Publicidad
14 Jun 2022 - 12:16 a. m.

El caso del avión venezolano, con tripulación iraní, que aterrizó en Argentina

Un avión de propiedad de Emtrasur, la filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos, empresa sancionada por Estados Unidos, aterrizó en Argentina con una tripulación compuesta por catorce venezolanos y cinco iraníes. Un juez decidió retener los pasaportes de esos cinco individuos, teniendo en cuenta dos atentados que la Justicia local del país del Cono Sur atribuye a poderosas personas de Irán y del grupo Hezbolá. La oposición venezolana también se pronunció al respecto.
Diputados de la oposición en Argentina presentaron una denuncia contra los responsables del gobierno de Alberto Fernández que permitieron el ingreso de un avión venezolano sancionado por Estados Unidos.
Diputados de la oposición en Argentina presentaron una denuncia contra los responsables del gobierno de Alberto Fernández que permitieron el ingreso de un avión venezolano sancionado por Estados Unidos.
Foto: EFE - Juan Ignacio Roncoroni

Un juez en Argentina ordenó este lunes retener los pasaportes e impedir la salida del país (por 72 horas) de cinco iraníes que habían llegado en un avión venezolano sancionado por Estados Unidos, mientras se investiga si uno de esos tripulantes tiene relación con la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán.

El juez Federico Villena, a cargo del Juzgado Federal Criminal y Correccional de Lomas de Zamora 1, ordenó esa diligencia “en virtud de la gravedad de las circunstancias”, tras abrir una causa penal y aceptar como querellante a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), en representación de la comunidad judía.

Le sugerimos: El aumento del arsenal nuclear, una tendencia que no se veía desde la Guerra Fría

El Gobierno argentino confirmó el sábado pasado que inmovilizó en el aeropuerto internacional de la localidad de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, un avión venezolano sancionado por Estados Unidos y le retuvo el pasaporte a cinco tripulantes iraníes. El avión Boeing 747, en configuración “cargo”, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente es propiedad de Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa). Ambas empresas están sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros y Sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Ingreso de la aeronave

El juez, además, solicitó a la Policía de Seguridad Aeroportuaria que le informe de “cualquier movimiento” que se produzca sobre la aeronave de matrícula venezolana, que ingresó a Argentina el lunes pasado, proveniente de México, con una carga de autopartes con destino al aeropuerto internacional de Ezeiza. El miércoles, el avión despegó para ir a Uruguay a cargar combustible, pero aterrizó nuevamente en el aeropuerto argentino porque Uruguay no habilitó su aterrizaje, confirmó Fernández. En Argentina, las empresas no le cargan combustible por temor a las sanciones de Estados Unidos.

Diputados de la oposición en Argentina presentaron una denuncia contra los responsables del gobierno de Alberto Fernández que permitieron el ingreso de un avión venezolano sancionado por Estados Unidos. El ministro de Seguridad argentino, Aníbal Fernández, explicó este lunes que ninguno de los tripulantes contaba con alertas rojas, ni ningún tipo de restricción de ingreso a Argentina. “Con posterioridad al ingreso”, las autoridades argentinas recibieron información de organismos internacionales que “advertían acerca de la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con las Fuerzas Quds”, que es una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, definida por los Estados Unidos como organización terrorista.

Le puede interesar: Naftalí Bennett, primer ministro de Israel: ¿un “traidor traicionado”?

Argentina sufrió dos atentados terroristas en la década del 90 -a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y a la embajada de Israel en Buenos Aires- y la Justicia local ha señalado a personas poderosas de Irán y el grupo Hezbolá como responsables.

El canciller argentino, Santiago Cafiero, indicó este lunes a la radio Urbana Play que Argentina no recibió “ningún tipo de requerimiento” desde el punto de vista diplomático y que la cuestión es “estrictamente” de seguridad, en tanto reconoció que “activa todas las sensibilidades”, después de que trascendiera que la tripulación podría tener vínculos con la Fuerzas Quds, cuyo jefe tiene pedido de captura por el atentado a la AMIA.

Así reaccionó la oposición venezolana

“(Nicolás) Maduro abrió las puertas de Venezuela al autoritarismo global y a sus grupos terroristas. Esto es una amenaza para la región. Apoyar a la dictadura en Venezuela es también apoyar al terrorismo. Lo sucedido con el avión retenido en Argentina debe alertar a las democracias del mundo”, dijo el líder opositor Juan Guaidó en un mensaje publicado en su cuenta en Twitter.

Al respecto, el opositor Julio Borges insistió en que “lo ocurrido genera mucha suspicacia y debe encender las alarmas de la región entera. La relación de Maduro con Irán ha escalado a una nueva dimensión que representa un severo riesgo para la seguridad del hemisferio”.

Borges apuntó, también en Twitter, que “el escándalo del avión venezolano en Argentina que trasladaba iraníes” coincide con la gira de Maduro por Irán, en la que los mandatarios de ambos países “omiten hablar del sector defensa”. “Sin embargo, vale la pena recordar que desde el 2021 se conoce que en Venezuela están mostrando el prototipo del sistema de avión no tripulado artillado (equipado con misiles) (...). Además, Irán ha ofrecido a Venezuela un sistema defensa litoral”, aseveró.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias