15 May 2021 - 11:23 p. m.

El fiscal Barbosa calificó como “salvajada” la destrucción de la URI de la Fiscalía en Popayán

El fiscal general, Francisco Barbosa rechazó los ataques contra la URI de la Fiscalía General en Popayán que, según afirmó, quedó totalmente destruida durante las protestas del pasado viernes 14 de mayo. La sede de Medicina Legal también sufrió graves afectaciones.

Este sábado, el fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, viajó hasta Popayán (Cauca) para evaluar el estado de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía que fue atacada en medio de las manifestaciones que tuvieron lugar el pasado viernes 14 de mayo y apersonarse del asunto. Desde esa ciudad, el alto funcionario rechazó los actos de violencia que ocurrieron durante la jornada de protestas y, en ese sentido, informó que la URI de la Fiscalía fue totalmente destruida y la sede de Medicina Legal sufrió graves afectaciones. (Le puede interesar: Corte Suprema de Justicia rechaza destrucción de sede de la Fiscalía en Popayán)

Barbosa rechazó tajantemente lo actos que terminaron con la destrucción de dicha infraestructura y manifestó que se trató de un “claro acto de terrorismo contra la institucionalidad que afecta el servicio prestado a los ciudadanos”. Según el balance preliminar de la entidad, las pérdidas materiales son cercanas a los $20 millones. Asimismo, la Fiscalía señaló que fueron destruidos los laboratorios forenses donde los investigadores científicos trabajaban en el esclarecimiento de delitos y la totalidad de las oficinas para la atención integral de víctimas de violencia intrafamiliar, de violencia sexual y casos contra niños, niñas y adolescentes.

“Este ataque material no implica solamente un ataque a la Rama Judicial, sino a toda la ciudadanía de Popayán”, señaló la Fiscalía tras enfatizar que el ataque se constituye también como una agresión contra las víctimas. La entidad, además, contabilizó nueve vehículos incendiados, seis motocicletas, decenas de equipos de cómputo e impresoras. A esto se suma el hurto de armas y municiones de los armerillos y la extracción de cocaína y marihuana que había sido incautada en operativos anteriores al ataque.

El fiscal también se refirió a la muerte de la menor de 17 años que, antes de quitarse la vida, denunció que fue “manoseada” presuntamente por miembros de la Policía. “Frente al caso de la menor de edad fallecida cuya denuncia se hizo pública ayer, la Fiscalía envió dos fiscales a esta ciudad. Una de ellas experta en temas de género y con enfoque de niños, niñas y adolescentes, así como un equipo de Medicina Legal que recuperó la evidencia biológica para realizar y esclarecer lo denunciado por la comunidad. Así mismo, se ordenó una autopsia psicológica con el fin de determinar el contexto en el que ocurrieron los hechos”, aseguró. (Noticia relacionada: Testimonio del periodista que grabó detención de joven de 17 años en Popayán)

Otra de las investigaciones priorizadas por el vocero de la Fiscalía es la de Sebastián Quintero, de 22 años, quien perdió la vida durante la protesta de ayer luego de que, al parecer, fuera impactado por un artefacto que habría sido lanzado por un agente del Esmad. “La muerte del joven Sebastián Quintero también será priorizada en las investigaciones”, dijo. Sin embargo, a renglón seguido, señaló que “no tenemos un Instituto Forense para poder hacer análisis sobre ese cadáver, ni determinar, ni esclarecer lo que ocurrió producto de la salvajada que se produjo el día de ayer en esta ciudad”. Ante tal contradicción, no es claro cuál será el futuro de esta investigación. (Lea también: “No son unas manzanas podridas, es terrorismo de Estado”: papá de Sebastián Quintero)

A pesar de las afectaciones referidas y de la muerte de los mencionados jóvenes en medio de las manifestaciones sociales y en hechos que todavía no han sido esclarecidos por parte de la entidad, Barbosa anunció que en el punto destruido “continuará el proyecto de construcción del Bunker de la ciudad de Popayán que se entregará a la ciudadanía en el año 2023. Estamos presentes y continuamos garantizando, con dificultades que iremos superando, nuestra función de administrar justicia en esta ciudad”, concluyó.

Estas son las declaraciones de Francisco Barbosa desde Popayán:

El Instituto Colombiano de Medicina Legal lamentó y rechazó el ataque contra la Dirección Seccional Cauca el cual, según la entidad, generó una afectación importante en sus instalaciones y puso en riesgo la vida de los servidores que diariamente prestan su servicio en esa zona del país. “La entidad lleva 106 años brindando apoyo a la administración de justicia y a las víctimas de este país, de manera imparcial e independiente y con criterio científico y técnico. Condenamos cualquier acto que quiera afectar el trabajo de nuestros peritos forenses y continuaremos con nuestras labores”, indicó el instituto.

A su turno, la Defensoría del Pueblo indicó que lo ocurrido ayer en Popayán es “repudiable”. A través de su cuenta de Twitter, la institución manifestó que a la muerte de Sebastián Quintero y toda la serie de actos violentos, se le suma la toma de la sede de la Fiscalía en la que se incineraron expedientes y evidencias, y fueron hurtados narcóticos que habían sido producto de incautaciones.

Comparte: