Publicidad
15 May 2021 - 10:44 p. m.

“No son unas manzanas podridas, es terrorismo de Estado”: papá de Sebastián Quintero

Sebastián Quintero, de 22 años, perdió la vida en medio de las protestas que se realizaron el pasado viernes en Popayán. Para el padre del joven lo que ocurrió con su hijo fue “un asesinato por terrorismo de Estado, a cargo de las fuerzas armadas de este país”.
Sebastián Quintero, era estudiante de octavo semestre de ingeniería informática. El joven, al parecer, sufrió un impacto mortal propinado por un agente del Esmad en medio de los enfrentamientos ocurridos el pasado viernes 14 de mayo en Popayán.  / Foto: Blu Radio.
Sebastián Quintero, era estudiante de octavo semestre de ingeniería informática. El joven, al parecer, sufrió un impacto mortal propinado por un agente del Esmad en medio de los enfrentamientos ocurridos el pasado viernes 14 de mayo en Popayán. / Foto: Blu Radio.
Foto: Blu Radio

Paradójicamente, el día en que Sebastián Quintero salió a protestar por la muerte de una menor de 17 años quien se suicidó, luego de denunciar que había sido “manoseada” al parecer por uniformados de la Policía, él también encontró la muerte. El pasado viernes 14 de mayo, Popayán (Cauca) se convirtió en escenario de la indignación generalizada de la ciudadanía que reclamaba justicia por el suicidio de la menor. Sin embargo, la protesta, que inició pacíficamente, terminó en desmanes y enfrentamientos entre manifestantes y la fuerza pública, y en medio de ese caos Sebastián Quintero perdió la vida. (Lea también: Tensión en Popayán: un joven habría muerto por impacto de lacrimógena de la Policía)

Aunque se trata de un hecho reciente cuya investigación apenas inicia, Fabián Quintero, el padre de Sebastián, califica la muerte de su hijo como “un asesinato por terrorismo de Estado, a cargo de las fuerzas armadas de este país”. En diálogo con la emisora Blu Radio, Fabián Quintero habló de quién era su hijo, de cuáles fueron sus luchas y de su percepción sobre lo que está ocurriendo en el país. Asegura que los jóvenes no quieren nada regalado y que lo único que están exigiendo son oportunidades laborales que les permitan sobrevivir en país en el que “a los ciudadanos se le cobra caro, se les paga poquito y, peor, los empresarios no pagan los impuestos que deberían”.

“Sebastián es un joven estudiante del Colegio Unimayor de Popayán. Estaba estudiando ingeniería informática, estaba en octavo semestre, él siempre ha sido un buen muchacho, no ha sido problemático, lo normal como cualquier muchacho que a veces dan lora y hay que estar encima de ellos. Pero cuando se convierte ya en universitario (…) Sebastián empezó a entender una cantidad de cosas y una de las preocupaciones de él siempre era el trabajo”, explicó Quintero agregando que una de las opciones que le planteó Sebastián, en caso de no encontrar trabajo en lo que estudio, era realizar un curso para trabajar en la bolsa, como había hecho un amigo suyo.

“Le dije: hágale tranquilo, fresco, pero no se preocupe porque usted se va a desempeñar. A él le gustaba mucho su profesión, era aficionado a los números, a los computadores, a la programación y todo ese poco de cosas propias de su carrera. Él ya había participado en anteriores manifestaciones pero no de forma violenta, o sea él jamás ha sido partidario de violentar. Si hay que encenderse con la fuerza pública él lo hace, pero agredir a centros comerciales o a locales o a lo que tiene que ver con la propiedad privada jamás lo ha hecho”, aseguró el padre de Sebastián Quintero quien contó que es propietario de una fábrica de arepas en Popayán, en la que también trabajaba su hijo. (Le puede interesar: En riesgo restos óseos y evidencia judicial por ataque a fuego a Medicina Legal en Popayán)

Cuenta Fabián Quintero que al mediodía del viernes 14 de mayo, su fue a entregar unos pedidos y luego le dijo que asistiría a las protestas en honor a la menor que se suicidó en Popayán. “Como siempre, le dije: hombre, tenga mucho cuidado, no se exponga. No sabemos qué fue lo que ocurrió. El hecho es que a las 6:00 pasadas llegaron aquí con la noticia de que estaba herido y, después, desafortunadamente, se confirmó la muerte de él. Por lo que se aprecia, a él le dispararon, según las informaciones, un agente del Esmad le disparó a muy corta distancia, de frente, con una de estas armas que lanzan granadas de aturdimiento o una de estas cosas parecidas, no tengo yo la información exacta porque, entre otras cosas, yo no conozco de armas” explicó.

El padre de Sebastián Quintero afirmó que su hijo perdió la vida en una protesta legítima por la represión que hace el Estado a través de las fuerzas de seguridad. “Para mí, eso es terrorismo de Estado. A mí no me vengan a decir que son unas manzanas podridas, no. Ahí hay una doctrina (…) En este país la Policía se convirtió en un empleador, emplea personas que no pueden acceder al mercado laboral por falta de preparación o cualquier otras razones. (…) Tenemos un Estado que no ofrece garantías, que no se preocupa por darles una posibilidad laboral a los jóvenes”, aseguró el papá de Sebastián quien, además, aseguró que hasta el momento no ha sido contactado por ningún órgano judicial y menos por la Policía.

“Ellos (los jóvenes) no quieren nada regalado, lo que quieren es que les den la oportunidad de ejercer la actividad para la cual se prepararon y recibir una remuneración que les permita sobrevivir, pero desafortunadamente a la clase dirigente y empresarial de este país no le conviene pagar lo que se debe pagar. Es un Estado en el que los empresarios últimamente están disminuyendo los impuestos porque no quieren pagar impuestos, ni el valor de los trabajadores con el componente de seguridad social. Dígame cómo puede sobrevivir una ciudadanía a la que se le cobra caro, se le paga poquito y, peor, los empresarios no pagan los impuestos que deberían”, agregó.

Para Quintero, su hijo fue “víctima de un asesinato por terrorismo de Estado a cargo de las fuerzas armadas de este país, en este caso, la Policía nacional que no cumple con la normatividad internacional en materia de derechos humanos (…) Hoy mi hijo es víctima de las protestas en las que participó por la desesperación en la que están los jóvenes. Es víctima de la represión del Estado y eso es lo que debemos tener en cuenta”, concluyó el papá de Sebastián Quintero asegurando que no tiene ninguna información sobre la persona que presuntamente le disparó a su hijo. (Le puede interesar: Testimonio del periodista que grabó detención de joven de 17 años en Popayán)

El fiscal general Francisco Barbosa se desplazó hasta la capital del Cauca donde fue vandalizada la sede de la entidad y de Medicina Legal. Desde allí entregó declaraciones sobre este asunto y, además de lamentar el ataque a la infraestructura y la pérdida de material probatorio que reposaba en la seccional, habló sobre lo ocurrido con Sebastián Quintero. “La muerte del joven Sebastián Quintero también será priorizada en las investigaciones”, aseguró Barbosa, sin embargo, a renglón seguido, dijo que ”no tenemos en este momento un instituto forense para hacer análisis sobre ese cadáver, ni determinar, ni esclarecer lo que ocurrió producto de la salvajada que se produjo el día de ayer en esta ciudad”. La contradicción del fiscal, entonces, no deja claro cuál será el futuro que tendrá este caso.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.