Publicidad
2 Nov 2022 - 7:12 p. m.

¿Por qué Lula da Silva, presidente electo de Brasil, estuvo en la cárcel?

En abril de 2018, Luis Inácio Lula da Silva se entregó a las autoridades para cumplir doce años de prisión. No obstante, hoy, cuatro años después, nuevamente es presidente de Brasil. ¿Qué fue lo que pasó?
Lula Da Silva nuevamente llegó al poder con una alianza de 10 partidos de  izquierda y  centro-derecha. / AFP
Lula Da Silva nuevamente llegó al poder con una alianza de 10 partidos de izquierda y centro-derecha. / AFP
CARL DE SOUZA
Lula Da Silva nuevamente llegó al poder con una alianza de 10 partidos de  izquierda y  centro-derecha. / AFP
Lula Da Silva nuevamente llegó al poder con una alianza de 10 partidos de izquierda y centro-derecha. / AFP
Foto: AFP - CARL DE SOUZA

Lula da Silva, quien tenía 72 años en la época en que se entregó a las autoridades, afirmó que los fiscales y jueces lo procesaron por un caso sin ningún tipo de fundamento. En el momento, su detención pareció el final de uno de los personajes más representativos de la izquierda latinoamericana.

También lea: La comunidad internacional respalda a Lula, quien tiene por delante grandes retos

Ante un grupo de simpatizantes que se reunió fuera de la sede del Sindicato de Trabajadores Metalúrgicos en São Bernardo do Campo, Lula da Silva afirmó que su encarcelamiento era un intento por detener su proyecto político para Brasil, con mayores derechos para los pobres. “Si el crimen que cometí fue traer comida y educación a los pobres, seguiré siendo criminal, porque vamos a conseguir mucho más”, afirmó.

No obstante, las elecciones recientes de Brasil demostraron lo contrario: Lula da Silva tomará el timón de la nación más grande de América Latina. Con un total de 60.345.999 de votos (50,9 % del total) de resultado en las elecciones, Lula da Silva se convirtió, nuevamente, en el presidente electo de Brasil. Jair Bolsonaro perdió en segunda vuelta, con un porcentaje de 49,1 %. Con este logro, Da Silva logró por tercera vez la presidencia del país.

Da Silva es hijo de trabajadores agrícolas analfabetos, además de ser un extrabajador metalúrgico. Históricamente, el actual presidente de Brasil ha simbolizado la esperanza de una transformación para su nación y para el resto de países de América Latina, al ser la figura más relevante de la izquierda en la región.

En sus períodos como presidente de Brasil, entre 2003 y 2010, varios de los aliados de Lula da Silva fueron condenados por aceptar sobornos y estar involucrados en corrupción. Durante la investigación por lavado de dinero en la Operación Lava Jato, Lula da Silva afirmó en varias ocasiones que estaba siendo víctima de una persecución política. Esta condena evitó que se presentara en las elecciones de 2018.

¿Cuáles fueron las acusaciones por las que encarcelaron a Lula?

Durante 2014 se llevó a cabo la mayor investigación de corrupción en la historia de Brasil: la Operación Lava Jato. Como remarca CNN, en 2016 Lula da Silva fue doblemente imputado en el marco de la Operación Lava Jato. En un juzgado de Brasilia, se realizó una denuncia por el presunto delito de obstrucción a la justicia en curso de las investigaciones. En una segunda denuncia, se enfrentó a supuestos delitos de corrupción pasiva.

También lea: Bolsonaro rompe su silencio: no habló de la victoria de Lula, ¿qué dijo?

En sus redes sociales, el actual presidente de Brasil afirmó que todas las acusaciones eran mentira y tenían motivos políticos, con el objetivo de desprestigiarlo. En septiembre de 2016, se determinó que había pruebas suficientes para que fuera juzgado por corrupción. El 12 de julio de 2017, se le declaró culpable de los cargos de corrupción y lavado de dinero.

Después de casi dos años de proceso, Da Silva se entregó a las autoridades federales para cumplir su condena de doce años de prisión. El juez federal Sergio Moro condenó al entonces expresidente a nueve años y medio de cárcel.

En junio de 2019, el medio digital The Intercept Brasil, difundió conversaciones que tuvo Sergio Moro y Deltan Dalagnol, fiscal jefe de la Operación Lava Jato. De esta manera, el medio buscaba probar la parcialidad en el proceso, al mostrar la coordinación entre ambos actores para condenar a Lula da Silva. El actual presidente de Brasil demandó a Moro por irregularidades en su juicio por corrupción.

El 8 de marzo de 2021, el Supremo Tribunal de Brasil inhabilitó las condenas por corrupción contra Da Silva y ordenó reiniciar los casos. Tres de los cinco integrantes del máximo tribunal llegaron a la decisión que Moro actuó de forma parcial para condenar al entonces expresidente, en relación con la compra de un apartamento ubicado en Guarujá. El 7 de mayo, ya en libertad, Lula presentó su nueva candidatura a la presidencia para las elecciones de 2022.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. cookies. cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar