Publicidad
26 Feb 2021 - 9:54 p. m.

Ñoño Elías: “Soy un ser humano, quiero buscar beneficios y que se sepa la verdad”

El abogado Jesús Albeiro Yepes, defensor del expresidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, terminó su contrainterrogatorio a Bernardo el Ñoño Elías, quien es uno de los testigos clave de la Fiscalía en el esclarecimiento del escándalo de Odebrecht. El ente investigador, por su parte, escarbó en los últimos detalles de su testimonio.
Bernardo "Ñoño" Elías, exsenador por el partido de la U, condenado el 28 de febrero de 2018 como uno de los principales colaboradores y beneficiarios de la maquinaria corrupta de Odebrecht en Colombia.
Bernardo "Ñoño" Elías, exsenador por el partido de la U, condenado el 28 de febrero de 2018 como uno de los principales colaboradores y beneficiarios de la maquinaria corrupta de Odebrecht en Colombia.
Foto: EFE - Cesar Leonardo Vargas

Bernardo Ñoño Elías, exsenador del Partido de la U, terminó de responder la oleada de preguntas del abogado Jesús Albeiro Yepes en medio de la estrategia de defensa de Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), quien para la fiscalía es culpable por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y falso testimonio en favor de la multinacional brasilera Odebrecht. Según el ente investigador, Andrade sería una de las fichas del escándalo de corrupción, pues habría permitido que en su oficina se adicionara ilegalmente, a través de sobornos y presiones, el tramo Ocaña-Gamarra a la Ruta del Sol II.

En contexto: Odebrecht: “Ñoño” Elías sigue declarando en el juicio de Luis Fernando Andrade.

Actualmente Andrade está en juicio por presuntos hechos que la Fiscalía ha descrito desde la imputación, en agosto de 2018: “Entre los años 2009 y 2014, Odebrecht hizo y causó que se hicieran pagos corruptos por más de $US 11 millones en Colombia para asegurar que le fueran adjudicados contratos de obra pública (…) se tiene establecido planamente que el contrato Ruta del Sol II fue adicionado por la ANI, en cabeza de Luis Fernando Andrade, a través de los otrosíes 3 y 6, para incluir el trayecto Ocaña-Agua Clara-Gamarra-Puerto Acapulco”. Para la Fiscalía el testimonio de Bernardo Ñoño Elías es clave, pues desde febrero de 2018 está condenado a seis años y ocho meses de prisión como colaborador de la multinacional en Colombia.

Durante los últimos tres días, Elías ha comparecido desde una celda de la cárcel La Picota, en Bogotá, donde está recluido desde hace tres años. En la primera diligencia, revivió el supuesto episodio de la entrada de dinero ilegal a la campaña releccionista de Juan Manuel Santos, en 2014, a través de presuntos negocios entre Odebrecht y el exgerente de campaña, Roberto Prieto. En la segunda sesión, de contrainterrogatorio, el defensor Yepes lo acorraló a través de centenares de preguntas, durante más de siete horas de audiencia, y que terminó esta mañana con un nuevo sistema de preguntas cerradas, en las cuales encontró posibles contradicciones en la primera diligencia de Elías.

Por ejemplo, el Ñoño Elías dijo que Andrade había sido presionado en el edificio donde vivía por la entonces ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, pero Yepes demostró que la mujer ni siquiera vivía en ese barrio. En su declaración también fue mencionada la exministra de Educación, Gina Parody, pareja de Álvarez, pues ella y su familia “tenían un gran interés” en la adición del tramo Ocaña-Gamarra. Asimismo, Elías dijo que entre los directivos de la ANI y Odebrecht había una gran preocupación por que la adición costase un monto cercano al 50% del valor total de la Ruta del Sol II, porque si el proyecto pasaba ese límite se iría a licitación pública. Sin embargo, el abogado Yepes, con papel en mano, aclaró que el contrato se expidió por un valor del 33%.

En la tarde de este 26 de febrero, el fiscal Juan Alberto Delgado preparó una serie de preguntas para despedir a su testigo, quien hace parte de la fila de voces con las cuales el ente investigador quiere armar el rompecabezas de Odebrecht, en este caso, en contra de Luis Fernando Andrade. Entre los puntos que quiso aclarar el fiscal fue la supuesta presión que recibió Andrade para que su oficina firmara el Otrosí 6. “Cuando llego de vacaciones, casi que en el mes de febrero (de 2014), el señor Martorelli nos dice a Otto Bula y a mí que necesita reunirse con el doctor Andrade porque había estado en presidencia y le habían dicho que de ahí mismo tenía orden Andrade de sacar el Otrosí”, explicó el testigo.

En contexto: Juicio contra Luis Fernando Andrade por caso Odebrecht, a punto de empezar.

Luego de eso, el fiscal llevó al Ñoño Elías por un recorrido de preguntas, cuya conclusión fue dejar claro que el testigo definitivamente no tenía los conocimientos técnicos para aportar en un debate sobre los detalles de contratación, que se habrían llevado a cabo en diferentes cenas en su propio apartamento. ¿Entonces cual sería su participación? Según Elías, abrir un espacio en secreto para “que se dialogaran todos esos temas técnicos, lo que se tenía que modificar o solucionar donde existían dudas de Odebrecht con los temas de la ANI. No querían que los vieran, ni Andrade, ni Martorelli. Mucho menos mi persona. A ver, se estaba ‘cuadrando’ para una empresa privada”.

Entre los episodios por los cuales el Ñoño Elías está condenado se encuentra el “empujón” que dió al contrato de estabilidad jurídica del proyecto completo de Ruta del Sol II, obra que conectará el centro del país con la costa caribe en un periodo aproximado de cinco años -fue concedido hace más de una década-. El exsenador se encargó de que los números del contrato quedaran intactos, ante eventuales reformas tributarias. En una de las respuestas, Elías dijo que, a pesar de estar sentenciado por sus gestiones ilegales, de eso se trata su profesión: “habíamos sido exitosos en el tema de la estabilidad jurídica. Nos buscan (de Odebrecht) para hacer un tema político, lo que trata la política, acercar partes, unir”. Y cerró, preguntas después, explicando su comparecencia: “Soy un ser humano, quiero buscar beneficios y que se sepa la verdad”.

La supuesta relación de Santos con Odebrecht, según el Ñoño

El exsenador Elías aseguró en los últimos días que Eleuberto Martorelli, exrepresentante de Odebrecht en Colombia, estaba nervioso ante la eventualidad de los resultados de las elecciones presidenciales de 2014, dado que Óscar Iván Zuluaga, del partido Centro Democrático, había logrado cosechar una ventaja sobre el entonces presidente Juan Manuel Santos, quien buscó la reelección. De acuerdo con Elías, si Zuluaga ganaba, Luis Fernando Andrade vería la salida de la ANI y todas las presiones ejercidas sobre él no servirían para nada. Aunque también dijo que, para entonces, la ANI ya había aprobado el Otrosí 6 que dio aval al tramo Ocaña-Gamarra.

“Martorelli entre la primera y segunda vuelta presidencial me dijo que no lo abandonara en el tema del otrosí 6. Me dijo lo siguiente: ‘Yo tuve una reunión con Juan Manuel Santos, con los jefes de campaña y tuve una reunión con Roberto Prieto (gerente de la campaña reeleccionista) y vamos a reforzar para no perder la segunda vuelta’. Yo entendí en ese momento que Luis Fernando Andrade se encargó de sacar adelante el otrosí”, explicó el Ñoño Elías sobre el presunto interés de los representantes de Odebrecht en las elecciones presidenciales de 2014, en las que finalmente ganó Santos.

En contexto: De Odebrecht me dijeron que reforzarían la reelección de Santos: “Ñoño” Elías.

Según el exsenador condenado, una vez Roberto Prieto, exgerente de la campaña presidencial de Santos, lo visitó en su apartamento y en medio de una charla, le habría pasado el teléfono, indicándole que un amigo quería saludarlo. De acuerdo con el Ñoño, la persona del otro lado de la línea era el mismísimo Eleuberto Martorelli, quien se habría despachado con las siguientes afirmaciones: “ayudémosle a Roberto en esa campaña, nosotros estamos colaborando y él nos va a seguir colaborando en terminar de sacar este proyecto del Otrosí 6”. Según Elías, luego de esa llamada se pactó una reunión para lograr una supuesta colaboración mutua en términos millonarios.

El Ñoño Elías explicó, además, que de sus manos salió dinero que fue a parar directamente a la financiación de la reelección de Santos en 2014. De acuerdo con su testimonio, antes de la primera vuelta presidencial, le entregó $800 millones en efectivo a Roberto Prieto, para que el exgerente a su vez se los diera a Luis Miguel Pico, quien era asesor del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo al momento de los supuestos hechos. El exsenador concluyó su intervención explicando que la presunta financiación tuvo como destino el departamento de Sucre.

Por su parte, el abogado Alfonso Portela, defensor del expresidente Juan Manuel Santos, aseguró el pasado 25 de febrero que su cliente sí se reunió con directivos de Odebrecht, pero nunca para tratar temas de campaña, respondió en entrevista con Blu Radio. Además, Portela dijo que tal episodio fue descartado en otros despachos judiciales: “Yo quiero llamar la atención en lo que dijo la Corte Suprema de Justicia, cuando en su sentencia (contra Elías) se desestimó completamente que se tratara de involucrar la campaña. En mis palabras, eso no lo dice ahí, aparentemente el Ñoño estaba desviando la atención del entramado de Odebrecht”.

Y siguió con su defensa en entrevista radial: “Dentro de las declaraciones, el exsenador Elías decía que había unas reclamaciones de Odebrecht. Si revisamos, la multinacional presentó unas reclamaciones que ascendían a $200 mil millones y el Gobierno no se las reconoció, las perdió. ¿Entonces no que eran tan amigos y tan cercanos? (…) si Martorelli le dice a Elías que ya tiene el Gobierno, ¿entonces para que necesita a Elías? Un periodista me hizo una reflexión: ‘si yo hablo con Dios, ¿para que necesito al Papa?’”, concluyó.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.