9 Mar 2020 - 1:23 p. m.

Murió el hacker ecuatoriano Daniel Bajaña, condenado por "chuzadas" a Francisco Santos

El "hacker" contaba con el beneficio de libertad condicional y estaba viviendo en Cali. Allí falleció esta mañana por una grave enfermedad pulmonar.

Redacción Judicial

En la ciudad de Cali (Valle del Cauca) murió en la mañana de este lunes el hacker ecuatoriano DanielAgustín Bajaña Barragán. Se trata de uno de los hombres de Andrés Sepúlveda que chuzó correos electrónicos de líderes políticos para obtener información privilegiada y reservada de los negociadores de las Farc en La Habana y así crear una campaña de desprestigio contra el proceso de paz. Bajaña Barragán se encontraba pagando una condena por su responsabilidad en este caso, pero desde el 2015 tenía el beneficio de libertad condicional.

(En contexto: Los misterios del 'hacker' ecuatoriano)

Según supo este diario, desde hace varios años Bajaña venía sufriendo de una condición pulmonar grave por la que estuvo hospitalizado en varias ocasiones en su paso por Bogotá. Por su situación jurídica, sin embargo, debía permanecer en Colombia hasta tanto no cumpliera un tiempo estipulado por el juez que vigilaba su pena. Luego de esto, como fue ordenado en la sentencia que lo condenó en 2015, Bajaña Barragán sería expulsado de nuestro país y obligado a regresar a Ecuador.

Su defensa le contó a El Espectador que ese periodo de prueba estaba próximo a vencer en los próximos meses, con lo cual el hacker se había mudado a la capital del Valle para acercarse poco a poco a su país natal. Allí vivió un tiempo en compañía de su madre, a la que siempre se refirió como su única familia y, al parecer, pasaron por una complicada situación económica. Aunque estuvo hospitalizado en Cali varias semanas, su enfermedad solo agravó y finalmente murió este 9 de marzo.

(Lea también: Juez archivó proceso a 'hacker' ecuatoriano por interceptaciones)

El hacker, que es uno de los pocos condenados por este escándalo de interceptaciones, fue condenado en 2015 a tres años y cuatro meses de prisión por los delitos de acceso abusivo a sistema informático y uso de software malicioso, los cuales aceptó tras firmar un preacuerdo con la Fiscalía colombiana. Asimismo, en 2016, un juez de Bogotá archivó la investigación en su contra por los delitos de espionaje y concierto para delinquir, que le habrían dado más tiempo en prisión.

Bajaña trabajó tres meses con el hacker Sepúlveda Ardila y señaló en sus versiones que su trabajo consistía expresamente en entrar subrepticiamente a correos electrónicos de personalidades políticas e infiltrar sistemas informáticos. Sin embargo, sostuvo siempre que se rehusó a “chuzar” el proceso de paz. En sus declaraciones ante la Fiscalía, el condenado hacker aseguró que se negó a participar en esas interceptaciones ilegales, aduciendo incluso que renunció al trabajo cuando se le hizo la propuesta.

Sí reconoció, por otro lado, que interceptó los correos electrónicos del exvicepresidente y entonces precandidato presidencial por el Centro Democrático, Francisco Santos, y los de su secretaría privada. De hecho, en todo el esquema de hackers de Sepúlveda se le reconocía como uno de los más experimentados, como le detalló el español Ricardo Revert al ente investigador. Otras fuentes le contaron a este diario que el propio Sepúlveda se refería a Bajaña como “el mejor hacker que he conocido”.  

Comparte: