25 Mar 2021 - 11:00 a. m.

Herner Carreño, el líder contra el reclutamiento a quien le desmontaron su protección

Herner Evelio Carreño lleva años denunciando el reclutamiento forzado de menores de edad en Caquetá. Su labor le ha traído tantos problemas, que incluso la UNP consideró que se encuentra en un “riesgo extraordinario”. Sin embargo, la misma institución le desmontó su esquema de seguridad y, tras un fallo de tutela, aún no le reconoce sus derechos.

¿Recuerda el bombardeo en Puerto Rico (Caquetá) en el cual murieron ocho menores de edad, escándalo que precipitó la renuncia del exministro de Defensa Guillermo Botero, en 2019? Antes de que el senador Roy Barreras denunciara públicamente a Botero, fue Herner Evelio Carreño, como personero de ese municipio, quien alertó a las autoridades sobre la presencia de niños y jóvenes quienes, estando en contra de su voluntad, podrían ser blanco de ataques con regulares estándares de inteligencia de las autoridades.

En contexto: Yo ya había denunciado que en el bombardeo murieron tres niñas: personero de Puerto Rico.

Ante la Fiscalía, después del bombardeo del 30 agosto de 2019, el entonces personero de Puerto Rico denunció que Diana Medina, de 16 años, Luz Ángela Pérez, de 13 años, y Luz Mar Jaramillo, de 17 años, habían muerto tras una intervención militar que buscó, sin mediar la presencia de menores de edad, la caída de alias Gildardo Cucho. El entonces guerrillero fue el primer jefe de las disidencias de las Farc en morir, sin embargo, el operativo le habría costado el puesto al ministro Botero. Desde ese episodio la vida de Carreño no ha sido igual.

“Después de que yo hice las denuncias públicas y ante la Fiscalía, tuve que salir del municipio. Fue a mediados, comienzos de noviembre. Salí desplazado del municipio y amenazado. Estuve por fuera del departamento del Caquetá. Llegué nuevamente el 29 de febrero a Puerto Rico a entregar el cargo de personero municipal, porque se cumplía el periodo constitucional para el cual había sido elegido. Después se vino el tema de la pandemia y estuve confinado, como todos los colombianos”, explicó Carreño en entrevista con El Espectador.

Lea también: Renunció el ministro de Defensa tras escándalo por muerte de menores en bombardeos.

Tales fueron las amenazas recibidas por Carreño, por parte de los grupos armados que operan en la región, que los mismos pobladores le recomendaron que no visitara las veredas de Puerto Rico. El 16 de noviembre, a petición del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la Unidad Nacional de Protección (UNP) le entregó un esquema de seguridad, sin embargo, durante los últimos meses se lo han suspendido. Carreño dice sentir temor por su vida, pues en cualquier momento podrían matarlo por su labor en Caquetá.

De hecho, el pasado 4 de marzo renunció a su puesto como personero de Puerto Milán (Caquetá), pues ese mismo día la UNP le notificó que, tras interponer un último recurso ante la entidad, podría defenderse con un “chaleco antibalas” y no con el carro blindado y el par de escoltas con los cuales alcanzó a resguardarse en el pasado. La resolución de la UNP obligó a Carreño a interponer una acción de tutela contra la entidad, buscando proteger su derecho a la seguridad, libertad y trabajo, entre otros derechos. El Juzgado 1° de circuito de Florencia le concedió las suplicas, el pasado 23 de marzo, pero la UNP aun no se ha pronunciado.

Antecedentes: En el bombardeo en Caquetá murieron ocho menores, no siete, revela la Fiscalía.

“Encuentra este Juez Constitucional que cambiar el esquema de protección tipo 2 a una medida consistente en un chaleco blindado, pone en peligro la vida y la seguridad personal del señor Carreño Sánchez, pues el estudio de riesgo no tuvo en cuenta la realidad que afecta a los líderes sociales y defensores de derechos humanos, situación que, dio origen a que el accionante tuviese que renunciar al cargo que venía desempeñando actualmente como personero del municipio de Milán (Caquetá)”, explicó el Juzgado 1° de circuito de Florencia.

Otra de las irregularidades que encontró el juez, tras estudiar la acción de tutela, fue la estadística con la que la UNP le sacó el esquema de protección tipo 2 a Carreño, todo para dejarlo en la región con un chaleco antibalas. Cuando le entidad le entregó los recursos en 2019, su matriz de riesgo se ubicó en un 55,55%, lo que corresponde a un “riesgo extraordinario”. Sin embargo, el 21 de octubre de 2020, la UNP ubicó la matriz de Carreño en un 51,11%, siendo esa diferencia de menos de cinco puntos porcentuales suficiente, según la UNP, para quitarle el esquema de seguridad integral.

Lea también: “Gildarlo Cucho”, el primer jefe de las disidencias en morir tras el rearme de Iván Márquez.

¿Cuál fue la razón de la UNP? Un supuesto estudio de nivel de riesgo de mayo de 2020, cuando el líder social Herner Evelio Carreño estaba confinado. “El único riesgo que tenía en mayo, estando en mi casa, era contagiarme de COVID-19”, dijo el expersonero de Puerto Rico y Puerto Milán. Carreño explica que esa notificación le llegó vía correo, ante la cual interpuso un recurso de reposición. Sin embargo, el pasado 16 de febrero, a través de otro correo electrónico, la UNP confirmó que el defensor tenía suficiente con un chaleco antibalas.

“Es necesario indicarle al señor Herner Evelio Carreño, que aun cuando la decisión adoptada por los miembros del Comité Especial de Servidores y Exservidores Públicos no haya sido de su aquiescencia -aprobación-, no puede presumir ni asumir que a futuro podría ser objeto de alguna situación de riesgo y/o vulnerabilidad, máxime, teniendo en cuenta que continúa siendo beneficiario de un esquema de protección que se ajusta a la realidad fáctica que le asiste (el chaleco antibalas) y a la ponderación del riesgo arrojada en la última valoración efectuada”, envió la UNP a Carreño.

En contexto: De Guillermo Botero a Diego Molano: bombardeos a campamentos con menores.

Sin embargo, para el expersonero, resulta inaudito que a pesar de estar confinado, la UNP haya determinado que seguía en riesgo extraordinario, y aun así le haya quitado el esquema de seguridad: “si se hizo un estudio de nivel de riesgo en mayo, cuando yo estaba en mi casa en Florencia, todos confinados y el estudio arrojó que mi riesgo era extraordinario, usted imagínese el resultado que va a arrojar el estudio que se inició en noviembre, cuando yo ya era personero municipal de un municipio (Puerto Milán) que queda en la misma zona donde están estos mismos actores armados irregulares que siguen reclutando niños y que yo denuncié en el pasado”.

Ese estudio que se inició en noviembre, al que se refiere Herner Evelio Carreño, hace parte de una orden de trabajo tras la cual la UNP actualizará el porcentaje de la matriz de riesgo en la que se encuentra el expersonero. Mientras la entidad de Gobierno entrega resultados, el Juzgado 1° de circuito de Florencia ordenó se le reintegre el carro blindado y los dos escoltas. “Si esto ocurre con un representante del Ministerio Público, no quiero pensar cómo serán las dificultades de líderes sociales y defensores de derechos humanos amenazados para que el Estado les garantice su vida y les dé un esquema de protección”, concluyó Carreño.

Alto Turmequé: No hay para nadie: UNP a representantes que quieren carro blindado nuevo.

Comparte: