26 Apr 2021 - 4:30 p. m.

Más de 27.000 personas han sido víctimas de desplazamiento en 2021: Defensoría

La Defensoría del Pueblo comparó la estadística con 2020 y encontró que hay un aumento del 96 % en víctimas de desplazamiento forzado. Las cuentan hablan de 27.435 personas que han abandonado sus hogares a la fuerza en lo que va del año.

Uno de los flagelos del conflicto armado colombiano que durante 2021 ha crecido a niveles alarmantes es el desplazamiento forzado. De acuerdo con el último boletín de la Defensoría del Pueblo, entre el 1° de enero y el 31 de marzo de este año, alrededor de 27.435 personas han sido obligadas a movilizarse contra su voluntad. La estadística representa un crecimiento del 96 % en relación con el mismo periodo en 2020.

En contexto: El reto de atender a los más de 2.000 desplazados que deja la ola de violencia en el Cauca.

Según la entidad, en lo que va corrido del año se han registrado 65 eventos masivos de desplazamiento forzado en Colombia. En total 8.982 familias han salido de sus casas, todo para evitar quedar en medio de enfrentamientos entre las autoridades y los grupos armados ilegales, o entre las mimas organizaciones terroristas.

“En el 2020 entre enero y marzo se presentaron 33 eventos de desplazamiento masivo, lo que significa que en el 2021 hay un aumento del 96% ya que en el mismo periodo se vienen presentado 65 hechos de desplazamiento masivos, afectando a 8.982 familias / 27.435 personas, de los cuales el 53.2% son población étnica”, agregó la Defensoría.

De acuerdo con el último informe, los departamentos más afectados son, por orden de eventos, Valle del Cauca, Chocó, Antioquia, Cauca y Nariño. Además, el departamento de Chocó ha presentado los índices más altos de confinamiento, pues 11 comunidades tuvieron que cerrar sus puertas ante el gobierno de facto que se presenta allí, por el Clan del Golfo, en una de las regiones más olvidadas por el Estado.

Lea también: En El Charco, Nariño, hay 4.000 personas desplazadas por enfrentamientos armados.

De la misma manera el confinamiento forzado creció de manera exponencial. Mientras entre enero y marzo de 2020 se presentaron 15 eventos, en el mismo periodo en este año las estadísticas crecieron a 53. Se trata de un aumento del 253 %, cuyas víctimas han sido 111 comunidades étnicas y campesinas a lo largo del territorio nacional.

“Las causas de la movilidad forzada son amenazas, homicidios, reclutamiento forzado, presencia de artefactos explosivos, restricciones a la movilidad impuestas por los grupos armados ilegales (que buscan el control territorial y social, y persiguen su interés estratégico sobre las riquezas naturales, los cultivos para uso ilícito (coca) y la disputa por el control del narcotráfico y de las rutas de contrabando) y los enfrentamientos entre grupos armados ilegales organizados”, agregó la entidad.

El último desplazamiento masivo se está viviendo desde el corregimiento El Plateado, en Argelia (Cauca). El pasado 26 de marzo, 2.185 personas fueron obligadas a trasladarse por enfrentamientos entre el Eln, el Ejército y la disidencia de las Farc Carlos Patiño. Durante tres días, alrededor de 950 familias llegaron a ocho sectores de Argelia, entre la cabecera municipal y las veredas.

Lea también: Terror en el Cauca: carro-bomba, combates armados y crimen de investigador del CTI.

Por otro lado, la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios alertó, el pasado 23 de marzo, que más de 4.000 personas han tenido que salir desplazadas del municipio El Charco (Nariño). De acuerdo con las autoridades, allí operan grupos armados organizados que buscan hacerse con las rutas de narcotráfico de la zona, pues El Charco tiene salida al océano Pacífico.

Mientras tanto el Clan del Golfo, el grupo armado organizado con mayor presencia en el país, representó toda una pesadilla para 46 personas del casco urbano del municipio de Ituango (Antioquia), en febrero pasado. Las 20 familias, que durante días estuvieron confinadas por otra de las agrupaciones delincuenciales, fueron obligadas a desplazarse por esa organización ilegal, la cual tomó el control de la zona y, entre otras armas, está recurriendo a la instalación de minas antipersonales.

Comparte: