25 Jul 2018 - 5:45 p. m.

Sigue debate sobre el futuro de la investigación en contra de Álvaro Uribe

Expertos penalistas se dividen sobre si el caso por presunto fraude procesal y soborno debe pasar a la Fiscalía o quedarse en la Corte Suprema de Justicia.

Redacción Judicial

Si el senado de la República acepta la renuncia que presentó a su curul el actual senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, la Corte Suprema de Justicia entrará a definir si mantiene o no la competencia para investigarlo por fraude procesal y soborno o no. Al interior de la Sala Penal, hay algunos magistrados que opinan que, de perder el fuero, ya ese alto tribunal no podría continuar con el caso. No obstante, el debate está dividido.

El exmagistrado de la Corte Suprema Alfredo Gómez Quintero explicó que ese tribunal sólo puede investigar y juzgar a un congresista al cual se le atribuya un delito mientras ostente esa investidura. Cuando un senador, deje de serlo, por renuncia o vencimiento del periodo, entonces la Corte debe entrar a definir si el delito por el cual es investigado tiene o no relación con su cargo.

(Le puede interesar: Con la renuncia, investigación contra Álvaro Uribe pasaría a la Fiscalía)

En ese sentido, si se trata de delitos ordinarios, como un homicidio o una violación, por ejemplo, ya sería la fiscalía la encargada de continuar con la investigación. “En este evento especifico que sucede, si el congreso acepta la renuncia, pues la Corte va a tener que examinar si el soborno y el fraude procesal tiene relación con la función de senador, si aprovechó la investidura para la presunta comisión de esos hechos”, dijo.

Para el exfiscal General, Guillermo Mendoza Diago, de manera preliminar, la investigación a Uribe debería pasar a ese organismo porque “son delitos comunes. No hace parte de las infracciones a los deberes como el peculado, el prevaricato, los delitos contra la administración pública”. Aunque, advirtió, todo depende del análisis que haga la Corte sobre un posible vínculo con las funciones del senador Uribe. Y si el caso pasa a la Fiscalía en esta etapa, de investigación, el caso le correspondería a un fiscal seccional que deberá entrar a analizar si hay méritos para imputar cargos a Uribe Vélez o no, ante un juzgado de la República.

(Le puede interesar: En completo sigilo y con interceptaciones, así investigó la Corte Suprema al senador Uribe)

Pero para otros abogados, la posición es diferente. El jurista Francisco Bernate, por ejemplo, el caso debe mantenerse en la Corte Suprema y, para ello, explicó cómo en algunos casos de parapolítica, ese alto tribunal ha seguido las investigaciones aun cuando la persona ya no ostentara fuero. En diálogo con RCN Radio, el abogado dijo que el altro tribunal ha dicho que "las personas no pueden escoger su propio juez. Desde ese momento se sostiene la tesis de que no puede la renuncia modificar el fuero y por ende este caso lo va a investigar la Corte Suprema de Justicia".

El senador Uribe Vélez tiene dos procesos en la Corte Suprema por hechos similares, manipulación de testigos, pero que habrían ocurrido en periodos de tiempo diferente. La primera investigación, que todavía es preliminar, se originó a petición de la propia Corte cuando, el pasado 16 de febrero ordenó investigarlo en el mismo auto en el que archivó un proceso en contra del senador Iván Cepeda por supuestamente acudir a las cárceles del país para buscar testigos en contra de Uribe y de su hermano Santiago Uribe.

(Le puede interesar: Llamado a indagatoria fue sorpresivo: defensa de Uribe Vélez)

El segundo proceso se abrió el 22 de febrero luego que la Corte obtuvo información de que personas allegadas al expresidente Uribe habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos. Allí se vinculó a Prada y ambos fueron llamados a indagatoria. Esto significa que Uribe deberá acudir a la Corte a dar explicaciones sobre esa supuesta manipulación de testigos. Además, conocerá en detalle las pruebas en su contra y podrá acudir con su abogado para refutar cada una de los señalamientos. Luego, la Sala Penal deberá resolver su situación jurídica, es decir, si le dicta una medida de aseguramiento o no. Finalmente, tendrá que decidir si lo llama o no a juicio.

Comparte: