Publicidad

¿Por qué hay tanta corrupción en Guatemala? Tres claves para entenderlo

Analistas y activistas humanitarios señalan que la élite “depredadora”, la “dictadura corporativa” y la impunidad son responsables de la corrupción en Guatemala.

12 de enero de 2024 - 01:46 a. m.
El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo de León, saluda a su llegada a Honduras. Prometió continuar con la lucha contra la corrupción en su país.
El presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo de León, saluda a su llegada a Honduras. Prometió continuar con la lucha contra la corrupción en su país.
Foto: EFE - Gustavo Amador

Bernardo Arévalo nunca tuvo asegurada su investidura el domingo como presidente de Guatemala. Durante meses enfrentó una arremetida judicial atribuida a la poderosa élite económica y política del país con un propósito: perpetuar la corrupción.

Ejecutada por la Fiscalía, la ofensiva buscó retirarle su inmunidad, logró la suspensión de su partido Semilla y trató de anular los resultados de los comicios por presuntas anomalías electorales.

Arévalo asegura que fue una “intentona golpista” motivada por su promesa de perseguir a los corruptos, con la que, contra todo pronóstico, ganó holgadamente en segunda vuelta en agosto. Analistas y activistas humanitarios señalan tres claves para entender la magnitud del problema:

1) Una élite “depredadora”

Heredera de la oligarquía que surgió en la época colonial, la élite guatemalteca es considerada de las más “depredadoras” del continente, aseguró a la AFP el exprocurador de Derechos Humanos, Jordán Rodas, exiliado en Washington.

Con 60 % de sus 17,8 millones de habitantes en pobreza, Guatemala tiene una desigualdad de “las más altas de América Latina, con una población desatendida, mayoritariamente rural e indígena y empleada en el sector informal”, reseñó en octubre un reporte del Banco Mundial.

Según un informe de Oxfam Internacional de 2019, el 1 % de los más ricos en Guatemala “tiene los mismos ingresos que la mitad de la población”.

En Guatemala, con una alta concentración de tierras fértiles en pocas manos, las familias más poderosas, como los Castillo, los Bosch, los Novella o los Herrera, son dueños de ingenios, cafetales, cervecerías, inmobiliarias, negocios bancarios.

“Es una élite depredadora, corresponsable de la corrupción galopante de los últimos gobiernos y de la migración porque los salarios de hambre expulsan a los guatemaltecos del país”, comentó Rodas.

El Estado, para esa élite, no “es para lograr el bien común, sino para enriquecerse, sin saciar su voracidad”, agregó el exprocurador (2017-2022).

“Se apoyan entre ellos porque quieren un Estado que no cobre impuestos ni aplique normas laborales o ambientales”, agregó Manfredo Marroquín, cofundador de Acción Ciudadana, versión local de Transparencia Internacional.

📰 También recomendamos: Ojo al usar apps de citas en Colombia: la recomendación de EE. UU. a sus ciudadanos

2) La “dictadura corporativa”

Creado en 1957, el Comité Coordinador de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF), reúne a la cúpula empresarial conservadora. “Es el poder real que rige los destinos del país”, dijo a AFP Carmen Aída Ibarra, del movimiento ciudadano ProJusticia.

Con un Estado debilitado por la guerra civil (1960-1996), las élites económicas, políticas y militares tejieron, según los analistas, un entramado de corrupción de tales dimensiones que llevó a la ONU a involucrarse directamente con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), instalada en 2007.

En 2015, la Cicig y la fiscalía descubrieron una red de sobornos que involucró al entonces presidente Otto Pérez, quien debió dimitir y fue a prisión, de la que salió hace poco con una fianza.

También señalaron a partidos políticos de financiamiento ilícito en las elecciones de 2015 con dinero de grandes empresarios y del crimen organizado, salpicando al sucesor de Pérez, Jimmy Morales.

Los congresistas aprobaron en 2017 reformas que buscaban blindar a los líderes políticos de esas acusaciones, desatando protestas que los obligaron a retractarse. Los manifestantes bautizaron eso como el “pacto de corruptos”.

“Es la confabulación de políticos, funcionarios y varios empresarios de la élite con una intención perversa de perpetuarse en el poder como una dictadura corporativa, que no tiene que ver con lo ideológico”, explicó Rodas.

📝 Sugerimos: El escándalo de los túneles secretos en una sinagoga de Nueva York, explicado

3) El reino de la impunidad

Morales expulsó a la Cicig en 2019 y nombró como nueva fiscal general a Consuelo Porras, quien fue ratificada en su cargo por el actual presidente saliente Alejandro Giammattei, señalado por la anterior fiscalía en un caso de sobornos que no prosperó.

Porras, sancionada por Washington por considerarla corrupta, es señalada de liderar la persecución penal contra Arévalo.

Con la Cicig fuera, dijo a AFP la exfiscal Claudia Paz y Paz, exiliada en Costa Rica, “se cooptaron” Cortes, Fiscalía, Congreso, Ejecutivo, Contraloría “colocando funcionarios que en alianza con parte de la élite económica” actúan para “garantizar la impunidad”.

“Pusieron sicarios judiciales que arman casos contra periodistas o funcionarios que denuncian corrupción. Tienen diputados que aprueban leyes bajo soborno, y fiscales que son la herramienta de persecución”, afirmó Marroquín.

Según Edie Cux, director de Acción Ciudadana, “varios de estos grupos de poder tradicionales incluso tienen vínculos con el crimen organizado”.

De 180 países, Guatemala ocupa el puesto 150 (de menos a más) en el ranking de corrupción de Transparencia Internacional.

Para Marroquín, la “agenda” de la élite es “clara”: “seguir en un Estado de total corrupción e impunidad, que es el aceite que engrana todo el sistema político y económico del país”.

“Es un monstruo de mil cabezas”, ilustró Rodas.

📌 Le puede interesar: Chris Christie retira su candidatura a la Casa Blanca; no apoyará a Donald Trump

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Invitamos a verlas en El Espectador.

Temas recomendados:

 

Sistema(8ueaq)14 de enero de 2024 - 12:27 a. m.
No estamos lejos de ser Guatemalan? Somos más Guatemala que la propia Guatemala y eso se llama Colombia.
José(70717)12 de enero de 2024 - 01:44 p. m.
El partido Semilla del presidente electo, Bernardo Arévalo de Leon, en Guatemala, tiene la inmensa responsabilidad de organizar y unificar el movimiento político disperso de la oposición democrática, para poder salir avante con sus propósitos reformistas contra la corrupción de la élite gobernante, para que no le pase lo que le está pasando al gobierno de Colombiano, ¿algo parecido, o mera coincidencia?
ERWIN(18151)12 de enero de 2024 - 01:03 p. m.
Cambiele el nombre de Guatemala por Colombia ..la corrupcion ..el cancer que padecemos ..igualitos.
Melibea(45338)12 de enero de 2024 - 10:26 a. m.
Cualquier parecido con Colombia,es pura coincidencia?. Quien enseño a quien?De razón los ultraderechistas colombianos,aclaman a sus homólogos guatemaltecos y han perseguido tanto a nuestro honorable ministro,que lidero la iinvestigacion de la corrupción de este país centroamericano.
Jesús(90019)12 de enero de 2024 - 03:18 a. m.
No estamos muy lejos de ser como Guatemala, falta poco.
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar