28 Feb 2018 - 10:29 p. m.

La historia del capo colombiano extraditado dos veces a Estados Unidos

José Orlando Sánchez Cristancho, conocido en el mundo de la mafia como el hombre del overol, fue capturado el año pasado en Colombia y ahora enfrentará un proceso por los delitos de fraude bancario y lavado de activos. Ya había cumplido una condena de seis años en territorio norteamericano.

Redacción Judicial

En 2001, Sánchez Cristancho fue condenado en Estados Unidos a una pena de 63 meses de prisión.
 / Policía
En 2001, Sánchez Cristancho fue condenado en Estados Unidos a una pena de 63 meses de prisión. / Policía

No fue suficiente la codena que José Orlando Sánchez Cristancho pagó en una cárcel de máxima seguridad en Estados Unidos durante más de cuatro años para que el capo colombiano dejara de delinquir. Ahora, las autoridades estadounidenses lo volvieron a pedir en extradición pues, asegura la investigación, el hombre de confianza de los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela siguió manejando negocios ilícitos y relaciones turbias con varios capos del narcotráfico.

El presidente Juan Manuel Santos avaló la extradición de Sánchez el 17 de octubre del año pasado pues no tenía ningún proceso abierto en Colombia. Eso mismo les trato de explicar a las autoridades el día de su captura en marzo de 2017: “Ustedes están confundidos. A mí hace muchos años me siguieron un proceso, hoy día estoy limpio”. El capo no tenía ni idea de que la DEA le había seguido la pista desde que salió de la cárcel y que, desde ese momento, habían empezado a recopilar nuevas pruebas en su contra. Esta mañana, miembros de la Policía de Estados Unidos se lo llevaron.

(En contexto: Gobierno autorizó extradición a reconocido narco del norte del Valle)

La información que la Corte del Sur de la Florida le entregó a la Policía colombiana es que Sánchez Cristancho, al pagar su libertad bajo fianza en Estados Unidos, participó en varios desfalcos bancarios comprando propiedad que tenían hipotecas. Las autoridades estadounidenses calculan que las estafas habrían sido de por lo menos US $1 millón y por eso, le solicitó a Colombia su extradición para que responda por los delitos de fraude bancario y lavado de activos.

El nombre de José Orlando Sánchez Cristancho ya es bien conocido en los expedientes de la mafia. Su identidad se conoció en 1996 cuando la revista Semana reveló que era él el jefe del Cartel del Valle y el hombre de confianza de los hermanos narcotraficantes Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela. Una fuente que investigó en los años 90 al capo le contó a Semana que Sánchez había servido durante muchos años de “puente permanente para negocios de los carteles colombianos con la mafia mexicana".

Su nombre, además, también está relacionado con el asesinato de Elizabeth Montoya, o la Monita Retrechera. Aunque en un comienzo, la Policía manejó la hipótesis de que su muerte fue ordenada por miembros del Cartel de Cali y algunos políticos, pues temían lo que podía contar sobre el expresidente Ernesto Samper, tiempo después las autoridades aclararon que el principal motivo de su asesinato fue una deuda de US $11 millones que tenía la mujer con Sánchez Cristancho.

Otra de las historias de este hombre, que hoy se le conoce bajo el alias de El hombre del overol, es precisamente la que tiene que ver con su apodo en el mundo criminal. Hacia finales de los años 90, la Policía tenía ya claro quién era la mano derecha de los hermanos Rodríguez Orejuela. En las miles de interceptaciones que se ordenaron en el momento, las autoridades escucharon a más de un capo referirse al poder que tenía un hombre conocido como el del "overol".

(Lea también: El fin del imperio Henao)

Los agentes de inteligencia tenían claro quién era. Se trataba de Orlando Henao Montoya, el capo de capos del norte del Valle quien, en compañía de sus hermanos, Lorena, Arcángel y Fernando, montaron una organización criminal en Antioquia similar a la que logró montar Pablo Escobar Gaviria. Pero cuando el apodo también lo empezaron a utilizar para referirse a Sánchez Cristancho, uno más de un Policía que cayó en la trampa.

Organismos de seguridad se dieron a la tarea de aclarar quién era realmente el hombre del overol. Varias fuentes cercanas al Cartel del Valle solucionaron las dudas. Sin dudarlo, señalaron que el verdadero señor del overol era el poderoso Orlando Henao y que a Sánchez Cristancho le prestaron el apodo solamente como señuelo para desviar la atención de las autoridades. La estrategia funcionó a la perfección pues hasta hoy, a Sánchez Cristancho todavía se le conoce con ese apodo.

 

 

Recibe alertas desde Google News