Publicidad
22 Oct 2021 - 10:11 p. m.

Ministerio de Defensa firmó el decreto de armas traumáticas en el país

Según la cartera de Defensa, esto regularía los permisos para poder portar este tipo de artefactos. Las personas que no cumplan con los requisitos deberán entregar sus armas a la industria militar.
El Ministerio de Defensa firmó el decreto que regula su uso en el país
El Ministerio de Defensa firmó el decreto que regula su uso en el país
Foto: Pixabay

El Ministro de Defensa, Diego Molano, firmó el decreto con el cual buscan controlar y regular la utilización, tenencia y porte de armas traumáticas en el país. El mencionado mandato cobrará vigencia una vez sea firmado por el Presidente de la República, Iván Duque. El decreto se dio, según el Ministerio, por el aumento de este tipo de armas en Colombia y su uso en delitos.

Lea también: ¿Qué son las armas traumáticas y por qué va a limitarse su porte en Colombia?

Estos artefactos, también llamados armas de letalidad reducida, de fogueo o “menos letales”, son muy similares a las armas de fuego que porta la Fuerza Pública, con la diferencias que disparan proyectiles de goma y otros compuestos. La Fundación Ideas para la Paz (FIP) alertó desde el año pasado que hay un “brutal incremento” en su comercialización en el país. Según las cifras de la ONG, de 8.500 unidades importadas en 2009, pasaron a 190.000 unidades en 2020.

Según el decreto, todo ciudadano que use o porte un arma traumática deberá contar con un permiso y también presentarla ante las autoridades militares correspondientes para que sea marcada, se tramite el registro y el permiso de tenencia. Asimismo, cuando se publique el decreto, personas naturales o jurídicas que tengan algún arma traumática “que cumplan con las características de armas de guerra o uso privativo y de uso restringido, contarán con seis meses para entregárselas al Estado”.

En cuanto a esto, el Gobierno determinó que el plazo máximo para realizar la marcación de las armas será de ocho meses ante la industria militar (Indumil). Por otra parte, quienes tengan armas que cumplan con características de arma de guerra, o de uso privativo o de uso restringido, tendrán hasta seis meses para entregarlas al Estado. En caso de no hacer esta entrega, quien sea encontrado con una se expondría a la incautación y judicialización por su porte. Así mismo, se determinó que la entrega se haría por medio del Departamento Control Comercio de Armas, municiones y explosivos del comando general de las Fuerzas Militares.

Podría interesarle: Gobierno propone equiparar armas traumáticas con las de fuego

Según el ministro Molano, el decreto servirá para combatir la delincuencia en las calles, “dado que cada año ha aumentado el uso de este tipo de armas en el delito de hurto”. De igual manera, manifestó que el aumento de este tipo armas traumáticas llegó con las protestas del paro nacional. Según Molano, en las manifestaciones “las armas de fuego normales que comenzaron a ser modificadas y utilizadas para cometer crímenes, robos, y sobre todo para atentar contra la integridad de nuestra fuerza pública”.

Asimismo, la cartera de Defensa señaló que en 2018 fueron incautadas 3.201 armas traumáticas, cifra que aumentó un año después, pues en 2019 llegaron hasta 3.804. Según dijo el Ministerio, en 2020 se incautaron 5.478 de estas armas y “en lo corrido del año 2021 se han incautado 6.569 armas de este tipo, lo que representa un aumento de más del 100%, en los primeros siete meses del presente año comparado con todo el año 2018″, aseguraron.

Lea aquí: Este año se han incautado tres toneladas de armas en Bogotá

A su vez, el Ministerio manifestó que según sus estadísticas “de las 6.569 armas traumáticas incautadas en 2021, 125 estuvieron relacionadas con el delito de hurto, 42 al delito de porte de estupefacientes, 42 armas a lesiones personales, 8 armas a homicidios”. En cuanto al comercio de este tipo de armas, el decreto contempla que los comerciantes que las tengan a la venta, “tendrán un plazo de un año y cuatro meses para comercializarlas, no obstante, deberán llevar un registro detallado de la persona que las adquiere”.

En Colombia, según alertó la Fundación Ideas para la Paz (FIP), no solo ha aumentado la comercialización de las armas “menos letales”, sino que también aumentó su uso para cometer crímenes que afectan la seguridad. La ONG calcula que alrededor de un millón y medio de estas armas circulan hace 12 años en el país. En esta categoría, sin embargo, también entran armas como los gases de electrochoque, los gases pimienta y hasta los proyectiles usados para jugar paintball.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar