Publicidad
19 Aug 2021 - 11:26 p. m.

Quién es Víctor Pineda, el hombre señalado de matar al presidente de Haití

El soldado en retiro Víctor Pineda, capturado en Haití tras el magnicidio, es señalado en testimonios de haber disparado contra el presidente Jovenel Moïse. Era de los militares con mayor formación entre los mercenarios implicados en el asesinato.
Jovenel Moise fue asesinado el 7 de julio en su residencia.
Jovenel Moise fue asesinado el 7 de julio en su residencia.
Foto: VALERIE BAERISWYL

En el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, ya parece haber elementos para saber quien haló el gatillo, segándole la vida el 7 de julio en la residencia presidencial. Según testimonios revelados por la Unidad Investigativa de Noticias Caracol, quien disparó contra el jefe de estado habría sido el soldado en retiro del Ejército Víctor Albeiro Pineda.

(Lea también: Audios de mercenarios colombianos revelarían cómo se gestó el magnicidio en Haití)

La noche en la que el comando de mercenarios colombianos emprendió el ataque contra Moïse, todos tenían sus puestos definidos, según los testimonios que mostró el noticiero. Los seis militares retirados con mayor preparación, que además hicieron parte del comando especial del Ejército contra capos del narcotráfico serían los responsables de subir hasta el cuarto donde dormía el presidente junto a su esposa. Recibieron el nombre de grupo delta.

Y entre el grupo delta, estaba Víctor Albeiro Pineda, quien según su familia estuvo vinculado a la Fuerza Pública por más de dos décadas y apenas hace un par de años se había pensionado. Su familia le dijo a Noticias RCN que Pineda viajó al exterior en junio, pero no les dio mayor información de para qué había sido contratado, solo estaba emocionado pues llevaba mucho tiempo buscando entrar a una empresa de seguridad.

Puede leer: Terremoto, tormentas e inundaciones: el interminable calvario de los haitianos

El día del magnicidio de Jovenel Moïse, luego de que sus compañeros aseguraron el primer piso, el grupo delta subió al segundo. Allí, los soldados (r) Naiser Franco Castañeda y Mario Palacios entraron a la habitación que estaba a la derecha, que tenía la puerta abierta. Estaba vacía.  “Nosotros inclusive entramos hasta el fondo y lanzamos una aturdidora al cuarto, hay como un baño. Entramos, revisamos, levantamos camas, abrimos, hacemos el despeje normal, Palacios conmigo”, contó Franco en los testimonios revelados por Noticias Caracol.

Los otros cuatro miembros del grupo delta, entre los que estaba Víctor Albeiro Pineda, siguieron al cuarto de la izquierda. Allí dormían le presidente de Haití y su esposa. Pineda llevaba un fusil M4 y, según al menos dos de sus compañeros, fue él quien le disparó al jefe de estado.  “Dicen que fue Pineda. (…) Le escucharon a él mismo. (…) Está preocupadísimo, ese muchacho no tiene paz”, dijo, por ejemplo, el soldado Forero. “Quiero que apunte simplemente un apellido ahí y ya lo investigan ustedes a ver si es cierto o no: Pineda”, dijo subteniente (r) Jheyner Carmona Flórez, otro implicado.

Lo cierto es que el presidente Moïse terminó muerto tras recibir 12 disparos y su esposa gravemente herida por disparos en el abdomen y el brazo. El mismo día, los mercenarios colombianos salieron de la casa presidencial, cargados de dinero, y buscaron escondidos una supuesta misión de rescate que nunca llegó. Cuando los capturaron, a Víctor Pineda le incautaron armas, municiones, su chequera personal, y el servidor de la cámara de la casa de Moïse.

(Le puede interesar: Juez designado para investigar asesinato del presidente de Haití abandona el caso)

“Yo no sabía que estaba en Haití, tenían un grupo que lidera un señor Capador. El señor les decía que esperaran que, porque la agencia de seguridad aun no le había confirmado nada, llegó el día que los convocaron para viajar, se encontró todo el grupo en Bogotá él no me dijo que iba para Haití”, le dijo la esposa de Pineda al noticiero de televisión. Según la investigación, el reclutador de todos los mercenarios sería Duberney Capador, quien murió en medio de la fuga.

La esposa de Pineda insiste en su inocencia, a pesar de que acepta que no tenía mucha información de lo que estaba haciendo su esposo. “Él me decía que no podía mandar fotos, que les tenían prohibido ya que había sido contratado para un cordón de seguridad, el lunes fue el último día que hable con él, ya el jueves me dan la noticia. Él no es un asesino, es un trabajador”, señaló a Noticias RCN.

Recibe alertas desde Google News