18 Nov 2021 - 11:51 p. m.

Por ahora no hay decisión sobre aborto en la Corte Constitucional

La Sala Plena del alto tribunal quedó en empate cuando discutieron un impedimento del magistrado Alejandro Linares. Un conjuez debe desempatar esa votación para que los juristas puedan atender el fondo de la discusión.
Corte Constitucional - Sala Plena
Corte Constitucional - Sala Plena

Hace una semana, todo estaba listo para que la Corte Constitucional debatiera una cuestión jurídica del más alto nivel: la posibilidad de despenalizar en Colombia el aborto. Sin embargo, una salida en falso en medios de comunicación de uno de los magistrados atrasó completamente la discusión de uno de los temas más importantes de los últimos tiempos en el alto tribunal. Las declaraciones en prensa del magistrado Alejandro Linares terminaron en la presentación ante sus colegas de un impedimento para que consideraran apartarlo del debate. Hoy, la Sala Plena estudio esa petición y no logró ponerse de acuerdo.

En contexto: Recusación contra magistrado en debate de aborto podría demorar la discusión

La votación final quedó cuatro votos a favor y cuatro en contra y, ahora, un conjuez deberá desempatar la votación para que, ahora sí, la Corte Constitucional pueda centrarse en el asunto jurídico. El llamado a desequilibrar la balanza es el abogado Hernando Yepes Arcila. El conjuez deberá posesionarse como tal, estudiar las causales de impedimento de Linares y, luego, en una sala plena se decidirá si el magistrado participará en la votación para despenalizar —o no— el aborto. Las fechas se conocerán en una próxima orden del día, mientras los movimientos a favor y en contra se manifiestan.

Fuentes cercanas a la Corte Constitucional le dijeron a este diario que el trámite podría demorar una semana o dos. Yepes Arcila es un curtido abogado que participó en la Constituyente para la Constitución vigente, en representación del partido Conservador. Fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia en la Sala Constitucional. Además, fue magistrado de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, así como primer presidente de ese despacho judicial. También, tiene experiencia como presidente de la Sala Administrativa del Consejo de Estado y como, justamente, conjuez de la Sala de lo Contencioso Administrativo.

Lea aquí: En aborto, reglas claras para garantizar el derecho

“Hemos recibido la noticia con sorpresa. Estábamos esperando que esta Corte Constitucional pudiera ofrecer un fallo frente a un tema que ha generado tanta polémica y discusión, a la cual hemos dedicado el último año para difundir los argumentos que respaldan los argumentos del movimiento Causa Justa. Es lamentable que no se haya podido resolver el impedimento porque nos pone otra vez en la incertidumbre, la cual ha sido suficientemente largas”, expresó Ana Cristina González, vocera del movimiento feminista Causa Justa, cuya demanda ante la Corte pudo haberse resuelto esta misma semana.

Ahora bien, el magistrado Linares es uno de los juristas que, en sentencias pasadas, ha permitido que se conozca su posición sobre eliminar el delito de aborto o condicionarlo a una fórmula mixta. No obstante, contra Linares cursa la recusación por sus declaraciones en medios de comunicación, situación que terminó en que él mismo solicitara su impedimento ante los demás magistrados de la Sala Plena. En declaraciones, Linares dijo que el debate sobre el aborto era un “chicharrón”.

El magistrado también señaló que ha sostenido conversaciones personales con su mamá e hijos sobre el álgido tema. “Vale la pena aquí mencionar que, la pregunta que el magistrado estaba contestando se refería a las opiniones que ellos como magistrados reciben respecto de los casos que están conociendo. Así, se estaba refiriendo a él en condición de magistrado de la Corte Constitucional, y las opiniones que le expresan sus hijos sobre sus casos”, resaltó la abogada Ana María Idárraga, quien presentó la recusación a la Corte.

Lea también: El aborto y los derechos de las personas con discapacidad

Así las cosas, en manos de Yepes Arcila queda la permanencia del magistrado Linares en el debate de coyuntura nacional. Su salida representa una baja para las fuerzas que se han inclinado hacia despenalizar en su totalidad el aborto. En la actualidad, con la histórica ponencia de 2006, existen tres causales bajo las cuales la práctica no es perseguida judicialmente: malformación del feto, riesgo para la vida de la persona gestante y embarazo producto de violencia sexual. La discusión está en despenalizar por completo el aborto o decretar, de nuevo, la figura de cosa juzgada y no volver a debatir sobre el asunto.

Linares, incluso, en otra demanda sobre despenalización del aborto presentó una ponencia para acceder a la práctica sin las tres causales hasta la semana 16 de gestación. No obstante, su propuesta fue derrotada. En este momento, la Sala Plena de la Corte Constitucional, integrada por nueve magistrados con Linares, estudian las ponencias de los togados Antonio José Lizarazo y Alberto Rojas Ríos. Ambas propuestas prevén la despenalización del aborto, pero la primera tenía plazo para ser una realidad hasta mañana 19 de noviembre. Con la suspensión, a raíz del caso Linares, cuando los magistrados se centren en la discusión central habrá una inminente decisión de fondo.

Entonces, todo indica que la ponencia de Antonio José Lizarazo será la próxima en ser decidida. Será el resultado de la demanda del movimiento feminista Causa Justa, la cual pide que la mujer pueda acceder al aborto sin ser estigmatizada y con plenas garantías del Estado para el proceso. “Varios estudios han comprobado que una reducción del uso del derecho penal para regular el aborto, si bien no desaparece el estigma inmediatamente, sí lo empieza a disminuir de forma rápida y, por tanto, mejora el acceso al servicio legal y seguro”, expuso el movimiento en la demanda.

En su momento presentó datos como, por ejemplo, los reportes sobre un total de 800 denuncias de interrupción del embarazo, dentro de los cuales el 42% de las mujeres tenían un historial de victimización previa, bien sea por lesiones personales, delitos sexuales, entre otros. Así mismo, en el país el 67 % de los embarazos no son planeados y, de estos, aproximadamente la mitad terminan en aborto inducido. Alrededor de 70 mujeres mueren anualmente por malas prácticas y cerca de 132 mil sufren complicaciones médicas por la misma razón.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Temas relacionados

Aborto
Comparte: