3 May 2021 - 10:08 p. m.

Una mujer debe ser la nueva secretaria ejecutiva de la CIDH (opinión)

Las cuatro candidatas finalistas (María Claudia Pulido Escobar, de Colombia, Celia Medrano de El Salvador, Karla Quintana Osuna y Tania Reneaum Panszi, ambas de México) han demostrado que cumplen mas que satisfactoriamente con los requisitos para desempeñar el cargo.

María Clara Galvis Patiño

El próximo 4 de mayo de 2021, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) debe elegir a la persona que ocupará la Secretaría Ejecutiva durante los siguientes cuatro años. Llegó el tiempo de elegir a una mujer. El momento no puede ser más propicio: la composición de la CIDH es mayoritariamente femenina: cinco mujeres, dos hombres; la Directiva de la CIDH, por primera vez está compuesta por tres mujeres: una presidenta, la comisionada Antonia Urrejola Noguera, y dos vicepresidentas, las comisionadas Julissa Mantilla Falcón y Flavia Piovesan. (CIDH elegirá un nuevo secretario Ejecutivo tras diferencias con Luis Almagro)

El siguiente paso en el aún largo proceso de cerrar las brechas en el acceso de las mujeres a cargos de liderazgo en la OEA es elegir una mujer como Secretaria Ejecutiva de la CIDH, cargo que en 61 años de existencia de la CIDH ha sido ocupado solo una vez por una mujer.

No solo el contexto es favorable. Además, en los debates públicos, las cuatro candidatas finalistas (María Claudia Pulido Escobar, de Colombia, Celia Medrano de El Salvador, Karla Quintana Osuna y Tania Reneaum Panszi, ambas de México) han demostrado que cumplen mas que satisfactoriamente con los requisitos para desempeñar el cargo. Todas tienen destacadas y reconocidas trayectorias de trabajo en derechos humanos a nivel nacional e internacional y cuentan con experiencia tanto en órganos estatales e intergubernamentales como con víctimas de violaciones de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil; tienen formación académica (doctorados y maestrías) específica en derechos humanos. (La CIDH no tiene “sesgo para ningún Estado”: Antonia Urrejola, presidenta)

Las cuatro candidatas cuentan con capacidades para coordinar y liderar equipos y han demostrado tener una mirada regional de los problemas de derechos humanos, indispensable para liderar con éxito la Secretaria Ejecutiva de unos de los dos órganos principales de derechos humanos de la OEA.

Dadas las excelentes hojas de vida de las candidatas resulta entonces fácil para la CIDH elegir a una mujer como titular de su Secretaria Ejecutiva. Esta decisión, además de reconocer las calidades y el gran desempeño de las cuatro finalistas durante el proceso de selección iniciado en septiembre de 2020, significa dar un paso adelante hacia la eliminación de los techos de cristal en el acceso de las mujeres a cargos directivos en órganos internacionales como la OEA. Igualmente, implica optar por las ventajas del liderazgo femenino para erradicar las discriminaciones.

Es también una forma de fortalecer la democracia: si las mujeres somos más de la mitad de la población de la región es imprescindible que tengamos representación en los cargos directivos regionales. La CIDH debe estar a la altura de este momento de la historia, que es el momento de las mujeres.

Comparte: