Publicidad
7 Apr 2022 - 5:01 p. m.

Recuperan cuerpos adoptados por comunidad de Pto. Berrío que serían desaparecidos

La tradición de adoptar los cuerpos que llegaban a las orillas de este municipio del Magdalena Medio ha garantizado, por años, que estén cuidados. Sin embargo, también supone retos para la Unidad de Búsqueda, que ha recuperado 145 cadáveres de no identificados en el cementerio municipal.
Con placas como esta, los habitantes de Puerto Berrío agradecían a los cuerpos adoptados por milagros.
Con placas como esta, los habitantes de Puerto Berrío agradecían a los cuerpos adoptados por milagros.
Foto: UBPD

Tras intervenir el cementerio de Puerto Berrío, en Antioquia, la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) recuperó 29 cuerpos no identificados. La hipótesis es que se trataría de personas desaparecidas durante el conflicto armado del Magdalena Medio. En este municipio ribereño, cientos de cuerpos que llegaban a sus orillas los adoptaron y sepultaron, en una tradición que lleva más de 20 años y que ha ayudado a la conservación de los cuerpos, aunque también puede ser problemática.

(En contexto: En busca de la identidad de las ánimas de Puerto Berrío)

En el cementerio La Dolorosa del municipio antioqueño ya ha habido cinco intervenciones similares a cargo de la UBPD en las que se han recuperado, en total, 145 cuerpos. Según cuentas de la misma entidad, en la subregión del Magdalena Medio al menos 2.044 personas fueron desaparecidas durante el conflicto. Muchas de ellas, han documentado otras instituciones con la misma práctica: lanzar los cuerpos al río. Los cuerpos atracaban en las orillas de Puerto Berrío y, durante años, sus habitantes los adoptaron como propios, los enterraron y les han pedido milagros.

Ahora esos mismos cuerpos pueden contar la historia de la guerra. “En las bóvedas de interés forense intervenidas por la Unidad de Búsqueda fueron hallados cadáveres esqueletizados que, en su mayoría, presentan evidencia de lesiones traumáticas, posiciones inusuales y elementos asociados que sugieren que su muerte ocurrió en contextos violentos. Los cuerpos fueron entregados al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses para su identificación”, informó la UBPD en un comunicado.

(Lea también: ¿Qué pasó con los desaparecidos del paro nacional?)

La entidad también destacó que, “la práctica de adopción de cadáveres ha garantizado la protección y el cuidado de cuerpos no identificados dispuestos en La Dolorosa”. E informó que, paralelo a la intervención de los cinco pabellones de interés del cementerio, se avanza en investigaciones para esclarecer las dinámicas de la desaparición forzada en la región. También sostienen diálogos con los familiares de las víctimas y con los adoptantes que han cuidado los cuerpos por años.

A renglón seguido, la Unidad explicó que la práctica de adopción que se dio en Puerto Berrío también supone desafíos para su labor de búsqueda de personas dadas por desaparecidas. “El rebautizo de los cadáveres, su traslado constante a lo largo y ancho del cementerio por parte de la comunidad, y la falta de registros ha generado dificultades para determinar su localización, posterior recuperación e identificación”, señaló la UBPD.

(Le puede interesar: Fabiola Lalinde, madre de desaparecido, falleció)

El cementerio de La Dolorosa, además, está protegido por órdenes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP). El Tribunal para la Paz accedió a una solicitud de medidas cautelares del Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice) y decretó que no se puede alterar el camposanto hasta que la UBPD termine sus labores en el lugar. La autoridad dio esta orden tras concluir que se podría poner en riesgo el derecho a la verdad de las víctimas, cuyos familiares pueden estar inhumados allí.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias