17 Mar 2020 - 10:10 p. m.

La historia de "Pedro Orejas", el esmeraldero que acaba de ser condenado en EE.UU.

Una corte estadounidense determinó este lunes que el esmeraldero Pedro Nel Rincón Castillo, más conocido como “Pedro Orejas”, pagará una condena de 19 años y medio por narcotráfico. No es el único delito por el que lo halló culpable la justicia.

Jenny Castellanos / @jenncastellS24

19 años y medio deberá pagar "Pedro Orejas" en la cárcel del condado Broward, en Fort Lauderdale. El traslado de "Orejas" a su sitio de reclusión final no será efectuado inmediatamente frente a la emergencia por el Coronavirus.  / El Espectador
19 años y medio deberá pagar "Pedro Orejas" en la cárcel del condado Broward, en Fort Lauderdale. El traslado de "Orejas" a su sitio de reclusión final no será efectuado inmediatamente frente a la emergencia por el Coronavirus.  / El Espectador

Horacio de Jesús Triana, quien tomó el negocio y se dio a conocer como el nuevo Zar de las Esmeraldas tras la muerte de Víctor Carranza en abril de 2013, fue quien dio detalles a las autoridades sobre una red criminal que este lideraba junto con Pedro Nel Rincón Castillo, alias Pedro Orejas. Se trataba, ni más ni menos, de un importante esmeraldero del occidente de Boyacá, protagonista de la denominada “guerra verde” en esta región del país durante los años ochenta.

(Lea también: Esmeraldero Horacio Triana aceptó que envió cocaína a Estados Unidos y mató a testigos)

Pero Pedro Orejas cayó también en el radar de Estados Unidos. Según su justicia, Orejas hizo parte de una red que envió cocaína a ese país entre los años 2002 y 2015, utilizando como fachada las rutas y la industria esmeraldera. Fue por este hecho que la Corte Federal de Fort Lauderdale, en Florida, impuso este 16 de marzo una condena de 19 años y medio que deberá pagar Pedro Orejas en la cárcel del condado Broward, en Fort Lauderdale. Su traslado a su sitio de reclusión final no será efectuado inmediatamente: la emergencia por el Coronavirus lo tiene frenado. 

Pedro Orejas nació sobre un suelo que escondía gemas verdes, llenas con una sola promesa: riqueza y poder. En una entrevista que le dio Pedro Orejas a este diario en mayo del 2019, él mismo cuanta que llegó al negocio de las esmeraldas cuando tenía 14 años, motivado por los rumores que rondaban en la región de hacerse rico de la noche a la mañana. Sus hermanos mayores, Ómar y Gilberto (extraditados a Estados Unidos por el mismo delito), también habían decidido probar suerte como guaqueros en Coscuez, municipio que alberga la mina de esmeraldas más grande de Boyacá, la cual ha sido explotada durante más de 400 años. De ella salió la Guinness Emerald Crystal, de 1.759 quilates.

Según una investigación de la Fiscalía colombiana, el clan Rincón estuvo integrado por Pedro Nel Rincón Castillo, Horacio de Jesús Triana Romero, Ómar Josué Rincón Castillo, Gilberto Rincón Castillo y José Rogelio Nieto Molina, quienes se encuentran detenidos. Durante el reinado de Víctor Carranza, considerado el primer Zar de las Esmeraldas, el clan Rincón se convirtió en su principal contradictor y socio. Para los años noventa, el clan Rincón tenía una estructura que se disputaba con Carranza el poder del negocio esmeraldero. El motivo del fallo que condenó a Orejas en Estados Unidos, el tráfico de drogas, apenas se empezaba a gestar en los años noventa y principios de 2000, cuando se presume que el clan empezó a utilizar las rutas mineras para el tráfico de cocaína hacia el país norteamericano, según el ente investigador.

(En contexto: “Vieron en el narcotráfico la excusa perfecta para extraditarnos”: “Pedro Orejas”)

Los vínculos entre Horacio Triana y Orejas datan de la conformación del clan, cuando Triana era hombre de confianza de los Rincón y, además, contrajo matrimonio con una de las hermanas de los Rincón. Según los expedientes de la justicia norteamericana, Triana también fue una pieza clave para la entrada de grupos paramilitares al departamento de Boyacá.

De acuerdo con las investigaciones sobre Triana en Estados Unidos, los hermanos Rincón habrían vendido parte de sus minas a paramilitares a cambio de protección ante las constantes amenazas y extorsiones por parte de las Farc a los esmeralderos. Freddy Rendón Herrera, alias “El Alemán”, jefe paramilitar y hombre de confianza de Carlos Castaño, fue quien combatió y expulsó a las Farc de Boyacá desencadenando un infierno de sangre y terror en la región.

En el trasfondo de aquel periodo violento propiciado por Orejas, una guerra entre Víctor Carranza y Horacio Triana empezaba a gestarse por el control del negocio de las esmeraldas. Motivo por el cual El Alemán confesó haber dejado la región tan solo un año después de haberse instalado.

(Lea también: “Pedro Orejas” acepta cargos en Estados Unidos por narcotráfico)

Tras el atentado en contra de Pedro Nel Rincón en 2013, en el cual  murió su hijo Pedro Simón Rincón y el bebé de una sobrina de su exesposa, el fantasma de una nueva “guerra verde” volvía a recorrer todo el occidente de Boyacá. El ataque sucedió cuando dos hombres arrojaron una granada mientras se encontraba en unas fiestas en Pauna, Boyacá. Sin embargo, la gerrra por el control de las gemas parecía descartar a Pedro Orejas. El zar esmeraldero fue requerido por la justicia estadounidense el 1° de agosto de 2018, tras aceptar cargos por narcotráfico. Orejas fue acusado de ingresar cocaína a los Estados Unidos, en una operación que contó con la participación del cartel mexicano de Sinaloa y grupos armados colombianos como el Clan del Golfo.

Para cuando llegó este requerimiento de extradición, Orejas, considerado uno de los más violentos patrones del negocio de las esmeraldas, ya estaba en prisión por el delito de concierto para delinquir y cumplía, desde 2014, una pena de 20 años por el asesinato de Miguel Pinilla, hombre a quien, según el Tribunal Superior de Bogotá, el mismo Rincón le disparó en 12 ocasiones el 1° de mayo de 2008, cuando Orejas llegó a Pauna buscando a su excuñado, Maximiliano Cañón, con quien tenía fuertes fricciones.

Según le contaron los testimonios del hecho a la justicia,Orejas sólo encontró a su escolta, Miguel Antonio Pinilla, quien, tras un corto diálogo, le comunicó a Cañón al celular. Pedro Orejas colgó, caminó hacia Pinilla y le entregó el teléfono. Después sacó su pistola y le disparó dos veces en la cara para posteriormente descargarle 10 disparos más.

Read more!

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.