Publicidad
9 Oct 2020 - 10:14 p. m.

Investigación de la Procuraduría contra el senador Julián Bedoya sigue en pie

En septiembre de 2019, la Procuraduría inició una investigación disciplinaria contra el senador del partido Liberal Julián Bedoya Pulgarín, por presuntas irregularidades en la obtención de su título como abogado de la Universidad de Medellín. Con una tutela, el congresista trató de parar ese proceso.
El senador antioqueño es investigado por posibles irregularidades en su grado. Antes del 2019 Julián Bedoya tenía pendiente 10 materias, los exámenes preparatorios, la prueba Saber Pro, entre otros. Sin embargo, el congresista logró graduarse en tan solo cuatro meses. Por este hecho enfrenta un proceso disciplinario ante la Procuraduría y un proceso en la Corte Suprema.
El senador antioqueño es investigado por posibles irregularidades en su grado. Antes del 2019 Julián Bedoya tenía pendiente 10 materias, los exámenes preparatorios, la prueba Saber Pro, entre otros. Sin embargo, el congresista logró graduarse en tan solo cuatro meses. Por este hecho enfrenta un proceso disciplinario ante la Procuraduría y un proceso en la Corte Suprema.
Foto: Archivo

El senador del Partido Liberal Julián Bedoya Pulgarín sigue en la pelea por demostrar la validez de su título universitario. Según el portal Cuestión Pública, en solo cuatro meses certificó un total de diez materias, exámenes preparativos y el trabajo de grado, para graduarse de derecho en la Universidad de Medellín en 2018. Tras una disputa con la Procuraduría, que lo investiga por presuntas irregularidades, la Corte Suprema falló en contra del político.

“En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, en Sala de Casación Civil, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, confirma el fallo impugnado”, determinó la alta corte. De esa manera se confirmó una decisión previa del Tribunal Superior de Bogotá, que el pasado 2 de septiembre también le cerró el camino a una acción de tutela que el senador Bedoya Pulgarín elevó en contra de la Procuraduría.

El congresista por el Partido Liberal reclamó, mediante aquella acción de tutela, que en la investigación disciplinaria de la Procuraduría se habían afectado sus derechos fundamentales al debido proceso y a la defensa y contradicción. El Ministerio Público, por su parte, le abrió pliego de cargos al encontrar, entre otras presuntas irregularidades, que nadie en la Universidad de Medellín ha validado los requisitos que Bedoya Pulgarín certificó en solo cuatro meses.

Lea también: Consejo de Estado mantiene la investidura del senador Julián Bedoya.

Cuando la Procuraduría le formuló cargos el año pasado, el senador solicitó la nulidad del proceso. Sin embargo, esa petición le fue negada el pasado 13 de febrero y así se confirmó el 16 de junio de este año. La defensa del político aseguró que las investigaciones se desarrollan “con base en una conducta imprecisa, pues brilla por su ausencia la explicación de cómo, cuándo y dónde presuntamente utilizó su investidura como congresista para alcanzar el propósito de obtener, de manera (…) rápida y al parecer irregular, su título de abogado”.

La Procuraduría General de la Nación, con la vocería de su oficina jurídica, se puso a la acción de tutela, explicando que a la fecha el proceso se encuentra en etapa probatoria y por tanto no están dadas las condiciones para que se proceda. Cuando el caso llegó al Tribunal Superior de Bogotá, el organismo judicial adhirió la postura del Ministerio Público, que indicó que el “proceso se encuentra en curso”.

Dentro de las consideraciones de la Corte Suprema de Justicia, con ponencia del magistrado Arnoldo Wilson Quiroz, se decidió fallar a favor de la Procuraduría dada la ausencia del requisito de subsidiariedad, es decir, el senador Julián Bedoya Pulgarín tiene a su disposición otros mecanismos para proteger los derechos presuntamente violentados. “De las averiguaciones reunidas se vislumbra que la causa disciplinaria adelantada contra aquel -Bedoya- se encuentra en curso, en etapa de pliego de cargos”, consignó la alta corte.

“En ese orden de factores y, a voces de lo reglado en el artículo 6, inciso 1° del decreto 2591 de 1991, la protección reiterada en impugnación -acción de tutela- se torna improcedente, por el adelanto de un medio ordinario idóneo de defensa de los derechos del promotor; lo que exige, por ende, revalidar la determinación de primer grado”, citó la Corte Suprema, en relación con casos similares al del senador Julián Bedoya Pulgarín.

En diálogo con El Espectador, del pasado 16 de agosto, el senador protagonista de esta historia aseguró que está siendo investigado injustamente. “Estudié en la Universidad de Medellín hasta quinto año o noveno semestre. Estando allí, tomé la decisión de retirarme para hacer temas personales. No es cierto que a mí de manera relámpago o fotofinish me otorgaran el título, lo que hice fue presentar exámenes especiales para unas materias que me quedaron faltando”, afirmó.

En contexto: La versión de la Universidad de Medellín frente al escándalo de Julián Bedoya.

Por estos hechos, en diciembre de 2019, la Fiscalía citó a audiencia de imputación a altos directivos de la Universidad de Medellín. Unos días después, el rector Néstor Hincapié Vargas renunció tras las acusaciones, luego de 19 años a cargo del establecimiento educativo. “Él no es cualquier estudiante, viene de ser diputado, de participar en la Construcción del Código de Policía y otros temas legislativos. Él tiene un recorrido que ningún estudiante tiene, por eso puede presentar todos estos exámenes con éxito”, respondió la institución en su momento.

Síguenos en Google Noticias