Publicidad
24 Jun 2021 - 12:34 p. m.

“No solo es problema de Colombia, hay oferta porque hay demanda”: UNODC

El Espectador tuvo acceso al Informe Mundial de Drogas de la UNODC. Colombia sigue siendo la principal fuente de cocaína del planeta, alrededor de 275 millones de personas consumieron drogas en el último año y está de moda un peligroso opioide 100 veces más potente que la morfina.

Jhoan Sebastian Cote Lozano / jcote@elespectador.com / @SebasCote95

En los países donde la problemática es la economía criminal alrededor de las drogas, la despenalización no es suficiente.
En los países donde la problemática es la economía criminal alrededor de las drogas, la despenalización no es suficiente.
Foto: GettyImages

El último Informe Mundial de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y Delito (UNODC), en poder de El Espectador, sigue situando a Colombia como la principal fuente de cocaína del mundo. De acuerdo con el representante de la oficina en el país, Pierre Lapaque, en tierras nacionales se cultiva y se importa el 70% de la droga, la cual tiene un amplio mercado en Europa y Estados Unidos. Además, el opioide fentanilo, con una potencia 100 veces más grande que la morfina, estaría a pocos años de entrar al país.

Lea también: La UNODC reportó reducción de siembra de coca en el país en un 7% teniendo 143 mil hectáreas activas

A principio de junio, la UNODC reportó que el área sembrada de coca en Colombia se redujo en un 7%, pasando de 154.000 hectáreas en 2019 a 143.000 en 2020. No obstante, eso no quiere decir que se esté exportando menos droga, dado que la producción creció en un 8%. De hecho, a nivel mundial, la producción mundial se duplicó entre 2014 y 2019, para alcanzar un máximo de 1.784 toneladas en la última medición. El área cultivada se mantuvo estable en Perú y aumentó en Bolivia, zonas de alta importación.

“Lastimosamente Colombia está produciendo 70% de la hoja de coca y básicamente 70% de la cocaína que se va a exportar a nivel mundial. Es un negocio de cientos de billones de dólares. Es un mercado global y no se puede tratar solo de la parte oferta. No se puede solo decir que es el problema de Colombia, de su fuerza y cualquier gobierno, porque es un flagelo de 60 años. Es un problema de negocio. Aquí está la oferta, pero la hay porque existe la demanda. No solo es problema de Colombia. Hay oferta porque hay demanda y por eso se debe hacer un trabajo muy importante en los países consumidores”, explicó el representante Lapaque a este diario.

La UNODC encontró que organizaciones criminales de los Balcanes, donde se ubican repúblicas como Serbia, Croacia y Montenegro, están cada vez más involucradas en el negocio, creando alianzas directas con productores andinos. Se trata de un nuevo canal de oferta, sumado a las organizaciones italianas y españolas. De acuerdo con la oficina, el aumento de competencia logró que la pureza de la cocaína se incrementara en un 40% en la última década. Una mejor calidad implicaría un incentivo para su consumo y, por tanto, los daños a la salud de los consumidores.

Le puede interesar: La aspersión con glifosato es solo una posibilidad y no es la mejor ahora: UNODC

La oficina, además, mantiene firme su posición en ofrecer una “opción de vida mejor” a los agricultores cocaleros y excocaleros de Colombia. La UNODC recomienda a los estados, a nivel mundial, ofrecer proyectos productivos a quienes hacen de la siembra de coca su sustento de vida, todo para evitar la erradicación forzada. Se trata de un cambio de panorama en la denominada lucha antidrogas, en un país cuyo gobierno ha sido persistente en el retorno de la aspersión aérea con el herbicida glifosato.

La “moda de la muerte”

En el Informe Mundial de Drogas de la ONUDC, la oficina hace énfasis en el crecimiento del consumo de los opioides, los cuales son analgésicos y drogas naturales y sintéticas que disminuyen la sensación de dolor y aumentan la sensación de placer en el consumidor. Entre los opioides más conocidos está la heroína, cuyo boom quedó registrado hace más de 30 años en los principales mercados de droga del mundo.

De acuerdo con el informe, en 2019 se “perdieron 18 millones de años de vida sana” por consumo de drogas, cuyo 70% se desprende del consumo de opioides. Uno de los mayores daños ocurre cuando los usuarios adquieren VIH o hepatitis C luego de las inyecciones. Según datos recolectados, más de 11 millones se ciudadanos se inyectaron drogas durante 2019, de los cuales 1,4 millones viven con VIH y 5,6 millones con hepatitis C. En el mundo hay 1,2 millones de personas que tienen ambas enfermedades.

Video: Pese a haber reducido los cultivos ilícitos, Colombia produce más cocaína, ¿por qué?

“Aproximadamente 275 millones de personas en todo el mundo han consumido drogas en el último año. Más de la mitad de las muertes (por consumo de drogas) se debieron a problemas en el hígado, cáncer, cirrosis y otras enfermedades hepáticas crónicas resultantes de la hepatitis C. El aumento refleja, en parte, sobredosis atribuidas a uso de opioides como fentanilos”, explicó la UNODC.

Fentanilos. Esa es la droga que, por ahora no ha llegado a Colombia, pero que representa una gran amenaza por la potencia que representa en el cuerpo y porque la medición de sus miligramos puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. De acuerdo con el informe, los fentanilos son opioides 100 veces más fuerte que la morfina, que está de moda en Norteamérica y está llegando a Europa. “Es una moda de la muerte. Yo creo, no puedo decirlo con certeza, que están buscando un producto más agresivo. Es como jugar con la muerte”, agregó el representante Lapaque.

“Ahora la tendencia es que una persona usa fentanilo y otra persona está pendiente, por si el primer consumidor se duerme, de usar otra droga de fácil acceso que contrarresta el efecto de los opioides. Uno cuida del otro. Quieren ir hasta esa frontera. Es el problema de buscar el efecto máximo. Aquí no ha llegado. Espero que me equivoque, pero en 10 años el problema del fentanilo va a estar en Colombia”, agregó el representante de la oficina en Colombia.

Marihuana: más potente, menos temida.

El Informe Mundial de la UNODC dejó claro que los productos a base de cannabis han cuadriplicado su fuerza en Europa y Estados Unidos en las últimas dos décadas. Además, que el porcentaje de THC, que es el principal constituyente psicoactivo de la droga, pasó de aproximadamente 4% a 16% en el país norteamericano en la última medición. Ese porcentaje está relacionado con los trastornos de salud mental comprobados para los consumidores: intoxicación, trastornos de conciencia, trastornos de percepción, ataques de pánico y reducción de habilidades de movilidad, de acuerdo con la ONU.

Lea también: Duque llama a países consumidores de cocaína a que “también hagan su labor”

Sin embargo, a pesar de que la marihuana tiene componentes más potentes, el porcentaje de los adolescentes que perciben la droga como dañina ha disminuido en un 40% entre 2002 y 2019. “Comercialización agresiva de productos de cannabis con un alto contenido de THC por parte de empresas y la promoción a través de los canales de las redes sociales, pueden hacer que el problema peor. Los productos ahora a la venta incluyen flor de cannabis, porros preenrollados, vaporizadores, concentrados y comestibles”, agregó la UNODC.

Por otro lado, la oficina explicó que se prevé que el número de consumidores de droga en África aumente en la próxima década en un 40%, dado que la población es más joven y las altas tasas de reproducción. El problema de las drogas sintéticas se ha extendido a las regiones más pobres del continente, tanto que en solo cuatro años la cantidad de incautaciones aumentaron en un 800%. La pandemia por COVID-19 frenó la producción y distribución mundial, sin embargo, las organizaciones criminales prefirieron comercializar envíos más grandes y mayor uso de rutas terrestres y fluviales.

Recibe alertas desde Google News