27 Jun 2018 - 2:00 a. m.

Valledupar se opone a albergar presos como “Popeye”, dice su alcalde

El alcalde Augusto Ramírez rechaza que la cárcel de esa ciudad, La Tramacúa, siga recibiendo presos de alto perfil. Dice que el Inpec se burló del municipio y ha hecho lo que ha querido.

Catalina Vargas Vergara

“Popeye” fue enviado a la cárcel La Tramacúa, en Valledupar, el pasado 28 de mayo. Está investigado por extorsión. / Cortesía Policía Nacional
“Popeye” fue enviado a la cárcel La Tramacúa, en Valledupar, el pasado 28 de mayo. Está investigado por extorsión. / Cortesía Policía Nacional

Para el alcalde de Valledupar, Augusto Ramírez Uhía, los presos de alta peligrosidad que han llegado en los últimos años a la cárcel La Tramacúa han traído consigo la delincuencia que hoy azota al municipio. Así lo manifestó en diálogo con El Espectador. Le pide al Gobierno, con urgencia, reducir la categoría de esta prisión.

Hace varias semanas, usted mostró su inconformidad con la llegada de “Popeye” a la cárcel La Tramacúa e hizo un fuerte llamado al Gobierno. ¿Ya tienen alguna respuesta?

No nos han respondido nada. Mudos. Están manejando esto como un problema de seguridad ciudadana. Le pedimos más policía para los barrios y no han enviado el personal. En vez de enviar más uniformados, lo que hacen es enviar más internos. Eso no es responsable con el municipio.

(Lea: "Popeye" fue trasladado a la cárcel de máxima seguridad de Valledupar)

¿Qué piden al Gobierno frente al tema de presos de alta peligrosidad, como “Popeye”?

Lo que queremos es que el Ministro de Justicia y el Inpec puedan trasladar esos internos de alto perfil de Valledupar a otras cárceles. Lo que pedimos es que en las ciudades donde hay alta población no se trasladen internos de alto perfil.

¿Cuál es la problemática que se está presentando con la llegada de reclusos, como “Popeye”, a la cárcel La Tramacúa?

El municipio de Valledupar fue objeto de engaños por el Inpec, hace aproximadamente unos 20 años. Nosotros tenemos una cárcel judicial en el corazón de Valledupar, en uno de los barrios más populares, el Dangond. Es la cárcel de mayor hacinamiento en el país, fue construida para 235 reclusos y hoy tiene 1.300. El Inpec le pidió un lote al municipio para reubicar esta cárcel y, en lugar de reubicarla, lo que se hizo fue construir un establecimiento carcelario de alta y mediana seguridad. El Inpec ha querido, durante todo este tiempo, llevar a todos los internos de alta peligrosidad.

(Le puede interesar: Fiscalía abre investigación por mensajes de "Popeye" contra Gustavo Petro)

¿Qué tipo de internos han llegado a La Tramacúa?

Allí están Jhon Jairo Velásquez, alias “Popeye”, que llegó en las últimas semanas; Luis Alfredo Garavito, responsable de la muerte de cientos de niños; está Luis Gregorio Ramírez, alias el Monstruo de Tenerife. También hay internos que lideraron oficinas de sicariato y bandas criminales. No podemos permitir que cojan a Valledupar como la cloaca de Colombia. No vamos a permitir que Valledupar siga siendo objeto de burla del Inpec. Les hemos pedido respetuosamente al ministro de Justicia y al director del Inpec que, cuanto antes, se haga un Comité de Política Carcelaria, porque, en lugar de descongestionar la cárcel, están enviando presos de otras partes. Levantamos la voz con contundencia porque no vamos a permitir que sigan llenando a Valledupar con internos de alto perfil.

(Lea: Defensoría del Pueblo le pidió a la Corte reabrir la cárcel 'La Tramacúa')

¿Qué situaciones se han presentando acaso?

Estos internos no llegan solos, llegan con su red de delincuencia y eso ya ha quedado evidenciado. En Valledupar no teníamos situaciones que ahora estamos viviendo. Se ha incrementado el hurto a personas, a motociclistas, a locales comerciales, a residencias. También, desde hace mucho tiempo, no se presentaban robos a entidades financieras y recientemente se presentaron dos. Otros delitos que nos vienen afectando son la extorsión y los homicidios por saldar cuentas. Estamos pidiéndole al Gobierno que tenga mayor responsabilidad con Valledupar.

¿Desde hace cuánto tiempo se empezó a incrementar la delincuencia en la ciudad?

Desde hace unos 10 años. Teníamos elevadas las cifras de extorsión, tenían acorralados a nuestros comerciantes y pudimos evidenciar que todas las llamadas extorsivas provenían de La Tramacúa, hasta que logramos colocar los inhibidores que bloquean la señal de los celulares y han bajado los índices frente a este delito. Pero no podemos permitir que la comunidad continúe en riesgo porque el Inpec sigue, de manera irresponsable, trasladando internos de alta peligrosidad a Valledupar.

(Le puede interesar: Investigan problemáticas en la cárcel de Valledupar)

¿Cuál es la petición que le hacen al Gobierno?

Que se baje el nivel de seguridad de La Tramacúa, que deje de ser un establecimiento penitenciario de alta seguridad y se convierta en uno solo de mediana seguridad para delitos menores. Una cárcel judicial, pero no una cárcel de alta seguridad. Las cárceles de alta seguridad no se construyen en los cascos urbanos poblacionales. Otro ejemplo, esta cárcel hoy en día tiene un índice de hacinamiento muy alto, de 500 %, y lo que hacen es traer reclusos de alto perfil de otras partes. ¿Por qué tenían que trasladar a alias “Popeye”? ¿Por qué tenían que traerse a Garavito o a líderes de bandas criminales? Nosotros estamos sorprendidos de la indiferencia del Gobierno Nacional frente al tema carcelario en nuestro municipio.

Síguenos en Google Noticias