Publicidad
29 Jul 2020 - 3:05 a. m.

Ordenan reabrir investigación por la muerte del hijo de Jorge Enrique Pizano

El hijo del excontroller de la Ruta del Sol II, murió luego de beber una botella que contenía cianuro. La Fiscalía calificó el deceso como un accidente.
Jorge Enrique Pizano. / Archivo El Espectador.
Jorge Enrique Pizano. / Archivo El Espectador.

Un juez de segunda instancia del circuito de Funza (Cundinamarca) revocó la decisión de cerrar la investigación por la muerte del joven de 31 años Alejandro Pizano, hijo del excontroller de la Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano. En primera instancia, un juez de El Rosal, donde estaba ubicada la finca de esta familia, archivó el caso, pero la Procuraduría solicitó en que se debía indagar más sobre este deceso.

Los misteriosos hechos que rodean la muerte de Alejandro Pizano, dentro del escándalo de Odebrecht, despertaron todo tipo de especulaciones y teorías conspirativas. Lo que se supo fue que joven murió luego de haber tomado una botella de agua que contenía cianuro, sustancia que, según dijo la Fiscalía en su momento, había sido comprada por Jorge Enrique Pizano semanas antes.

En ese sentido, el ente investigador determinó que el fallecimiento fue producto de un accidente y, con ese argumento, se cerró el caso. No obstante, la Procuraduría refutó la decisión y la catalogó de “apresurada” y de carecer del fundamento necesario y exigido por la ley y la jurisprudencia, puesto que la misma estaba fundamentada en en supuestos.

El deceso del joven fue una noticia de resonancia nacional que dejó a muchos con ‘los pelos de punta’ ya que, tres días antes de la muerte de Alejandro (el 8 de noviembre de 2018), Jorge Enrique Pizano falleció por causa de un infarto, mientras se afeitaba en el baño. Pizano papá era un testigo clave en el escándalo Odebrecht pues había sido contratado como controller, para que garantizara el buen uso de los recursos de la de la concesión Ruta del Sol II, que se firmó por más de $1.200 millones de dólares.

Tras la repentina muerte de Jorge Enrique Pizano, su hijo, Alejandro Pizano viajó desde España al entierro de su padre y afirmó que revelaría públicamente todo lo que su padre sabía, pero antes de que eso ocurriera, el 11 de noviembre, murió envenenado en presencia de su esposa. Las circunstancias en las que se produjeron estos decesos hicieron que muchos desconfiaran de la versión de la Fiscalía de que Alejandro Pizano murió por accidente.

El escándalo fue mayor luego de que Noticias Uno y El Espectador divulgaron cuatro grabaciones que hizo el excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol. Los audios le dieron otra arista al escándalo de corrupción protagonizado por Odebrecht y el papel que habría tenido el exfiscal Néstor Humberto Martínez. Esta revelación precipitó la decisión de la Corte Suprema de Justicia de nombrar un fiscal ad hoc para tres investigaciones claves del caso.

Las grabaciones hechas por Pizano se hicieron en 2015 cuando Martínez se desempeñaba como un asesor legal de la organización Luis Carlos Sarmiento Angulo, conocida por controlar el Grupo Aval. Los audios, dan cuenta de que, a un año y medio de que estallara el escándalo de Odebrecht en Colombia, Martínez conocía que Otto Bula y Federico Gaviria se movían con los empresarios de la multinacional brasilera y que había sospechas de que se estaban cometiendo irregularidades en las obras. (Los cuatro audios del excontroller Pizano que se conocieron hace un año)

Además, se conoce que Jorge Enroque Pizano le había informado a las autoridades, desde 2012, que existían reportes de que algo andaba mal dentro de la Concesionaria Ruta del Sol. En su función de controller conoció de contratos que se pagaron sin justificación alguna, por lo que alertó a los directivos de Corficolombiana y Odebrecht sobre posibles irregularidades.

Pizano entregó documentación, tanto a la Fiscalía, la Procuraduría, la Superintendencia de Industrica y Comercio y un Tribunal de Arbitramento, que evidenciaría los pagos irregulares y que los directivos del Grupo Aval conocían estas alertas. Entre las pruebas que Pizano tuvo en su poder hay correos electrónicos, facturas y comunicaciones con funcionarios de la concesionaria.

Además de estos proceso, Pizano presentó una demanda en contra de la Concesionaria Ruta del Sol por su despedido, según él injustificado, de su puesto como controller. Su argumento es que ante las alertas emitidas, se convirtió en una persona incómoda al interior de la sociedad. (Declaraciones de la abogada de Jorge E. Pizano, quien alertó sobre corrupción de Odebrecht)

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.