Publicidad
16 Feb 2021 - 4:38 p. m.

Estafa de Bal Harbour: con circular roja de Interpol capturan a Carlos Mahecha

Carlos Mahecha, empresario de la élite bogotana, es requerido por su presunta participación en el esquema piramidal en que se convirtió el lujoso proyecto hotelero Quarzo Bal Harbour en Miami, Estados Unidos. Interpol expidió circular roja para capturarlo, lo cual ocurrió esta mañana en su apartamento. Está pedido en extradición.
Carlos Mahecha Díaz fue detenido el 16 de febrero de 2021 en la mañana, con una circular roja de Interpol expedida con fines de extradición.
Carlos Mahecha Díaz fue detenido el 16 de febrero de 2021 en la mañana, con una circular roja de Interpol expedida con fines de extradición.
Foto: Policía

Los indicios de que Carlos Mahecha tuvo un papel protagónico en la estafa del proyecto hotelero Quarzo Bal Harbour, ubicado en una de las zonas más lujosas de Miami, acaba de costarle la privación temporal de su libertad a este miembro de la élite bogotana. Esta mañana, miembros de la Dijín de la Policía llegaron al nuevo edificio a donde se pasó a vivir recientemente con su esposa y sus dos hijos, cerca del Parque El Chicó en el norte de Bogotá, y con circular roja de la Interpol en mano, le informaron que quedaba detenido con fines de extradición.

Tal como reveló El Espectador en junio del año pasado, Carlos Mahecha y toda su familia (su esposa Anastasia Casas y sus hijos Camilo y Felipe Mahecha Casas) fueron llamados a juicio civil en la Corte de Quiebras del Sur de la Florida por el rol que pudieron tener los cuatro en el fraude de Quarzo Bal Harbour. Se trata de una iniciativa inmobiliaria que nació en 2007 con la idea de convertirse en un hotel boutique en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad y que terminó en una larga pelea judicial entre los cientos de inversores, la mayoría de ellos colombianos, y los Mahecha Casas junto con su socio, Juan Arcila.

“Según la información aportada en la notificación roja por las autoridades estadounidenses, el ciudadano Carlos Elías Mahecha y otras personas estuvieron asociados ilícitamente para estafar como mínimo 39 millones de dólares estadounidenses a unos 150 inversores, utilizando declaraciones falsas para solicitar inversiones en bienes inmuebles, supuestamente a fin de convertirlos en bloques de apartamentos”, informó la Fiscalía. Esa fue la información que entregó Estados Unidos para solicitar la captura de Mahecha.

“Mahecha y sus asociados, a través de su empresa Bal Harbour Quarzo, empezaron a transformar el inmueble en un hotel boutique, no reembolsaron a los inversores en las fechas de vencimiento fijadas y dejaron de efectuar los pagos de intereses semestrales previstos a los realizara con retraso. Los inversores afectados empezaron a presentar demandas contra la empresa por incumplimiento de las condiciones de los pagarés”, agregó la Fiscalía. Los Mahecha Casas y Arcila prometían a sus inversores una rentabilidad de hasta el 18 %, lo cual no se cumplió. (Juan Arcila pagará US$14 millones a inversores del fracasado proyecto Bal Harbour)

“Para dar con su captura, además del Intercambio de información judicial con la Oficina Central Nacional de Interpol en Washington, fue necesaria la utilización de equipos de ubicación, vigilancias y seguimientos, consulta en bases de datos públicas y privadas y el análisis de interceptación de comunicaciones por orden judicial”, informó la Policía. De esta manera, se confirma que lo que fuentes cercanas al proceso venían advirtiendo desde que se conoció del llamado al juicio civil: que Mahecha estaba haciendo todo lo posible para evadir el llamado de la justicia estadounidense.

Las autoridades colombianas ratificaron que Mahecha Casas es solicitado en extradición por dos delitos: asociación ilícita para cometer una estafa por medios electrónicos y estafa por medios electrónicos. La historia que llega hoy a este punto comenzó a principios del año pasado, cuando el agente liquidador Drew Dillworth, asignado por la Corte de Quiebras del Sur de la Florida para atender las múltiples demandas contra los Mahecha Casas y su socio Juan Arcila, entregó un documento oficial sugiriendo que la Corte les imputara 18 cargos a los Mahecha. (Las preguntas que deja la inversión de cientos de miles de dólares del general (r) Montoya)

Los documentos que reposan en la Corte de la Florida, cuyo contenido ha sido revelado por El Espectador en varias oportunidades, indican que los Mahecha Casas y Juan Arcila tenían en sus manos un proyecto financieramente inviable desde 2008, pero, aun así, lo comercializaron hasta 2016, cuando ya no les quedó otra que declararse en bancarrota. Según esos reportes judiciales, Mahecha, su esposa y sus dos hijos llegaron incluso a apropiarse de los recursos de los inversores para cubrir gastos personales, como el mantenimiento de su condominio en Miami o el leasing de carros de alta gama.

En agosto del año pasado, mientras las autoridades estadounidenses aún buscaban a los Mahecha Casas para informarles del juicio civil al que fueron llamados, su socio Juan Arcila fue condenado a a 51 meses de prisión por este descalabro financiero, que resultó siendo una especie de pirámide pues, como las autoridades de EE.UU. descubrieron, los Mahecha y Arcila usaban el dinero de los inversionistas más recientes para cubrir las obligaciones con clientes más antiguos. En audiencia pública por Zoom -por la pandemia del COVID-19-, Arcila pidió perdón a los inversores que se conectaron a la diligencia para pedirle a la jueza del caso, Marcia Cooke, el máximo castigo contra él.

“Este fue el negocio más complicado de toda mi vida. Lo comencé con las mejores intenciones, quería un beneficio financiero para todos, incluido yo mismo. Cometí un error, cometí un delito (...) Estoy muy arrepentido”, dijo Arcila en la audiencia virutal, a la cual se enlazaron más de 125 personas que creyeron en Arcila, en su socio Carlos Mahecha, y perdieron todo su dinero. “Les pido a todos ustedes que me perdonen por todas las molestias que les causé junto a sus familias”, agregó con la voz quebrada. “Juan Arcila no tiene empatía, corazón, ni decencia”; “para él, este es un problema de estatus social. Para nosotros, es un problema de supervivencia”, le respondieron.

Ahora, Mahecha quedó a disposición de la Dirección de Asuntos Internacionales de la Fiscalía en los calabozos de la Sijín, pues esta captura es con fines de extradición. Por eso, su detención se tramitó a través de los canales diplomáticos desde la Embajada de Estados Unidos. Su esposa, Anastasia Casas, y sus hijos, Camilo y Felipe Mahecha Casas también están llamados a juicio civil ante la Corte de Quiebras del Distrito Sur de la Florida, aunque, según fuentes de la Fiscalía, por ahora la circular roja de Interpol estaba emitida solo para él.

Read more!
Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.