado en la masacre de El Aro.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.