12 Mar 2020 - 9:07 p. m.

Tierras de Carlos Lehder serán ahora parque ecológico en el Quindío

Las fincas La Posada Alemana y La Querendona, ubicadas entre ubicados entre Armenia y Pereira, estuvieron años en una investigación de extinción de dominio. La Sociedad de Activos Especiales (SAE) logró que la gobernación del departamento sea responsable de los predios.

Redacción Judicial

La Posada Alemana, el conjunto de cabañas que construyó Lehder, se encuentra actualmente abandonada.  / Cortesía SAE.
La Posada Alemana, el conjunto de cabañas que construyó Lehder, se encuentra actualmente abandonada. / Cortesía SAE.

La Posada Alemana del narcotraficante Carlos Lehder tenía varias cabañas estilo suizo, una cava de vinos, una jaula con Cóndores de los Andes, otra con tigres y otra con llamas. Tenía, además, una discoteca con imágenes de John Lennon en sus paredes. Pero lo que la hizo realmente famosa fue una estatua del músico de Los Beatles encargada al escultor colombiano Rodrigo Arenas Betancourt. Con la caída del capo a finales de los años 80, sus bienes pasaron a tener control del Estado. Y hoy, casi 35 años después, dos de los predios por fin tienen un nuevo destinatario. 

Así lo anunció la Sociedad de Activos Especiales (SAE), que agregó que la polémica Posada Alemana y otro predio, La Querendona, serán ahora propiedad provisional de la Gobernación del Quindío cuyo objetivo es convertir estos terrenos en un parque ecológico. Según los planes, el lugar tendrá espacios de espacios de esparcimiento para la familia, una reserva ecológica, vivero y un refugio animal “que de manera integral, busca fortalecer a propios y visitantes en torno al cuidado natural en el marco de la declaratoria de esta región como Paisaje Cultural Cafetero”, explicó el gobernador, Roberto Jairo Jaramillo.

(En contexto: La extradición de Carlos Lehder Rivas)

Virginia Torres de Cristancho, presidenta de la SAE, explicó que “los terrenos se entregan por medio de una figura legal conocida como destinación provisional que permite a la administración departamental iniciar las gestiones pertinentes para la solicitud de utilidad pública del predio y su posterior compra”. Su entidad fue la encargada de hacer que estos terrenos pasaran de estar en total abandono y olvido (pues los procesos de extinción de dominio suelen tardar años), para que ahora sea la Gobernación la encargada de recuperarlos. 

“El Ecoparque Jardín Quindío es un sueño que podemos hacer realidad y con la entrega que hoy se nos oficializa comenzamos a construir ese sueño. Además, será un soporte más de nuestro desarrollo turístico, y que se construya en estos terrenos, es la reivindicación que en el Quindío y el país podemos construir sobre lo construido y superar vergüenzas como las que en su momento hicieron célebre a la Posada Alemana ”, señaló el gobernador del Quindío. La referencia del funcionario no es de poca monta. Los predios de Carlos Lehder son hoy la muestra de la excentricidad y extravagancia de los narcotraficantes de los años 80.

(Lea también: El Henry Ford de la cocaína)

Los predios, de más de 100 hectáreas, entraron al proceso de extinción de dominio en marzo de 2002. El 15 de junio de 2018, 16 años después, el juez del caso resolvió el expediente y le quitó a Lehder y su familia todos los bienes, incluidas las dos fincas.  Entre los otros pedios había 13 fincas más, 10 lotes, cinco apartamentos, dos predios urbanos y las sociedades Posada Alemana Ltda. e Inversiones San Julián Ltda. que estaban a nombre del extraditado narcotraficante y su núcleo familiar. Los bienes están ubicados Bogotá, Armenia, y en los municipios de La Tebaida, Salento y Circacia, en el departamento del Quindío.

Carlos Lehder fue capturado por la Policía en el municipio de Guarne (Antioquia), en 1987 en el marco de la lucha de las autoridades en contra el Cartel de Medellín y sus fundadores. El día de su captura llevaba una semana dedicado al licor y la droga, lo que hizo posicionar inicialmente la versión de que la Policía le había llegado más por el escándalo de la fiesta en la vereda Los Toldos que por labores de inteligencia de la institución. Después se dijo que una de sus amantes lo había traicionado y luego se aceptó que había sido producto de una delación.

(Le podrían interesar: Reapareció el narcotraficante Lehder y pide a Santos que le ayude a volver)

Sólo duró ocho horas en Colombia después de su captura. En un helicóptero de la Policía lo movieron de Guarne al aeropuerto de Ríonegro. De esta terminal aérea al aeropuerto militar de Catam, fue transportado en un Hércules de la Fuerza Aérea, y antes de caer la tarde, en un avión Turbo Commander, con previa escala en la base de Guantánamo, enviado a una base aérea en el estado de la Florida. Desde ese entonces está preso en Estados Unidos.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.