29 Mar 2019 - 4:24 p. m.

La confusión por dos procesos de amenazas contra Petro en juzgado de Medellín

El líder de la Colombia Humana aseguró que fue citado a una audiencia tras denunciar amenazas en su contra desde un perfil anónimo en Twitter. Cuando llegó le notificaron que conectarían a "Popeye" por medios virtuales. Esto habría tomado por sorpresa hasta al fiscal delegado, quien pidió que se aplazara la diligencia.

Redacción Judicial

El senador Gustavo Petro estaba en el Juzgado Quinto especializado de Medellín por la denuncia que interpuso en contra de un trino anónimo que lo amenazaba. Al comenzar la audiencia, según contó Petro, conectaron por medios virtuales a Jhon Jairo Velasquez Vásquez, alias Popeye, quien está siendo investigado también por amenazas contra el líder de la Colombia Humana, pero en un proceso totalmente distinto. El fiscal que llevaba el caso alegó que no tenía preparado el material probatorio y la audiencia tuvo que ser aplazada.

(Lea  también: Fiscalía abre investigación por amenazas de "Popeye" contra Gustavo Petro)

En abril del año pasado, durante la campaña presidencial, el usuario de Twitter “El cordobés” invitó a través de esa red social a un partido de fútbol para celebrar la eventual victoria de Iván Duque en el que “como no va a haber balón, utilizaremos la cabeza de Petro”. Según anunció el senador, la persona detrás de esta cuenta fue identificada y el día de hoy pensó que la audiencia a la que estaba siendo citado en un juzgado de la capital antioqueña era por ese proceso.

 

— Gustavo Petro (@petrogustavo) 29 de marzo de 2019 Minutos después del anuncio inicial, Petro trinó que John Jairo Velásquez, alias Popeye, hizo presencia en la audiencia a través de una videollamada. El jefe de sicarios del cartel de Medellín está siendo investigado por la Fiscalía, luego de que el también senador Iván Cepeda lo denunciara por un trino amenazante en contra de la Colombia Humana en mayo del año pasado.

"Al combate podemos ir 100.000 y el resto de la familia del No. Apoyarán con dinero, guardando en sus casas los combatientes, ayudando con armas, medicinas… los colectivos petristas los combatiremos con Todo. Con todo es con todo. Malditos”, escribió Popeye. Cepeda, entonces, pidió que se le procesara por apología del genocidio, hostigamiento por motivos de raza, religión, ideología política, u origen nacional, étnico o cultural, injuria, calumnia, amenazas e instigación a delinquir.

Los procesos estaban siendo llevados por separado, por tratarse de denuncias que, aunque involucran el mismo delito, fueron interpuestas en contra de personas diferentes. De hecho, ese proceso estaba en el despacho del Juzgado Tercero de Medellín. Sin embargo, según explicaron desde la oficina del senador a este diario, al llegar a la audiencia le notificaron a Petro que la diligencia era por el proceso en contra de Popeye.

(En contexto: “Mi fusil hablará por mí”: Popeye a los petristas)

Al parecer, el Fiscal que llevaba el caso tampoco estaba notificado de este cambio. Por esto, según trinó el senador, alegando que el ente acusador no contaba con todo el material probatorio para continuar con la acusación en contra de Velásquez Vásquez, la audiencia fue aplazada.

 

— Gustavo Petro (@petrogustavo) 29 de marzo de 2019  

Comparte: