Publicidad
16 Dec 2022 - 4:40 p. m.

JEP ratifica que no puede investigar a “Otoniel”, jefe del Clan del Golfo

En segunda instancia le negaron la entrada a la justicia especial por haber pertenecido a grupos paramilitares. Además, la JEP no encontró pruebas de que, como aseguraba “Otoniel”, este hubiera sido un colaborador de la guerrilla.
La cúpula de la justicia de EE. UU. sostuvo una rueda de prensa en mayo de 2022 para explicar la importancia para ellos del caso “Otoniel”.  / AFP
La cúpula de la justicia de EE. UU. sostuvo una rueda de prensa en mayo de 2022 para explicar la importancia para ellos del caso “Otoniel”. / AFP
Foto: AFP - KENA BETANCUR

Es definitivo, Dairo Antonio Úsuga David, conocido como Otoniel, no podrá gozar de los beneficios judiciales que ofrece la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). En segunda instancia, el Tribunal para la Paz ratificó que el temido jefe de la organización narcoparamilitar Clan del Golfo estuvo en diversas organizaciones armadas, pero no quedó probado, como aseguraba Úsuga, que hubiera hecho parte de la guerrilla de las Farc. “Quedó evidenciado que, a lo largo de su trayectoria, este militó en diversos grupos paramilitares respecto de los cuales la JEP, en general, carece abiertamente de competencia”, dice la decisión.

(Le puede interesar: ¿Extradición de “Otoniel” vulneró los derechos de las víctimas?)

La JEP no tiene competencia para juzgar a paramilitares, ya que tras el desarme de las Autodefensas se creó Justicia y Paz para juzgar a los miembros de estos grupos. Otoniel fue expulsado de ese sistema de justicia transicional y, tras ser capturado en octubre de 2021, tocó la puerta de la JEP, creada en el Acuerdo de Paz con las Farc, asegurando que él había tenido vínculos con esa guerrilla. Su única prueba: el documento con el que los expulsaron de Justicia y Paz. En dos instancias ya, esa jurisdicción dijo que no se probó su pertenencia a la guerrilla.

“Es tan pobre la evidencia que apoya esta condición personal (la de que Otoniel habría pertenecido a las Farc), que no se justifica desgastar el aparato transicional en la práctica de una diligencia para descubrir una condición personal carente de todo asidero”, aseguró la Sección de Apelación en la decisión. En contraste, abunda evidencia que vincula a este jefe criminal, que por años fue el hombre más buscado, con grupos sucesores del paramilitarismo, hasta que en 2009 apareció en un video reconociendo que comandaba las autodenominadas Autodefensas Gaitanistas (Agc), que pasaron a ser llamadas Clan del Golfo por las autoridades.

(Lea también: La hermana de “Otoniel” acepta cargos en EE. UU. y entregará su fortuna)

“Después de la desmovilización de las autodenominadas Auc, surgieron nuevos grupos de autodefensas en las zonas en las que actuaban aquellas. El principal grupo sucesor de las Auc fueron las Agc, grupo armado posdesmovilización que surgió para ejercer control territorial sobre zonas y rutas del narcotráfico abandonadas por las desmovilizadas. (Otoniel) tuvo un importante protagonismo en la conformación de las Agc. Para cuando fue expulsado de Justicia y Paz se conocía su vinculación con esta organización criminal. La participación del interesado en la constitución de las Agc fue tan relevante que en el 2009 fue reconocido como su comandante”, reseñó la JEP.

(Lea las declaraciones del jefe del Clan del Golfo en la JEP: Memorias de la guerra de “Otoniel” en la JEP)

Mientras tanto, la única prueba de Otoniel de que había pertenecido a las Farc era un informe de 2014 con el que la Fiscalía había pedido su expulsión de Justicia y Paz. Ese informe reza: “Durante este periodo de reestructuración, los hermanos Úsuga David, establecieron nuevas alianzas estratégicas con la Fuerza Pública, funcionarios públicos regionales, también con bandas delincuenciales locales, otros grupos de crimen organizado, carteles internacionales y hasta con los grupos guerrilleros de las Farc, el Eln y la facción disidente del Epl”. Según su defensa, estas alianzas con grupos guerrilleros demostraban que ya no tenía un corte contrainsurgente.

Antes de ser extraditado a Estados Unidos Otoniel incluso estuvo declarando ante magistrados de la JEP que llevan los casos en los que se investiga la situación del Urabá y los falsos positivos. Pero la Sección de Apelación declaró que no puede entrar a la JEP como compareciente porque el Tribunal, “no puede permitirse invertir sus recursos en elucubraciones caprichosas de quienes, sin sustento probatorio, pretenden acreditar condiciones personales que no tuvieron en el conflicto armado”. Y le recordó que también puede aportar información, por ejemplo, a la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.