Publicidad
27 Jun 2022 - 10:18 p. m.

El nuevo lío que enfrenta Guillermo Grosso, expresidente de Cafesalud

La Fiscalía le imputó nuevos cargos por corrupción. Esta sería el tercer expediente en contra de uno de los hombres más sonados en la crisis del sector salud. Según la investigación, el nuevo lío tendría que ver con que, al parecer, recibió dádivas para beneficiar a la entidad de salud de un conocido.
Guillermo Grosso enfrenta su tercera investigación penal por presuntos hechos de corrupción.
Guillermo Grosso enfrenta su tercera investigación penal por presuntos hechos de corrupción.
Foto: Óscar Pérez

Trazar la línea de partida de los supuestos actos corruptos que la Fiscalía investiga en contra de Guillermo Rosso no es tan sencillo. Los expedientes judiciales que se han acumulado con el paso de los años tienen hoy a este reconocido hombre del mundo de la salud en Colombia enfrentando su tercera investigación, dentro de una maraña de hechos irregulares que habrían arrancado en 2013. El más reciente se conoció el pasado 26 de junio, cuando el ente investigador anunció que Grosso ya estaba formalmente vinculado a una tercera investigación.

(En contexto: Los escándalos de Guillermo Grosso, expresidente de Cafesalud recapturado en La Picota)

Esta, la más reciente, tendría que ver con una práctica que las autoridades ya habían identificado en el pasado de Grosso: al parecer, recibió dinero a cambio de direccionar millonarios contratos para favorecer a personas cercanas. Según la Fiscalía, el entonces presidente de la EPS Cafesalud, al parecer, “le propuso a un amigo crear un Instituto Prestador de Servicios de Salud (IPS) y licitar ante Cafesalud para quedarse con dos contratos para atender a 70.000 pacientes en el norte de Bogotá”, dice un comunicado de ente investigador.

Por estos hechos, un fiscal anticorrupción le imputó el delito de cohecho impropio, cargo que Grosso no aceptó. De acuerdo con la información que divulgó la Fiscalía, los contratos fueron celebrados en febrero de 2016. “Uno ascendió a $28.229 millones y el otro a $24.426 millones. Los dos fueron pactados por un término de 36 meses, y contemplaban garantizar servicios de medicina general, odontología, oftalmología, laboratorio clínico, vacunación, y atención a la primera infancia y mujeres gestantes”.

(Le puede interesar: Los hechos por los que llaman a juicio al expresidente de Cafesalud)

Por beneficiar a su amigo, dice la Fiscalía, Grosso habría acordado quedarse entre $40 y $50 millones al mes. El expediente en contra del expresidente de Cafesalud señala que, entre mayo de 2016 y junio el 2017, Grosso habría recibido $664 millones en efectivo. Aunque estos son los hechos más recientes que han recopilado las autoridades, lo cierto es que los líos de Grosso con la justicia ya cumplen casi 10 años. Los primeros hechos irregulares que hoy están tras la lupa de la Fiscalía ocurrieron en 2013, cuando, como interventor de SaludCoop EPS, autorizó millonarios gastos mientras la entidad atravesaba un mal momento.

Avaló, por ejemplo, una fiesta de Navidad, un torneo de bolos para los empleados y un alquiler de camionetas para los altos mandos de la EPS, entre otras actividades. Aunque la Contraloría cerró la investigación por esos gastos, la Procuraduría sigue tras la pista. Luego de un interventoría, pasó a la presidencia de Cafesalud, donde siguieron los problemas. Hoy, la Fiscalía lo tiene en juicio por supuestamente haberse beneficiado de contratos para atender a pacientes de diferentes IPS.

(Lea también: A juicio disciplinario exsuperintendente de salud que habría recibido sobornos de IPS)

Según las pesquisas de las autoridades, Grosso habría hecho equipo con otras tres personas para crear una red de corrupción dentro del sistema de salud. Entre esas personas está Eva Carrascal, quien fue capturada junto al expresidente de Cafesalud el 26 de octubre de 2018. El 29 de abril del año pasado, justo cuando Grosso salía de la cárcel por haber conseguido su libertad condicional, fue recapturado por agentes del CTI. En ese momento, la Fiscalía aseguró que tenía a la mano nuevas pruebas para imputarle nuevos cargos.

De esa manera se supo de la segunda investigación en contra de Grosso. De acuerdo con el ente investigador, el 29 de febrero de 2016, el último día que Grosso estuvo a cargo de Cafesalud, habría firmado un buen número de contratos con dos IPS. En los otrosíes, presuntamente irregulares, se contrató atención ambulatoria y hospitalaria, consulta prioritaria, cuidados paliativos y tratamientos especializados para pacientes con cáncer en Cundinamarca, Boyacá, Santander y Bogotá. Según la investigación, Grosso se habría quedado con $2.496 millones.

Ahora, Guillermo Grosso enfrenta su tercera investigación penal. En todas, incluyendo las disciplinarias, el expresidente se ha declarado inocente.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar