22 Nov 2022 - 4:37 p. m.

El hombre que violó y mató a una niña en Francia tenía un pasado de agresión sexual

Vanessa tenía 14 años cuando Romain, un hombre de 31 años, que en su adolescencia fue condenado por agresión sexual, la violó y la estranguló. El atacante está en prisión, luego de haber confesado a las autoridades el crimen.
El crimen contra Vanessa, la niña de 14 años que fue violada y asesinada en Francia, ocurrió en el marco de una masiva manifestación en varias ciudades del país europeo en contra de la violencia de género.
El crimen contra Vanessa, la niña de 14 años que fue violada y asesinada en Francia, ocurrió en el marco de una masiva manifestación en varias ciudades del país europeo en contra de la violencia de género.
Foto: EFE - CHRISTOPHE PETIT TESSON

El hombre que violó y mató a Vanessa, una niña española de 14 años que vivía en Francia con su familia, fue identificado como Romain, un hombre de 31 años que desde su adolescencia carga con antecedentes de agresión sexual. Tras lo sucedido, admitió ante el juez el secuestro, los abusos sexuales y el posterior estrangulamiento de la menor, cuyos padres son colombianos.

En su confesión, a la cual accedió El Mundo, Romain reconoció que, después de estar fumando cannabis y de rondar por el colegio, eligió la niña al azar. Según sus declaraciones, su única motivación “era sexual”, por lo que obligó a Vanessa a meterse en su carro, una vez la vio salir de clases. Luego de la violación, y por miedo a que lo denunciara, decidió estrangularla y dejar su cuerpo en la habitación de una vivienda abandonada a la cual llegó después de manejar un largo rato sin rumbo. Tras lo sucedido, un juez decretó su ingreso a prisión.

Le sugerimos: Japón investiga a la Iglesia de la Unificación, tras la muerte de Shinzō Abe

Lo que se sabe del perpetrador del crimen es que vivía con una mujer que tenía un hijo de 5 años, con la que recientemente tuvo una niña. Estaba empleado en una empresa de trabajo temporal y, según los testimonios de algunos conocidos recogidos en la prensa local, tenía problemas de alcoholismo. Además, ya había sido condenado por agresión sexual en 2006, cuando tenía 15 años. No obstante, no figuraba en los ficheros policiales de depredadores sexuales ni había tenido un seguimiento psicosocial, confirmó el fiscal.

La reconstrucción de los hechos

Unas horas después de que la madre de Vanessa alertara a las autoridades de que la niña no había llegado del colegio, y tras la identificación del carro de Romain a través de las cámaras de seguridad, los agentes llegaron a la casa del autor del crimen. Allí no tuvieron que hacer mucho para obtener la información que buscaban. Al contrario, él mismo dijo: “Sé por qué están aquí” y los llevó hasta el sitio donde dejó el cuerpo de la menor. Tras estar bajo detención policial, confesó el secuestro y el asesinato inmediatamente, según informó el canal BFMTV.

Sin saber muchos detalles al respecto, se conoció que la familia de Vanessa residía desde hace menos de un año en una pequeña localidad entre Burdeos y Toulouse, luego de que sus padres y hermanos decidieran mudarse por motivos laborales desde España hasta Tonneins. Dado que no manejaba bien el idioma, la niña asistía a clases de refuerzo los viernes.

Le puede interesar: Ante la ausencia de Perú, México suspendió la cumbre de la Alianza del Pacífico

El crimen contra Vanessa sucedió en el marco de unas marchas que tomaron lugar en varias ciudades francesas en contra de la violencia de género. Las calles de París, Rennes, Lille y Toulouse fueron escenario de protestas que abogaron por la creación de un marco institucional y de un presupuesto público, así como por mayor educación sexual y emocional en los colegios, para acabar con la “impunidad” de cualquier tipo de agresión motivada por cuestiones de género.

“Lo que nos enfurece es la impunidad de los agresores y el maltrato de las víctimas”, le explicó a la AFP Maëlle Noir, miembro de #NousToutes (NosotrasTodas), que coordinó la organización de las protestas durante el fin de semana pasado. “Nos manifestamos para rendir homenaje a las víctimas”, insistió a la agencia de noticias, por su parte, Sandrine Bouchait, de la Unión Nacional de Familias de Feminicidios (UNFF), para quien “los feminicidios son la cima de la pirámide de la violencia sexual y sexista”, y cuya asociación solicita “un estatuto de víctimas con acompañamiento psicológico y financiero” para los familiares.

Y es que las cifras son preocupantes: desde el comienzo del año se han dado más de 100 feminicidios en Francia, según un colectivo asociativo, frente a 122 el año pasado, de acuerdo con cifras oficiales. Además, entre 2017 y 2021, el número de violaciones o intentos de violación registrados por el Ministerio del Interior francés se duplicó, pasando de 16.900 a 34.300.

👀🌎📄 ¿Ya se enteró de las últimas noticias en el mundo? Le invitamos a verlas en El Espectador.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.