7 Feb 2019 - 6:19 p. m.

Exembajador Fernando Marín fue ficha del carrusel de la contratación, dice la Fiscalía

La Fiscalía le imputará al empresario Fernando Marín Valencia el delito de lavado de activos. Su participación en el caso consistía, al parecer, en recibir los dineros ilícitos en Colombia para trasladarlos a través del sistema financiero a Estados Unidos. Además, dos bienes avaluados en $6.000 millones les fueron incautados a los Nule.

Redacción Judicial

El reputado empresario y exembajador de Colombia en Venezuela, Fernando Marín Valencia, será investigado por el llamado carrusel de la contratación, un caso de corrupción en el que participaron políticos, empresarios y congresistas con el fin de saquear los recursos públicos a través de obras de gran importancia para Bogotá. La audiencia contra Marín Valencia, por el delito de lavado de activos, está programada para el próximo 13 de marzo en los Juzgados de Paloquemao.

Según la investigación de la Fiscalía, los dineros apropiados por el exalcalde Samuel Moreno y sus socios fueron direccionados a través de una sofisticada operación de lavado de activos para transportarlos al exterior. Con la ayuda de firmas de abogados en Estados Unidos, presuntamente, crearon seis sociedades –identificadas por la Fiscalía– para adquirir inmuebles en La Florida e invertir en un importante proyecto inmobiliario en Miami. Estas sociedades, sin embargo, fueron disueltas entre 2011 y 2012.

(En contexto: Recuperar lo que los Nule se robaron, una tarea en vano)

De igual manera, las investigaciones permitieron identificar la sociedad y proyecto inmobiliario en el cual habrían invertido recursos provenientes del carrusel de la contratación y cuyo monto comercial, de acuerdo con registros de la Fiscalía, es de US$56 millones de dólares, que a la tasa de cambio vigente ascendería a más de $168 mil millones.

“La investigación identificó al empresario Fernando Marín Valencia como facilitador de esta maniobra financiera y eslabón con las inversiones en el exterior, quien, según las evidencias, habría tenido como papel recibir los dineros ilícitos en Colombia para posteriormente trasladarlos a través del sistema financiero hacía los Estados Unidos”, precisó el fiscal delegado para las finanzas Criminales, Andrés Jiménez. La Fiscalía solicitó asistencia judicial a Estados Unidos para identificar el destino de los dineros después de la disolución de las seis sociedades y perseguir las inversiones en el multimillonario proyecto inmobiliario.

En 2011, hace casi nueve años, la revista Dinero ya advertía que Marín podía estar involucrado con el cartel de la contratación. En ese momento, Marín aseguró que sí había participado en proyectos inmobiliarios en Miami, pero negó que estos tuvieran de algún modo recursos provenientes del carrusel de la contratación. Desde 2012, la Fiscalía empezó a rastrear estos negocios, cobase en las confesiones de otro implicado en el carrusel: Germán Olano. 

(Le sugerimos: La reparación que pide Bogotá por el carrusel de la contratación)

Extinción de bienes a los Nule

Luego de que en julio de 2018 un juez especializado de Bogotá avalara la extinción de dominio a dos bienes del Grupo Nule, que ascenderían a más de $6.000 millones, la Fiscalía pidió asistencia judicial a Estados Unidos para ubicar los bienes. En ese sentido, el Departamento de Justicia de ese país le informó a la Fiscalía que, además de avalar la solicitud, incautó las propiedades.

Por tal razón, el ente investigador adelantará las gestiones para solicitar el retorno de estos dos activos a Colombia, en el marco del acuerdo de compartición de bienes suscrito con el gobierno de los Estados Unidos.

(Lea: Otra condena contra Samuel Moreno por carrusel de la contratación)

Samuel Moreno será condenado por segunda vez

El próximo 15 de febrero un juez de la República revelará el monto de pena contra el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, por su responsabilidad en el esquema de corrupción para saquear a la ciudad a través de irregularidades en los contratos de obras de infraestructura y malla vial. Será condenado por los delitos de cohecho propio, interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación y concusión.

De acuerdo con la investigación, el exmandatario intervino indebidamente en los contratos de cesión de la fase III de Transmilenio, los procesos contractuales de malla vial 071 y 072 de 2008, y en la adjudicación de obras por concepto de valorización en 2009. En este caso, la Fiscalía solicitó una condena de 35 años de prisión. El exalcalde cumple condena de 24 años de prisión por irregularidades en el proceso de adjudicación del servicio de ambulancias para la ciudad.

Comparte: