Publicidad
17 May 2022 - 1:05 a. m.

Más vuelos y reunificación familiar: EE. UU. suaviza su política frente a Cuba

En un intento por aumentar el comercio con Cuba, restablecer vuelos comerciales regulares y tener parámetros migratorios en beneficio de la reunificación familiar, Estados Unidos flexibilizó algunas medidas en su relación con Cuba. Sin embargo, prevalecen las tensiones diplomáticas alrededor de la Cumbre de las Américas.
Aunque la administración de Joe Biden flexibilizó algunos aspectos transversales a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la Cumbre de las Américas sigue siendo un punto de tensión entre los dos países.
Aunque la administración de Joe Biden flexibilizó algunos aspectos transversales a las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, la Cumbre de las Américas sigue siendo un punto de tensión entre los dos países.
Foto: Al Drago / POOL

A través de un comunicado emitido por el Departamento de Estado, el gobierno de Joe Biden anunció la flexibilización de la política de Estados Unidos frente a Cuba. El restablecimiento de los vuelos comerciales regulares, las transferencias de dinero y la reunificación familiar están entre los cambios en las relaciones entre los dos países, que entraron en una tensión mayor durante el gobierno de Donald Trump.

“Restableceremos el Programa de Libertad Condicional para la Reunificación Familiar Cubana (CFRP) y aumentaremos aún más los servicios consulares y el procesamiento de visas, haciendo posible que más cubanos se unan a sus familias en los Estados Unidos a través de los canales regulares de migración. Facilitaremos que las familias visiten a sus parientes en Cuba y que los viajeros estadounidenses autorizados se relacionen con el pueblo cubano, asistan a reuniones y realicen investigaciones”, se lee en el comunicado oficial del departamento encargado de las relaciones exteriores de Estados Unidos.

Le sugerimos: El costo de la “guerra contra las pandillas” en El Salvador

En el documento también se especifica que se busca afianzar las relaciones comerciales con Cuba, apoyando el crecimiento del sector privado, ampliando el acceso a internet y fortaleciendo las plataformas de comercio electrónico de Estados Unidos. Además, se permitirá un mayor flujo de remesas, eliminando el tope de remesas familiares de US $1,000 por trimestre y se apoyarán las remesas de donaciones a empresarios cubanos. “Con estas acciones pretendemos apoyar las aspiraciones de libertad y mayores oportunidades económicas de los cubanos para que puedan llevar una vida exitosa en su hogar”, concluye el texto del Departamento de Estado.

Ahora bien, para Cuba, esto es “un paso limitado en la dirección correcta”, pues estas flexibilizaciones “no modifican el embargo” vigente desde 1962. En palabras del ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, con estas disposiciones “ni los objetivos, ni los principales instrumentos de la política de Estados Unidos hacia Cuba, que es un fracaso, cambian”.

A pesar de la flexibilización, las tensiones continúan

Las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana continúan con picos de tensión, ad portas de que se realice la Cumbre de las Américas. Aunque Estados Unidos no ha enviado oficialmente las invitaciones para el encuentro, se teme que países como Cuba, Nicaragua y Venezuela serán excluidos de ella, algo que ha sido objeto de crítica por parte de otros Estados, entre ellos México.

No hay que olvidar que, hace unos días, Andrés Manuel López Obrador dijo: “Si no se invita a todos, va a ir una representación del Gobierno de México, pero no iría yo. No quiero que continúe la misma política en América. Quiero, en los hechos, hacer valer la independencia y la soberanía, y manifestarme por la fraternidad universal. No estamos para confrontación, estamos para hermanarnos”. Esta postura fue respaldada por otros mandatarios latinoamericanos, entre ellos Gabriel Boric, de Chile, y Xiomara Castro, de Honduras.

Le puede interesar: Tiroteo en Búfalo: ¿qué es la teoría del reemplazo que habría motivado el ataque?

El ministro de Relaciones Exteriores cubano dijo que la administración Biden no debería excluir a determinados países, pues se trata de una Cumbre de las Américas, no de una Cumbre de Washington. Según Rodríguez, el Gobierno de Estados Unidos convoca una “cumbre limitada y excluyente” por estar “sometido a presiones de sectores extremos”, y afirma que al hacerlo va en contra de sus propios intereses, pues “excluye a Cuba de discusiones sobre temas que, como el migratorio, ocupan un lugar importante en la relación bilateral y regional”.

Además, el funcionario cubano agregó que sería “sorprendente” que Joe Biden se apartara de la política que él mismo defendió cuando era vicepresidente de Barack Obama, recordando que en 2015, en Panamá, se produjo la histórica primera reunión entre Obama y el entonces presidente cubano, Raúl Castro.

👀🌎📄 ¿Ya te enteraste de las últimas noticias en el mundo? Te invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias