Buscando la sostenibilidad a través de la formación

Tres mil millones de pesos para educación en tecnología

Se trata del fondo Sumanti, que funcionará en Medellín y va más allá de un aula de clase porque soporta las bases para enfrentarse al mundo laboral desde un empleo tradicional o el emprendimiento. Silvia Ochoa, responsable de empresas en Comfama, explica el modelo.

Istock

¿Qué es Sumanti como fondo educativo?
Es un fondo de créditos que posibilita el acceso a educación especializada en tecnología e innovación a los habitantes de Medellín y el Valle de Aburrá, de cara a los retos que trae la cuarta revolución industrial. Nace como un esfuerzo conjunto entre Ruta N, Comfama, Sura Asset Management y Protección. Este no es un fondo de créditos cualquiera, tiene grandes diferenciales, como el acompañamiento para que las personas permanezcan en el proceso y entiendan cómo es su ruta de empleo; la posibilidad de estudiar inglés sin costo por 12 meses, en la plataforma virtual Slang; el acceso, por medio de crédito, a una buena conexión a internet y al transporte para desplazarse en caso de ser necesario. De esta manera acompañamos a las personas en el viaje para que estudien, se formen y enfrenten con nuevas herramientas el mundo laboral. Esto les permitirá abordar a las empresas colombianas ya existentes y a las que están llegando al país y que demandan estos talentos.

Lea también: Las ideas clave que dejó el primer día de la Feria Mundo Pyme en Medellín


¿Por qué el foco en Medellín?
Recientemente, la ciudad fue escogida como centro de la cuarta revolución industrial en Hispanoamérica y se sumó a los cuatro centros de estas características en el mundo: San Francisco (Estados Unidos), Tokio (Japón), Pekín (China) y Mumbai (India). En Medellín unimos esfuerzos los sectores público, privado y social en torno a este tipo de propósitos de ciudad y de país para apalancarlos entre todos. Destaco además que contamos con un ecosistema propicio para el desarrollo de estos procesos formativos y que está acogiendo a las industrias del sector, jalonado por la Alcaldía y Ruta N.


¿Qué pasa con aquellos que no tienen foco en tecnología pero sí tienen una buena idea y un buen emprendedor detrás? ¿Lo dejan por fuera?
El enfoque del Fondo Sumanti es la educación especializada en tecnología y es para personas mayores de 18 años que tengan la inquietud por aprender de estos temas y quieran mejorar el perfil, incluso para iniciar un proceso de reconversión profesional. Desde Comfama tenemos la ruta de emprendimiento para acompañar a las personas que tienen la inquietud por crear empresa, y apoyamos los emprendimientos creativos y culturales con la plataforma El Pauer, en asocio con Ruta N.


¿Cómo pasar de la educación a la creación de una empresa?
La cuarta revolución industrial exige que todos estemos preparados, y en este aspecto la educación es la clave, pues amplía los horizontes de acción, no solo en la creación de nuevos negocios sino también en la mejora de los ya existentes. Las personas que se formen a través del fondo Sumanti tendrán la opción de conectarse con el ecosistema de tecnología a través de iniciativas empresariales y empleos pertinentes.
¿Cómo funciona el modelo de los créditos? 


Concebimos el fondo Sumanti como algo más allá de un servicio de créditos. Para nosotros es un programa de acceso a educación del futuro y uno de los habilitantes es un crédito con las siguientes ventajas competitivas:
•    No hay cobro de cuota de manejo del crédito.
•    Crédito de fácil acceso, sin necesidad de codeudor.
•    Una vez se realice el desembolso tendrá un período de gracia, a elección del estudiante, de cero, seis o doce meses en el cual no realizará pagos. Sin embargo, se generarán los respectivos intereses del crédito.
•    Los afiliados a Comfama tienen tasas diferenciales desde el 0,5 % mes vencido, según la categoría de afiliación. Para los no afiliados la tasa es del 1,5 %.
•    Acompañamiento permanente por parte de un equipo psicosocial.
•    Conexión con el ecosistema de tecnología (participación a eventos, hacer parte de comunidades, etc.).
•    Gestión de oportunidades laborales, pertinentes a la formación.
•    Acceso a una oferta académica en relación con la pertinencia del mercado en tecnología, para mejorar condiciones de empleabilidad.

Los interesados en hacer parte del fondo pueden consultar los beneficios, requisitos y realizar su solicitud de acceso en el siguiente sitio https://fondosumanti.com/.


Para lograr la sostenibilidad en el modelo, ¿cómo se aseguran de que lo aprendido será aplicado, por ejemplo, en un emprendimiento?
En el modelo se contempla realizar un acompañamiento permanente a los estudiantes a través de una plataforma de inteligencia artificial y un equipo de profesionales sociales, con comunicación permanente con los estudiantes y las instituciones de formación. Este seguimiento se realizará velando por que los estudiantes avancen en su formación y finalicen el curso técnico inglés.

El enfoque de plataforma de este fondo es vincular programas a instituciones educativas que, sabemos, tienen una lógica para asumir las demandas de las competencias del futuro. En ese sentido, estamos convencidos de que trabajamos en esa ruta, si bien iniciamos con unos contenidos y unas instituciones, la inteligencia artificial y la manera en que iremos escuchando a esas personas nos permitirá evolucionarlo. Se tiene un punto de partida y será un aprendizaje permanente donde se generan nuevas oportunidades de contenidos.

Entre las estrategias de Talento de Ruta N, las personas que se formen a través del fondo Sumanti serán conectadas con el bróker de talento y se articularán con las demandas de las empresas de tecnología de la ciudad. De este modo empezamos a cerrar las brechas de talento especializado de calidad que requiere nuestra ciudad. ¿Qué tan replicable y escalable puede ser?

El modelo como tal es bastante escalable y replicable. Esperamos medir la respuesta de las personas primero, pero se podrá aplicar en el futuro a las regiones, con posibilidad de que se sumen más actores estratégicos, que le apuestan a la formación especializada, bajo modelos de educación como estos más cortos y vanguardistas.


¿Quiénes podrán acceder a él?
•    Personas mayores de 18 años.
•    Residentes en el área metropolitana del Valle de Aburrá.
•    En general, jóvenes inquietos por la tecnología, no tienen que ser profesionales.
•    Profesionales interesados en reconvertir sus carreras y actualizarse en temáticas relacionadas con la tecnología.

¿Qué pasará cuando se acaben los 3.000 millones de fondos iniciales?
Se analizará el impacto y el alcance del fondo Sumanti para proyectar la nueva inversión en el siguiente ciclo. En la medida en que las personas paguen sus créditos, lo iremos nutriendo y empezaremos a recibir instituciones interesadas en sumarse a esta iniciativa.

¿Tienen planeado ir más abajo en la pirámide y llegar, por ejemplo, a los colegios?
Por ahora está dirigido a mayores de edad, pero sí está en la ruta de trabajo identificar cómo llegamos a jóvenes menores de edad. Por ahora está en evaluación.

880587

2019-09-11T21:00:00-05:00

article

2019-09-12T09:55:20-05:00

tgomez_250776

none

Edwin Bohórquez Aya /@EdwinBohorquezA

Sostenibilidad

Tres mil millones de pesos para educación en tecnología

57

7973

8030