8 May 2019 - 12:49 p. m.

Hace un año EE. UU. se retiró del acuerdo nuclear con Irán y hoy las cosas están peor

El gobierno de iraní anunció que dejará de aplicar "algunos" compromisos del acuerdo internacional sobre su programa nuclear, en 2015, en respuesta a las sanciones de Estados Unidos y a la falta de compromiso de las naciones europeas que, dice, "no cumplieron con sus obligaciones".

- Redacción Internacional

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif. / AFP
El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif. / AFP

Mientras la solución a la crisis de Venezuela sigue en un punto muerto, el gobierno de Donald Trump ahora apunta sus baterías hacia Irán. Y crece la tensión peligrosamente. 

El acuerdo sobre el programa nuclear iraní prevé un levantamiento gradual y condicional de las sanciones internacionales impuestas a Irán a cambio de la garantía de que Teherán no desarrolle armas atómicas.

Ver más: Lo que hizo que Trump dejara el acuerdo nuclear con Irán

El acuerdo fue alcanzado en Viena el 14 de julio de 2015, después de 12 años de crisis y 21 meses de intensas negociaciones, entre Irán y los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China) más Alemania. Sin embargo, el 8 de mayo de 2018 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió retirar a su país del pacto, anunciando la reimposición de las sanciones económicas contra Teherán.

1. Sesenta días de plazo

Como reacción a la situación creada por EE. UU., el gobierno iraní anunció que dejará de aplicar "algunos" de sus "compromisos" del acuerdo internacional sobre su programa nuclear de 2015, en respuesta a la decisión unilateral de Estados Unidos de retirarse de ese pacto hace un año y restablecer sanciones.

Teherán amenazó con renuncia a otros compromisos si los otros países signatarios del acuerdo no encuentran una solución en un plazo de 60 días para aliviar los efectos de las sanciones estadounidenses contra Irán, en particular en los sectores petrolero y bancario.

Washington ha hecho de Irán su enemigo número uno en Oriente Medio. El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, de visita sorpresa en Bagdad, acusó el martes a Teherán de preparar "ataques inminentes" contra las fuerzas norteamericanas.

Desde este miércoles, Irán suspende el compromiso de limitar sus reservas de agua pesada y uranio enriquecido estipuladas en el acuerdo concluido en Viena en 2015 que limitaba drásticamente su programa nuclear.

"La República Islámica de Irán no se considera en este momento comprometida a respetar las restricciones concernientes a las reservas de agua pesada y uranio enriquecido", afirmó el Consejo Superior de Seguridad Nacional en un comunicado.

El presidente Hassan Rohani señaló que estas medidas son conformes al acuerdo de Viena que permiten a las partes suspender parcial o totalmente algunos de sus compromiso en caso de incumplimiento de otra de las partes.

2. Europa no ha hecho nada

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, acusó el miércoles a las naciones europeos de no cumplir con sus obligaciones en el acuerdo nuclear iraní.

El acuerdo "necesitaba sufrir una operación quirúrgica luego de que un año de sedantes no produciese ningún efecto", declaró Rohani en una metáfora médica.

"Estas operación quirúrgica está destinada a salvarlo, no a destruirlo", insistió.

La decisión fue oficialmente notificada a los embajadores de los países que forman parte aún de ese acuerdo: Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania.

Ver más: La respuesta de Irán a las sanciones petroleras de EE. UU.

El presidente ruso Vladimir Putin denunció el miércoles la "presión irracional" que sufre Irán a raíz de "decisiones irreflexivas y arbitrarias", que provocan "medidas enojosas", declaró a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, agregando que Rusia permanecía "comprometida" con el acuerdo nuclear iraní.

Israel, por su parte, afirmó que no permitirá a Irán fabricar armas nucleares, luego de que la República Islámica anunciase el abandono de algunos de los compromisos del acuerdo nuclear de 2015 entre Teherán y las grandes potencias.

"Esta mañana en mi camino hacia aquí escuché que Irán pretende continuar su programa nuclear. No dejaremos que Irán obtenga el arma nuclear", dijo el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en una ceremonia en el día de conmemoración de los muertos israelíes en guerras y en atentados.

3. Consecuencia de las sanciones

 

Convalidado por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el acuerdo permitió a Irán obtener un levantamiento parcial de las sanciones internacionales a las que estaba sometido.

A cambio, Teherán aceptó limitar de manera drástica su programa nuclear y se comprometió a no buscar jamás dotarse el arma nuclear. Pero al juzgar que el acuerdo no ofrecía garantías suficientes, el presidente estadounidense Donald Trump retiró a su país hace exactamente un año y restableció sanciones contra Teherán.

Ver más: Lo que seguía tras la firma del pacto nuclear con Irán

Las sanciones estadounidenses afectan, entre otros, al sector bancario y petrolero, el talón de Aquiles de Irán, cuya economía depende en buena parte de las exportaciones petroleras.

En medio de estos tira y afloja con la comunidad internacional, la población iraní sufre las consecuencias de las sanciones.

El Gran Bazar de Teherán, reconocido como el corazón de la economía del país, está colapsado, con algunas tiendas cerradas y otras en pérdidas.

Síguenos en Google Noticias