20 Apr 2018 - 12:00 p. m.

Proceso contra senador Martín Emilio Morales, en la recta final

El magistrado de la Corte Suprema Eyder Patiño ya presentó proyecto de fallo en el caso del suspendido congresista, que fue llamado a juicio por homicidio y narcotráfico.

Redacción Judicial

Martín Emilio Morales fue llevado a juicio por presuntos vínculos con paramilitares, bandas criminales, homicidio y narcotráfico. / Twitter de Martín Emilio Morales
Martín Emilio Morales fue llevado a juicio por presuntos vínculos con paramilitares, bandas criminales, homicidio y narcotráfico. / Twitter de Martín Emilio Morales

El suspendido senador del Partido de la U Martín Emilio Morales Díz es procesado por su supuesta implicación en el homicidio del exalcalde de San Antero (Córdoba) Wílmer Pérez Padilla, pero además por supuestos nexos con Las Águilas Negras. La Corte Suprema lo capturó el 9 de marzo de 2016 y lo llevó a juicio también por un supuesto negocio de envío de cocaína al exterior. Todo esto, cuando fue alcalde de San Antero entre 2004 y 2007. Ahora, está a la espera que la Sala Penal dicte sentencia y determine si es o no responsable de tan grave acusación.

 El caso lo tiene el magistrado Eyder Patiño quien ya radicó ante sus compañeros de la Sala Penal un proyecto de fallo que pediría condenarlo y que ahora deberá ser debatido. Fue la propia Corte la que confirmó que se había presentado la ponencia. ¿Por qué? Porque en un principio, el magistrado Patiño había dicho que el expediente debía remitirse a la Sala Especial de Primera Instancia, que se creó con la reforma que creó la doble instancia para aforados y que todavía no ha sido implementada. Patiño argumentó en ese momento, tal y como en el caso del exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos, que la Sala Penal debía garantizarle posibilidad de rebatir el fallo que le sea dictado.

(Vea El álgido debate en la Corte Suprema por el caso de Luis Alfredo Ramos)

No obstante, la Corte le dijo a Patiño que ‘no’ en ambos casos.  En cambio, ordenó al magistrado que presentara un proyecto de decisión “en el menor término posible”. De hecho, había una preocupación en la Sala Penal por el avance del caso de Morales Díz que se da pro los delitos de concierto para delinquir agravado; tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; tentativa de homicidio agravado; porte de armas y munición de uso privativo de las fuerzas armadas; y homicidio agravado.

Y es que para la Corte es claro que como no se previó un periodo para la implementación de la doble instancia, no puede simplemente dejar sus funciones a un lado. La decisión conocida por El Espectador es vehemente y califica la posición del magistrado Patiño como de “incomprensible”: “Un juez que se niega a administrar justicia no sólo atenta contra deberes funcionales, sino quebranta garantías fundamentales como el acceso a la administración de justicia”.

(Lea aquí: Los pecados del senador Martín Emilio Morales)

“Sin un fallo, el proceso mismo carece de sentido”, insistió la mayoría. En contraparte, el magistrado Patiño asegura que la Sala Penal puede seguir con los casos que está en marcha, pero no condenar porque violaría ese derecho a la doble instancia. No me he negado a proferir sentencia. A lo que me negué es a violar derechos fundamentales”,  aseguró en su salvamento de voto. Lo cierto es que ahora el magistrado Patiño deberá hacer un proyecto de fallo.

Morales Diz fue acusado por supuestamente integrar una organización criminal, con su antecesor en la alcaldía de San Antero, Wilmer Pérez y ocho personas más, entre quienes hay políticos y paramilitares. Ésta habría funcionado entre el 2005 y hasta mayo de 2012, cuando ya era senador. El expediente habla de tres envíos de cocaína hacia Centroamérica por 1.200, 1.500 kilogramos y 2.000 kilogramos cada uno. También es investigado por haberse aliado con Las Águilas Negras para la expansión de ese grupo en la zona, lo que habría implicado entrega de armas. Para ello se habría aliado con el comandante Jairo Andrés Angarita Santos.

En contexto: ("No soy ni asesino, ni paramilitar, ni soy mafioso": Senador Morales Díz)

Pero, además, se le señala de haber contado con el apoyo de las Autodefensas, específicamente con el Bloque Montes de María, para llegar a la alcaldía para el periodo 2004-2007, sucediendo a Pérez, quien fue condenado a 56 meses por firmar el Pacto de Ralito. Según la acusación, el homicidio de Pérez se habría originado en un reclamo que este supuestamente le hizo a Morales Díz por 3.000 millones de pesos. Pérez Padilla sufrió un atentado con granadas de fragmentación el 26 de noviembre de 2006 y fue asesinado el primero de julio de 2009 por un sicario.

En el juicio, Morales Diz se declaró inocente y aseguró que su caso se originó por un “testigo mentiroso”. “Soy inocente. No soy ni asesino, ni paramilitar ni soy mafioso. Soy un padre de familia, un hombre casado, un buen hijo y un buen hermano (…) Haber tomado la decisión de denunciar una extorsión ha sido la causa y la razón por la que hoy me encuentro en el banquillo de los acusados", señaló.

 

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.