Publicidad
21 Jan 2021 - 2:13 p. m.

Uno de los vinculados al asesinato de Juana Perea ahora será investigado por feminicidio

Aristides Pacheco Benítez, alias Mulo, había sido capturado en octubre pasado como el posible conductor de la lancha donde fue secuestrada y asesinada la líder ambientalista Juana Perea. Ahora, la Fiscalía reconfiguró su caso por feminicidio.
Fotografía familiar que muestra a la ciudadana colombo-español Juana María Perea Plata. La empresaria y activista fue asesinada en Nuquí.
Fotografía familiar que muestra a la ciudadana colombo-español Juana María Perea Plata. La empresaria y activista fue asesinada en Nuquí.
Foto: Agencia EFE

El 29 de octubre pasado, pescadores de la cabecera municipal de Nuquí (Chocó) encontraron el cuerpo sin vida de la líder ambientalista Juana Perea, quien durante la noche anterior había sido secuestrada por emisarios del Clan del Golfo, contra el cual, al parecer, se había enfrentado la víctima. La Armada y la Policía investigaron el caso de inmediato, lo cual permitió la captura de Aristides Pacheco Benítez, alias Mulo, a quien llegaron tras inspeccionar la lancha Río Villano. En ese medio de transporte se habría orquestado el crimen.

(Lea también: El contexto del asesinato de la empresaria Juana Perea en Nuquí)

Alias Mulo estuvo detenido desde entonces, por “otros hechos delictivos” como asegura un reciente comunicado de la Fiscalía. Ahora, el ente investigador cambió de hipótesis y logró que un juez reconfigurase la medida de aseguramiento por el delito de feminicidio. Así mismo, se confirmó que las autoridades siguen adelante con la teoría de que Pacheco Benítez estaría vinculado al Clan del Golfo y que en la lancha Río Villano, él y sus posibles cómplices, habrían disparado en tres oportunidades contra Juana Perea.

En contexto: Juana Perea, lideresa de Nuquí, Chocó, fue asesinada.

“Al parecer servía de transportador o motorista de la lancha. Por ello se presume que sería quien trasladó a los hombres que sacaron en contra de su voluntad a la ambientalista de su residencia en el corregimiento Termales de Nuquí (Chocó) y los llevó por el río Nuquí hasta un sector conocido como Coquí, donde fue ultimada con arma de fuego y su cuerpo lanzado al agua”, explicó Deicy Jaramillo, directora (e) de la Unidad especializada contra la violación de DD.HH. de la Fiscalía.

De acuerdo con la Fiscalía, Aristides Pacheco Benítez tiene dentro de su historial criminal una condena por porte ilegal de armas, una investigación por homicidio y cuatro pesquisas por concierto para delinquir. Sobre el crimen de la líder ambiental colombo-española, autoridades aseguran que se había enfrentado al Clan del Golfo porque, en medio de su gestión, les habría pedido que abandonaran la región para poder reactivar proyectos ecoturísticos, de los cuales ella era una de las principales promotoras.

“Juana Perea venía liderando un tema de turismo. Venía trabajando ahora, por la cuestión del Covid-19, con unos temas de protección y protocolos de bioseguridad para posadas turísticas, y era líder del gremio de hoteleros del municipio de Nuquí”, explicó días después del feminicidio el alcalde de tal municipio, Yefer Gamboa. Juana Perea, por su parte, había llegado al sector con el objetivo de construir un hotel ecoturístico, pues es una región privilegiada para el avistamiento de ballenas.

Por otro lado, Perea había manifestado su férrea oposición al proyecto del puerto de Tribugá, en Nuquí, que según la Gobernación de Chocó es un megaproyecto de infraestructura que respaldaría al puerto de Buenaventura y serviría de alternativa para conectar al Pacífico colombiano con el centro y nororiente del país. Sin embargo, lideres ambientales como ella denunciaron que tal construcción afectaría el corredor migratorio anual de más de 1.500 ballenas jorobadas.

Le puede interesar: La alerta por el proyecto del puerto de Tribugá.

“Pensemos en que también esta megaobra impactaría al menos 1.400 hectáreas de manglar que tienen planes de manejo construidos por la comunidad, sin olvidar el impacto negativo en las playas de anidación de tortugas y la consecuente ruptura del balance ecosistémico y de seguridad alimentaria que tienen las comunidades locales, ya sea como la que tienen con la tiangua o con la pesca artesanal”, le explicó a este diario Daniela Durán, coordinadora del programa de Incidencia Política de la Funfdación MarViva, en una entrevista de septiembre pasado.

Ahora bien, por el crudo asesinato de Juana Perea, que fue tomado como un mensaje contra el liderazgo de la región, el pasado 8 de noviembre fue capturado Néstor Leonel Lozano Muriel, alias El Tigre, quien pertenecería al Clan del Golfo y sería el autor material del crimen contra la lideresa. Lozano Muriel, quien se encuentra con medida de aseguramiento en centro carcelario, fue imputado por los delitos de feminicidio agravado y concierto para delinquir.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.