Publicidad
1 Nov 2022 - 4:58 p. m.

UNAD: la nueva queja contra el rector Jaime Leal por presunto nepotismo

La edilesa de Usaquén, Lina García, amplió su queja en Procuraduría contra el rector de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, Jaime Leal. Nuevamente entregó detalles de posibles contratos y puestos otorgados a familiares de funcionarios de la institución educativa.
UNAD: la nueva queja contra el rector Jaime Leal por presunto nepotismo

Mientras la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD) adelanta su proceso de elección del nuevo rector, la edilesa de la localidad de Usaquén, Lina García Sierra, amplió su queja disciplinaria en Procuraduría contra el actual rector, Jaime Leal Afanador. El pasado 19 de octubre, entregó todo un dossier de lo que sería un “negocio familiar” dentro de la institución. Ahora, dio nuevas pistas para fortalecer su denuncia, que involucrarían a la hermana de Afanador y a la secretaria de la Oficina de Infraestructura.

En contexto: UNAD: rector Jaime Leal y consejo directivo son denunciados por presunto nepotismo

Sobre el rector Afanador, la edilesa García explicó que este último contrató al señor Diego Mario Suárez como encargado de Desarrollo Regional y Proyección Comunitaria en la UNAD, sede Girardot. Esto no tendría nada de raro, de no ser porque Suárez es la pareja sentimental de Martha Leal Afanador, hermana del rector envuelto en la polémica. La hija del matrimonio, Diana Carolina Suárez, al parecer también fue contratada entre 2010 y 2012, en la coordinación de Crédito Educativo.

Luego de ello, García vinculó a una de las secretarias de la Oficina de Infraestructura, Martha Liliana Mora Firigua, con presuntos actos de nepotismo. “Al menos ocho de los contratos suscritos por esta dependencia de la UNAD en 2021 han sido adjudicados presuntamente a familiares de la señora Mora Firigua. Por la ejecución de estos contratos, su familia facturó más de $700 millones durante el año 2021″, se lee en la queja.

Antecedentes: Procuraduría formuló cargos contra rector de la UNAD

A Omar Enrique Urrego Beltrán, supuesto esposo de Mora Firigua, se le habrían entregado contratos por mantenimiento de sumideros, adecuaciones de oficinas y el mantenimiento de la concha tecno acústica de la sede José Celestino Mutis. A Diana Yuberly Quintero Firigua, hermana de la funcionaria, se le habría asignado un contrato por mantenimiento de cubiertas. A Enior Fernando Acevedo Firigua, sobrino, se le habría ayudado con un contrato de mantenimiento de paredes y techos de la sede en Soacha.

La queja disciplinaria completa

De acuerdo con la queja radicada el mes pasado, en 2015, Leal Afanador nombró en el cargo de profesional universitario grado 9 a Miguel Arenas Mendoza, quien entonces, al parecer, era la pareja sentimental de su hija María Paula Leal Guerrero. La edilesa García explicó que Arenas y Leal contrajeron matrimonio en 2018 y el profesional sigue vinculado a la universidad como coordinador de seguimiento y evaluación de proyectos.

Luego de ello, las dudas quedan sembradas en el papel desempeñado por Constanza Vanegas Castro, secretaria general de la UNAD y excoordinadora de convenios de la misma institución. Se denunció que su hermana, Olga Lucía Vanegas, es la esposa de Hoover Estrada Londoño, quien en diciembre de 2020 fue nombrado jefe de la oficina de control interno disciplinario.

Lea también: Mineducación no ha tomado la decisión de suspender designación de rector de la UNAD

Además, Constanza Vanegas tiene un hermano llamado Miguel Ángel, cuya esposa, Yolima García, al parecer fue nombrada en 2015 como profesional especializado grado 17. En la actualidad, se lee en la denuncia a la Fiscalía, tendría el cargo de coordinadora de la oficina jurídica y de contratación, adscrita a la secretaria general. Su jefe directa, según la edilesa García, es Constanza Vanegas Castro, su cuñada.

Otro caso particular sería el protagonizado por Leonardo Sánchez Torres, vicerrector de Relaciones Intersistémicas e Internacionales de la UNAD. Se denunció que su primo, Cristián Holguín Torres, “se ha beneficiado de más de 30 contratos de la UNAD a través de la empresa Grupo hay SAS, donde es su representante legal”. Desde 2014, los contratos sumarían más de $7.000 millones.

“Llama la atención, además, que en noviembre y diciembre de 2020 y en julio de 2021, mientras estábamos en aislamiento preventivo por la pandemia del COVID-19, la UNAD contrató suministro de elementos de gestión de archivo e impresión de cartillas (…) cuando la mayoría de instituciones públicas continuaban en semipresencialidad”, agregó la edilesa García.

Para conocer más sobre justicia, seguridad y derechos humanos, visite la sección Judicial de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.