27 Jul 2021 - 2:15 p. m.

Extinción de dominio a lujos de “Falcón”, supuesto miembro del Clan del Golfo

En mayo pasado capturaron a alias Falcón, un supuesto jefe financiero del Clan del Golfo. Ahora, meses después, la Fiscalía impuso extinción de dominio a sus Ferraris, motos de alto cilindraje y su mansión con propia cancha de fútbol en Rionegro (Antioquia).

Juan José Valencia Zuluaga, señalado como Falcón y supuesto jefe financiero del Clan del Golfo, acaba de perder alrededor de $232.000 millones en propiedades, luego de que la Fiscalía les aplicara extinción de dominio tras considerar que los lujos provienen de rentas ilícitas. Falcón fue capturado el pasado 7 de mayo, día en que quedó claro que no pasaba hambre, pues le fueron incautados 13 vehículos de alta gana, entre ellos dos motocicletas y al menos dos Ferrari. Tenía su propia cancha de fútbol, con un saltarín inflable dentro del área chica.

En contexto: Capturan a “Falcon”, quien aportaría $60 mil millones mensuales al Clan del Golfo

“Un fiscal de la Dirección Especializada de Extinción del Derecho de Dominio impuso medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo y secuestro a 62 bienes, entre muebles, inmuebles y sociedades, que pertenecerían a Juan José Valencia Zuluaga, alias Falcón o Andrea, presunto cabecilla del ala narcotraficante del Clan del Golfo”, agregó la Fiscalía. Los bienes están en Buenavista y Planeta Rica (Córdoba) y Medellín, La Ceja, Rionegro y Caldas (Antioquia).

De acuerdo con el reciente conteo de la Fiscalía, Valencia Zuluaga contaba con una colección de más de una decena de vehículos de alta gama, entre los que se destacan tres automóviles deportivos y varias camionetas con blindaje. Era propietario de dos fincas, cada una con más de 1.100 hectáreas de extensión. La mansión donde fue capturado Falcón queda en Rionegro y cuenta con su propia sala de cine, cancha de bolos, salón de polígono, una capilla, picadero de caballos, casa de huéspedes y un estacionamiento para carros antiguos.

Lea también: Mueren cinco miembros del Clan del Golfo en combates con el Ejército

“De otra parte, una de las sociedades (a las que se les aplicó extinción de dominio) figuraba como dedicada a proyectos urbanísticos y de construcción; sin embargo, en las verificaciones se constató que carecía de sustentos reales que justificaran el objeto social. Los indicios dan cuenta de que todos los bienes habrían sido usados para lavar dinero”, agregó la Fiscalía.

Según informó el ente investigador, varias de las propiedades estaban a nombre de Valencia Zuluaga, familiares suyos y trabajadores de su confianza. Desde el principio se dijo que el capturado producía, a favor del clan del golfo, alrededor de $60.000 millones mensuales, con los cuales habría adquirido sus lujos. La Fiscalía lo acusa por supuestamente mover cocaína del Clan del Golfo. Los bienes quedaron en manos de la Sociedad de Activos Especiales (SAE), entidad encargada de administrar los bienes incautados a las organizaciones criminales y de narcotráfico.

Le puede interesar: Clan del Golfo vs. los Pachenca: la disputa en la Costa Caribe por el vacío que deja “la Silla”

La Dijín de la Policía, en mayo pasado, aseguró que alias Falcón era uno de los principales socios de Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el líder máximo del Clan del Golfo y el hombre más buscado del país. Explicó que Falcón estaría a cargo de las rutas de narcotráfico desde Cartagena hasta Bélgica, Guatemala, Países Bajos y República Dominicana. Desde el principio se reveló que, al parecer, estaba al mando de 225 miembros de la organización criminal.  Sobre él ya pesaba una orden de captura por el delito de concierto para delinquir.

Las autoridades, además, hallaron en su mansión nueve pistolas, tres revólveres, una subametralladora, tres escopetas, dos fusiles, 35 proveedores, tres miras telescópicas, un adaptador para subametralladoras, tres cañones para pistola y un visor nocturno. Entre los elementos informativos había 11 celulares, tres computadores y dos discos duros. Se sabe que vivía con un menor de edad, al parecer su hijo, cuyo guardarropa tenía las proporciones de un local comercial.

Comparte: