Publicidad
13 Jun 2022 - 10:56 p. m.

JEP investigará si director de Centro de Memoria Histórica desacató orden judicial

Después de que el director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Darío Acevedo, presentara cambios en el guion del Museo Nacional de Memoria, la JEP le abrió un incidente de desacato.
En el guion que presentó Darío Acevedo no se menciona el papel de los paramilitares en el conflicto armado.
En el guion que presentó Darío Acevedo no se menciona el papel de los paramilitares en el conflicto armado.
Foto: El Espectador - Mauricio Alvarado

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le abrió un incidente de desacato al director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Darío Acevedo. Al parecer, a pesar de que tiene medidas cautelares que impiden cualquier modificación, Acevedo habría cambiado el guion del Museo Nacional de Memoria. Como contó este diario, el guion de Acevedo, según expertos, omite el papel de los paramilitares en el conflicto armado, lo que representaría una falta a las víctimas en su búsqueda por la verdad. El guion presentado por Acevedo solo se centra en la historia de las guerrillas y el narcotráfico.

Lea aquí: En el guion del Museo de Memoria de Darío Acevedo no existen los paramilitares

La Sección de Ausencia de Reconocimiento de la JEP le dio cinco días hábiles al CNMH para que le remita a todos los documentos que fueron entregados para la aprobación de la caracterización del plan y guion museológico para el Museo Nacional de Memoria de las Víctimas. Además, en ese mismo plazo Acevedo deberá presentar sus descargos junto con la documentación de las actas en las que se decidió este cambio, acompañado de las hojas de vida de los miembros del Consejo Directivo del CNMH.

El texto que presentó Acevedo contiene un apartado en el que, sin mencionar al paramilitarismo, se define lo sucedido entre los años 90 y 2000 como “una crisis de seguridad ante el auge de poderosas mafias que atacaron al Estado y la presencia de guerrillas que se resistieron a una negociación realista y que, además, se involucraron en el negocio del narcotráfico”. El mismo texto dedica una sección a hablar sobre la seguridad democrática del gobierno de Álvaro Uribe. Allí la define como “una política de fortalecimiento de la autoridad” y señala únicamente las victorias de esta política y no las controversias y los crímenes que se enmarcaron dentro de esta.

Lea también: El Museo de la Memoria está en riesgo, advierten sus funcionarios

Esta investigación se inicia después de que en 2020, la JEP interpusiera medidas cautelares sobre el guion del museo. Esta medida le ordenaba preservar la integridad de la exposición “Voces para transformar Colombia” sin realizarle ningún cambio o modificación. La medida cautelar se ordenó después de que el senador del Pacto Histórico, Iván Cepeda, solicitara su imposición.

Durante los primeros años de la gestión de Darío Acevedo frente al CNMH, las críticas le llegaron después de negar la existencia del conflicto armado en Colombia y su cercanía al uribismo. Ahora los problemas del CNMH no solo son discursivos sino también de carácter administrativo. Acevedo deberá responder a los requerimientos de la justicia para no caer en un desacato judicial.

Esta no es la primera controversia sobre el Museo en la que se encuentran el CNMH y su director. Ya en 2021 varios funcionarios le comunicaron a Acevedo las preocupaciones que tenían sobre este proyecto. En la misiva le señalan que no se han tenido en cuenta los trabajos que realizaron los funcionarios durante la administración anterior y que es alarmante que, hasta el momento, hubieran renunciado más de tres directores del museo en solo tres años.

Lea aquí: El revolcón de Darío Acevedo para su recta final en el Centro Nacional de Memoria

Antes de esto, varias víctimas y académicos habían prendido las alarmas por el futuro de este proyecto central para el CNMH. Después de la renuncia de la directora Laura Montoya, el Consejo Internacional de Museos en Colombia (ICOM) envió una carta a Acevedo comunicándole sus preocupaciones sobre la estabilidad del proyecto, y le hicieron un llamado a acoger los postulados establecidos en el Código de Deontología del ICOM, que plantea los principios básicos de trabajo en este sector. Le advirtieron que “Las faltas al código de deontología ICOM pueden significar la suspensión o pérdida de la membresía del Museo de Memoria Histórica como miembro institucional de ICOM”.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.